4 de abril de 2019

Reseña — «Huye, Jane, huye», de Joy Fielding

Cuando se anunciaron las novedades de Umbriel para principios de 2019, el catálogo incluía la novela de suspense Huye, Jane, huye, de la escritora canadiense Joy Fielding. Si algo llamaba la atención en el dosier de prensa era el reclamo que presentaba esta publicación como un «clásico» salido de la imaginación de la «reina indiscutible del thriller» y «autora bestseller del New York Times». La red aporta sobradas evidencias que corroboran la certeza de las citadas líneas: casi una treintena de novelas desde principios de los años ochenta avalan su recorrido literario. Entre ellas sobresale la que ocupa esta reseña, editada por primera vez en 1991 —un año más tarde para su traducción al español—. Ahora Umbriel vuelve a brindar la oportunidad de adentrarse en la mente de Jane Whittaker a través de un relato que mantiene la tensión y la incógnita capítulo tras capítulo, una incesante sospecha que hace dudar al lector hasta la resolución del caso. Os cuento con detalle.

Los pocos ingredientes que suelta Joy Fielding en las primeras páginas son suficientes para buscar la soledad del ermitaño y evitar cualquier interrupción hasta lograr un montaje ordenado del rompecabezas. Esboza una protagonista sin recuerdos, vístela con ropas manchadas de sangre, llénale los bolsillos con diez mil dólares y agrega una críptica nota sin aparente significado. Así comienza la andadura de Jane Whittaker, sumida en la confusión y el desconcierto, en mitad de la calle y sin ser capaz de verbalizar su nombre. Poco a poco obtiene las primeras respuestas, pero no será hasta un reconocimiento médico cuando el hilo se tense y marque los primeros indicios y un posible diagnóstico de su estado: «Todo el mundo tiene un límite de tolerancia a la ansiedad. Cuando se alcanza ese límite, algunas personas optan por escapar mediante una amnesia repentina. Es algo que se denomina estado de fuga disociativa […]. Cuando las circunstancias se vuelven demasiado estresantes, el sujeto opta por afrontarlas dándoles la espalda, es decir, huyendo» (págs. 50-51). En esta coyuntura cuenta con el apoyo de su marido, Michael Whittaker. La planificación de un viaje a San Diego —destino previsto por Jane para visitar a su hermano antes de la amnesia—, las fotos de su hija Emily y la primera toma de contacto en casa conforman para Jane Whittaker las dosis iniciales de una insólita escenografía. A partir de este punto solo le restará desentrañar qué sucesos la condujeron hasta ahí y, sobre todo, cuánto de verdad existe en la vida que le han relatado.

Quizá el punto fuerte de esta novela, además del propio desarrollo de la trama, sea la elección de Joy Fielding de lo que podría calificarse como una técnica de «autorreconocimiento» de la protagonista, a la vez que existe un procedimiento similar para el lector: ambos parten desde cero y recelan de las aseveraciones del resto de personajes. En otras palabras, hay una evolución narrativa completamente a ciegas y repleta de numerosas conjeturas. A ello contribuye, además, las distintas parcelas que se van sumando página tras página al entorno de Jane: vecinos amables, reencuentros con viejos amigos, rutinas de trabajo o ausencias de familiares son algunas de las situaciones a las que tendrá que hacer frente. Hay muchos aspectos positivos que hacen de Huye, Jane, huye una propuesta a tener en cuenta. Como en cualquier novela de suspense el lector puede —y debe— dirigir todas sus pistas hacia un único responsable, arriesgar en una apuesta en la que lo menos relevante es ganar o perder. En ambos lados de la realidad —la previa al estado amnésico de Jane y todo lo que sucede posteriormente— existen sospechas bien fundamentadas, lo que obliga a cambiar una y otra vez las fichas antes de que la ruleta señale al auténtico hacedor del juego. Sin embargo, poco importa si el lector ha sido avispado al apropiarse de la clave antes de lo previsto, pues lo que realmente queda es el placer experimentado por la construcción psicológica de la protagonista y la ordenación meticulosa del puzle. Los continuos reclamos dispersos en la narración, el cierre definido de la trama, la agilidad en el estilo de la autora y la carrera de fondo que supone la nueva vida de Jane Whittaker convierten esta novela en una baza segura para los amantes del género.

Huye, Jane, huye, de la escritora canadiense Joy Fielding, vuelve a la primera línea editorial bajo el sello Umbriel y la traducción de Victoria Horrillo Ledesma. Tras casi veinte años desde su primera edición, la novela recupera un lugar destacado dentro del suspense narrativo. Con una protagonista hundida en el caos y envuelta en un maremágnum de dudas, miedos, desconfianza e incertidumbre, el relato ofrece lo mejor de este género, hecho que ratifica su consideración como referente del thriller internacional. Recientemente Joy Fielding ha publicado All the Wrong Places —«cuatro mujeres, múltiples sitios de citas, un asesino en serie»—; ahora solo queda esperar que Umbriel siga la estela de Huye, Jane, huye y Alguien te vigila y nos deleite pronto con esta prometedora ficción.

Ficha de la edición
Umbriel  |  2019  |  384 páginas
Título original: See Jane Run
Traducción: Victoria Horrillo Ledesma

10 comentarios:

  1. Estoy viendo mucho este libro últimamente y todos habláis muy bien de él. Lo tengo en mi lista de pendientes...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si avanza puestos en tu lista de pendientes y lo lees pronto. No creo que te decepcione.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Pues me tientas muchísimo con este libro. No estaba entre mis prioridades pero al final lo voy a tener que colocar bien en mi lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazle ese hueco en la lista, no te defraudará. :)

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. No conocía de nada este libro hasta que comencé a verlo anunciar por la editorial, y si de primeras ya me llamó la atención, cuando supe que tenía ya un par de décadas a la espalda y que era un clásico contemporáneo (por así decirlo) las ganas de leerlo se dispararon. Me gusta mucho todo lo que cuentas y me apunto también el otro de la autora, "Alguien te vigila". No sé cuándo, pero caerá.

    Y rebienvenido, un gusto y un lujazo volver a leerte :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Así da gusto estar de vuelta. Sobre la novela, no la dejes pasar. Me encantará conocer tu opinión. Yo también tengo echado el ojo a «Alguien te vigila». Además, lleva un tiempo a un precio irresistible.

      ¡Va un beso también para ti!

      Eliminar
  4. Tengo la anterior de la autora que me atraía un montón y todavía no he podido hacerle hueco. Me pondría antes con esas porque si no, acumulo por acumular.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvides hacerme llegar tu opinión si te animas a leer pronto la anterior novela de la autora. Después de leer «Huye, Jane, huye» tengo interés también por ese título.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Huy, pues no conocía la novela ni a la autora, pero creo que la historia me podría gustar así que tomo nota. Aunque como siempre, a saber cuándo le llega el turno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que era el único que no conocía a la autora, pero veo que no. Espero que, aunque sea tarde, le acabe llegando el turno en tu pila de lecturas.

      ¡Besos!

      Eliminar

Al enviar un comentario estás aceptando la política de privacidad del blog, según el Reglamento General de Protección de Datos, de obligado cumplimiento desde el 25 de mayo de 2018. Puedes consultar el texto aquí: Política de privacidad