8 de diciembre de 2016

"La catedral del mar", de Ildefonso Falcones

Las catedrales las pagan los nobles; sin embargo, la iglesia de Santa María del Mar, en el barcelonés barrio de la Ribera, la sufraga y la construye el pueblo. Decenas de historias personales corren paralelas a la edificación del nuevo templo, como la de Arnau Estanyol, quien huido de las leyes feudales rurales y convertido en hombre libre en Barcelona, deberá enfrentarse a una compleja maraña de traiciones, de las que sólo el pueblo que levanta la nueva catedral podrá rescatarle.
Círculo de Lectores - Grijalbo | 1ª edición | 2006 | 636 pp.
ISBN: 978-84-672-1911-1.
Poca presentación necesita la novela de Ildefonso Falcones. Ante el inminente estreno de la adaptación televisiva y la reciente publicación de Los herederos de la tierra, La catedral del mar se ha situado de nuevo en la primera línea de librerías y centros comerciales. Diez años han transcurrido desde que viera la luz por primera vez para relatar las vivencias de Arnau Estanyol en tierras barcelonesas. Ahora que el autor ha vuelto a dar vida al entorno de Santa María del Mar en las vicisitudes de Hugo Llor, es el momento de rememorar los inicios de la construcción del templo. Traiciones, envidias, guerras y ajusticiamientos toman las riendas de un relato histórico a lo largo del siglo XIV. Os cuento con detalle.

La catedral del mar inicia su camino en Navarcles, parte del Principado de Cataluña. Corre el año 1320. En la masía de Bernat Estanyol reina la alegría y la fiesta por su matrimonio con Francesca Esteve. Sin embargo, la celebración pronto se trunca con la entrada en la finca de Llorenç de Bellera, quien reclama su privilegio de yacer con la esposa de Bernat en la primera noche de los recién casados. Como señor feudal tiene al alcance de su mano determinadas regalías, como el reclamo de mujeres para ejercer como nodrizas, la explotación de siervos para el trabajo gratuito de los cultivos o el cobro de impuestos por el uso de hornos y forjas. La violación que lleva a cabo Bellera marca el primer punto de inflexión en la trama y una distancia insalvable entre la pareja. El embarazo de Francesca —del que nacerá Arnau, auténtico protagonista de la novela—, su traslado al castillo de Llorenç y la huida de Bernat hacia Barcelona en busca de la libertad de su hijo, se convierten en las primeras ramificaciones de un extenso árbol que se prolonga hasta el año 1384. 

La adolescencia y madurez de Arnau Estanyol estarán ligadas irremediablemente a la construcción de la iglesia de Santa María del Mar —finalizada en 1383—, templo que se aleja de la influencia de los nobles y que es erigido gracias a la entrega del pueblo. Los muros se levantan con calma, los arcos toman forma, y la vida transcurre en sus inmediaciones con continuos sobresaltos para la ciudad. Es aquí donde aparecen los Puig, principales antagonistas de Bernat y su hijo. La vida de los Estanyol se complica en cada paso, pero poco a poco hallan pequeños resquicios que les permiten dejar atrás las adversidades. La sombra del proyecto arquitectónico de Berenguer de Motagut no desaparece en ningún momento, sobre todo en la etapa de Arnau como bastaix. No obstante, la recreación histórica de la Barcelona del siglo XIV introduce otras parcelas que influyen directamente en el devenir de los protagonistas: es el caso, por ejemplo, de la peste negra que asoló numerosos puntos de España y Europa en el año 1348, las distintas actuaciones durante el reinado de Pedro IV «el Ceremonioso», el enfrentamiento con las tropas de Jaime III o los ataques a los barrios judíos.

Lejos queda ya la comparación con Los pilares de la tierra de Follett. Ambas historias han narrado los vericuetos de sus personajes a lo largo de varias décadas, han puesto su atención en la construcción de un templo religioso y, finalmente, han contado con una segunda parte. Pero las novelas del escritor británico tomaron su propia senda, al igual que acabó ocurriendo con la propuesta de Ildefonso Falcones. El autor emprendió un largo proceso documental no sólo de la edificación de la basílica, sino también de la vida cotidiana en Barcelona. En sus páginas se recrean, entre otras estampas, la ardua labor de los bastaixos, la convivencia de religiones, la complejidad en la profesión de cambista o los linchamientos públicos; en pocas palabras, un trasfondo histórico que ofrece al lector una impecable fotografía de la ciudad en el siglo XIV.

La catedral del mar, de Ildefonso Falcones, llegó al mercado editorial hace una década para convertirse en un referente de la novela histórica en las letras hispánicas. A través de más de medio siglo en la vida de Arnau Estanyol, el lector revive el día a día en las calles de Barcelona entre 1320 y 1384, siempre a la sombra de una iglesia que velaba por las inquietudes de los creyentes en una época convulsa. Falcones supo trabar una ficción cautivadora con la solidez documental para elaborar uno de los libros más leídos de los últimos años. Ahora sólo queda comprobar si Los herederos de la tierra consigue acercarse a la estela de su predecesora. Las peripecias de Arnau no son fáciles de olvidar.


Ildefonso Falcones en La Caverna Literaria


32 comentarios:

  1. Leí hace poquito Los herederos de la tierra y me llevé tal chasco, que dudo que lea la primera parte, ni otro del autor a día de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, siento que no hayas conectado con la lectura. Hace poco he leído "Los herederos de la tierra" —será la próxima reseña del blog—, y también lo he disfrutado. ¡Cada lector es un mundo! Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo leí "La Catedral del mar" hace los diez años de rigor y no me disgustó. No puedo decir que me entusiasmara, pero la leí a gusto. Años después lo intenté con "La mano de Fátima" y no llegué a leer la cuarta parte. No me animo con "Los herederos...". Me temo que me pasaría como a Natalia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hace diez años de mi primera lectura de "La catedral del mar". Decidí volver a ella antes de lanzarme con "Los herederos de la tierra" —quería tener la historia de Arnau fresca—. Como le digo a Natàlia, cada lector es un mundo. Yo lo he vuelto a pasar en grande con la relectura de la novela, y también lo he hecho con su continuación. En casa tengo "La mano de Fátima". ¡Algún día me atreveré con ella! Un beso.

      Eliminar
  3. Disfruté de esta novela hace años y he disfrutado con Los herederos de la tierra. Ambos libros merecen mucho la pena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Marina. Para mí "Los herederos de la tierra" ha estado a la altura de su predecesora. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Lo leí hace años y me gustó pero sin entusiasmarme. Y como La mano de Fátima no terminó de llenarme, no he seguido leyendo nada más de este autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La mano de Fátima" la tengo en casa. He visto que mucha gente la dejó por el camino o quedó desencantada. De todas formas, le daré una oportunidad. ¡Besos!

      Eliminar
  5. La leí hace años y me gustó mucho. Ahora estoy con Los herederos pero ando atascada... A ver si le doy un empujón. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A ver si consigues dejar atrás el atasco! Quizás hay demasiado vino de por medio —al menos es lo que me frenaba a mí de vez en cuando—. Ya me contarás. ¡Un beso!

      Eliminar
  6. La leí hace años y me gustó pero no me entusiasmó. La segunda parte no la voy. Alberto, me daba pereza y al salir tantas reseñas negativas, decidí dejarla pasar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que "Los herederos de la tierra" había tenido muchas reseñas negativas. Con eso de que lo tenía en casa no quise leer opiniones. En mi caso sí he disfrutado con la lectura. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Creeme si te digo que lo tengo en casa desde que se produjo el "boom" de esta novela y quizás por pereza o por olvido lo he ido dejando. Cuando he leído tu reseña he ido a buscarlo, a ver si acabo animándome.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que la reseña, al menos, te ha animado a buscar de nuevo la novela. Estaré encantado de conocer tus impresiones si finalmente das el paso. ¡Va otro abrazo!

      Eliminar
  8. Lo leí en su momento y me gustó mucho, sin embargo su continuación no me llama nada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos disfrutaste de "La catedral del mar". ¡Quizás más adelante te animes con "Los herederos de la tierra"! Un beso, Carla.

      Eliminar
  9. Tengo que reseñar Los herederos de la tierra la cual me gustó mucho pero a la que creo le sobran páginas y falta algo de más acción de los personajes. Grandes obras ambas , la segunda con algún pero por mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo pendiente la reseña de "Los herederos de la tierra" —¡espero que salga la semana que viene!—. Creo que si se hubiera reducido un poco el trasfondo histórico y todo lo referente al vino habría quedado de diez. Aun así, he disfrutado con la lectura. ¡Saludos!

      Eliminar
  10. ¡Hola! Yo este lo leí hace muchos años y recuerdo que me pareció un fiasco XD Me alegro de que tú lo hayas disfrutado. Nos vemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Una lástima que no te gustara la ruta medieval! Aun así, gracias por pasarte. ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Me lo regalaron hace unos años, y todavía no lo he leído. Espero no tardar mucho en hacerlo. De él depende que lea el siguiente u otro título del autor. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues anímate pronto! Estaré encantado de conocer tu punto de vista. ¡Un beso!

      Eliminar
  12. Este me gustó, creo que el único que realmente he disfrutado del autor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento he disfrutado con las dos novelas que he leído del autor. Veremos qué pasa con "La reina descalza" y "La mano de Fátima". ¡Un beso!

      Eliminar
  13. Hola, yo la leí hace un tiempo y disfruté. Ahora estoy pendiente de Los herederos de la tierra, ya con ganas de empezar a ver si me gusta tanto o más. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, Patricia. Ojalá vuelvas a disfrutar tanto con "Los herederos de la tierra". A mí me ha gustado mucho. ¡Saludos!

      Eliminar
  14. Yo también la leí cuando salió y me gustó mucho. No obstante, he leído La mano de Fátima y me aburrió tantísimo que voy a dudar, y mucho, antes de leer nada más del autor, a no ser que me encuentre con muchas reseñas positivas de la gente de la que me fío, jejeje. Hala, a tirar de conejillos de indias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez tengo más curiosidad por "La mano de Fátima", con eso de que gran parte de los lectores coincide con tu valoración. En casa la tengo, así que en algún momento lo comprobaré. En un rato saco la reseña de "Los herederos de la tierra", pero ya te adelanto que también me ha gustado mucho. ¡Un beso!

      Eliminar
  15. Debo ser de las pocas personas que todavía no ha leído "La catedral del mar". Lo tengo en la estantería hace años, me lo regalaron cuando surgió todo el boom, y precisamente fue tan pesado el boom que lo dejé aparcado... y ahí sigue (y hasta que no te he leído no he sido consciente de que lleva 10 años cogiendo polvo... qué vergüenza). Algún día lo leeré, pero no es algo que tenga planeado a corto plazo. "La mano de Fátima" me aburrió soberanamnete, y creo que tiene mucho que ver también.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que comentas. Es inevitable que cuando una novela nos aburre tengamos recelo a seguir leyendo algo del mismo autor. No obstante, con eso de que tienes "La catedral del mar" a mano, confío en que acabes dándole una oportunidad. ¡Un beso!

      Eliminar
  16. Y yo todavía sin haberla leído, ¿te lo puedes creer? He oído tantas críticas (tanto positivas como sobre todo negativas) que no lo tengo muy claro... Me alegro de que tú hayas disfrutado de su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No puede ser, Espe! Venga, márcate esta lectura como propósito de 2017, así podrás saber en qué lado de la balanza te sitúas. ¡Un beso!

      Eliminar