1 de septiembre de 2016

"El libro prohibido", de Christian Jacq

El enigmático Libro de Thot contiene la clave del misterio en torno a la desaparición del jarrón sellado de Osiris, el mayor de los tesoros del Antiguo Egipto y poseedor del secreto de la vida y la muerte. Setna, el hijo escriba del faraón Ramsés II, seguirá todas las pistas de una investigación trufada de peligros para recuperar el preciado jarrón. Hallar el libro prohibido es la única esperanza para detener los maléficos planes del gran mago negro, que pretende acabar con el imperio del faraón. Pero en esta ocasión, el joven príncipe no podrá contar con las extraordinarias dotes de su compañera, la intrépida Sejet, ya que una terrible e inesperada revelación la ha obligado a desaparecer durante un tiempo. ¿Quién persigue sus pasos escondido entre las sombras?
Christian Jacq | Planeta | 1ª edición | 2016 | 247 pp.
Título original: Le libre interdit.
Traducción de Juan Camargo.
ISBN: 978-84-08-15617-8.
Hace unos días compartí mi opinión acerca de La tumba maldita, inicio de la tetralogía Los misterios de Setna, del egiptólogo Christian Jacq. Como tuve ocasión de contar en aquella reseña, esta lectura supuso mi primera incursión en la narrativa del escritor francés. No fue todo lo que esperaba en un principio. Taché algunas faltas que, desde mi perspectiva, deslucían el arranque de la serie, pero confiaba en que la historia remontara en los siguientes volúmenes. A pesar de que aún quedan dos entregas por ver la luz, hoy puedo confirmar cambios y mejoras en la trama tras la lectura de El libro prohibido, segundo de las aventuras de Setna y Sejet. Si en el anterior título todo giraba en torno al robo del jarrón sellado consagrado a Osiris, ahora el foco se sitúa en la búsqueda del Libro de Toth para combatir la amenaza del mago negro. Os cuento con detalle.

La segunda entrega de Los misterios de Setna mantiene su atención sobre los mismos protagonistas: Setna —ritualista e hijo menor de Ramsés II—, Ramesu —hijo mayor del faraón— y Sejet —sacerdotisa de Sejmet e hija del adinerado Keku—. Sobre esta tríada se construyen las cuatro líneas argumentales que poco a poco convergen en la ficción: la localización del mago negro antes de que haga uso de la vasija de Osiris; las decisiones tomadas por Sejet tras el descubrimiento de importantes revelaciones; la búsqueda de Kalash, colaborador del hechicero; y, como ya se ha anotado, las indagaciones acerca del Libro de Toth, única esperanza para hacer frente a la próxima hegemonía del mal.

Atrás queda aquella excesiva introducción de la que pecaba el primer volumen, que ahora deja paso a una evolución mucho más dinámica. Frente al cauce que tomaban los acontecimientos en La tumba maldita, aquí se aprecia fácilmente un constante movimiento entre los distintos planos, una mayor agilidad y continuos juegos de tramas que agradecerán los lectores. No obstante, se mantiene inalterable la esencia de los protagonistas, es decir, existe una incesante tendencia a marcar una dicotomía extrema entre buenos y malos; tal intención, que puede tener su sentido en el entorno de magia, misticismo y mitología, acaba restando verosimilitud a los personajes, cuyas actuaciones se tornan predecibles. La situación no afecta al avance de las pesquisas, de las que se dan nuevos apuntes, pero con cuentagotas. Es evidente que Jacq dosifica la información de la que deben disponer los lectores, de cara a explotar los grandes secretos y la lucha entre el luces y sombras en las dos restantes entregas. A pesar de ello, y al igual que ocurriera con La tumba maldita, el cierre de la novela está una vez más a la altura, con escenas memorables que actúan como gancho para el lector. Sin duda, las últimas páginas logran sembrar la semilla de la curiosidad y el ansia por el desenlace de la serie.

El libro prohibido, segundo tomo de la tetralogía Los misterios de Setna, firmada por Christian Jacq, continúa indagando en el robo del jarrón de Osiris, la identidad del mago negro y las pistas sobre la ubicación del Libro de Toth. La novela, ambientada en el reinado del faraón Ramsés II —entre 1279 y 1213 a. C., como parte de la dinastía XIX— avanza con paso firme en los peligros e intrigas a los que hacen frente Setna y Sejet, una unión necesaria e indispensable para frenar las sombras que amenazan con la caída del imperio. Favorece al desarrollo del argumento un mayor dinamismo con respecto a lo narrado en La tumba maldita; en el lado opuesto, continúa la falta de profundidad en los personajes, las escenas previsibles y una magia omnipresente que resuelve demasiados conflictos. A pesar de los contrapuntos, el periplo por tierras egipcias cuenta con suficientes estímulos como para esperar con ganas el resto de la tetralogía. ¡Que los dioses hablen!

Muchas gracias a Planeta por el ejemplar facilitado

Christian Jacq en La Caverna Literaria

26 comentarios:

  1. Me suena haberlo hablado contigo. Leí la primera entrega, y me pareció muy floja. No recordaba ningún libro de Jacq, sin haber leído muchos, tan falto de gancho.
    Así que no me quedaron ganas de seguir leyendo la continuación. Pero me alegro que te haya convencido más que a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tuvimos ocasión de intercambiar algún comentario sobre "La tumba maldita" en Instagram, si la memoria no me falla. A pesar de las tachas que he encontrado, creo que seguiría con la serie si surgiera la oportunidad. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Lo que también me choca bastante de este libro es la magia, siempre al acecho como una especie de deus ex machina capaz de resolver cualquier problema que se presente en lo que cuesta pronunciar unas palabritas. Creo que le hace perder un poco de credibilidad a la historia, pero en fin, a ver qué tal va transcurriendo la historia en los siguientes volúmenes. ¡Un saludín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Javi. Es la sensación que he tenido continuamente. No critico la magia en sí, que forma parte de toda esa mitología, sino cómo es usada por el autor. Como dices, toca esperar a los volúmenes restantes. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Como ya te comenté no he leído nada suyo y en este caso tendría que leer antes el primer volumen, quizás para empezar me anime mejor con algún volumen independiente
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena idea, Tatty. Sin duda, cuando vuelva a Jacq lo haré con algún título que no forme parte de ninguna serie. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Como fan de la novela histórica, debo confesar que, para mi vergüenza, no he leído nada de este buen hombre, y eso que es uno de los nombres más sólidos del género. Ya sabes que el tema de las sagas me echa bastante para atrás, y si a ello le sumamos algunos peros que encontraste en la primera entrega, creo que buscaré alguna novela autoconclusiva del autor para probar.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena opción, Xavier. Como le he dicho a Tatty más arriba, es mejor empezar con un volumen independiente. De hecho, es lo que haré cuando decida leer de nuevo a Jacq. ¡Abrazos!

      Eliminar
  5. Es una época que no suelo disfrutar en la literatura, así que me cuesta animarme. Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡En otra ocasión será, Natàlia! Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Hola! No he leído ninguna historia que transcurra en esta época... :(
    Gracias por la reseña.

    ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues anímate! ¡Gracias a ti por el comentario! :)

      Eliminar
  7. No me he estrenado con este autor a pesar de que me gusta leer sobre esta época. Pero como siempre suele escribir saguitas largas, suelo evitar sus libros. Y éste, pese a que te convenza más que el primero, no termina de atraerme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que encuentras en Jacq alguna novela independiente con la que animarte. ¡Besos!

      Eliminar
  8. Me pasa como a Margari, no he leído nada del autor pero también es porque la histórica la frecuento menos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, seguro que coincidimos en otras lecturas pronto. ¡Besos!

      Eliminar
  9. Estoy de acuerdo con tus peros, en mi caso lo achaqué a que no había leído el primero, pero ya veo que no tiene que ver
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Carla, hay peros que nada tienen que ver con que sea una segunda entrega. ¡Un beso!

      Eliminar
  10. Hola! (✿◠‿◠)
    Egipto + magia y mitología mmm una buena combinación sin duda, si alguna vez tengo oportunidad de leerlo probaré sin dudarlo =)
    Besos.

    ⏃♥ Arya ♥⏃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo tengas en cuenta, Arya. ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Eso de los malos malísimos y los buenos buenísimos es cierto que es a veces muy previsible. Pero bueno, me alegro de que hayan pulido algunos errores de la entrega anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, algunas trabas se han superado, pero podría haber sido mejor. ¡Un beso!

      Eliminar
  12. Últimamente he visto mucho este libro y ando pensando que, con lo que me gusta la temática, ¿cómo que nunca me dio por leer un libro de este autor? En fin, ahora mismo me resulta imposible pero me sorprende comprobar lo que aún me queda por delante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es mucho lo que te queda por delante con Jacq! Como ves, no eres la única, yo también acabo de comenzar con sus historias. ¡Besos!

      Eliminar
  13. ¡Hola! Confieso tambien que, a pesar de entusiarmarme este periodo de la historia, no he leído nada sobre Jacq y quizás es hora de que empiece. Seguiré tu recomendación. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me contarás, Patricia! A ver qué sensaciones deja en ti el primer encuentro con Jacq. ¡Saludos!

      Eliminar