16 de julio de 2016

"Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café", de Isaac Pachón

Cuando busco la inspiración, pido o me preparo un café (siempre con leche), cojo mi bolígrafo de tinta azul o coloco mis manos sobre el teclado, según esté en alguna cafetería agradable o en el silencioso despacho de mi casa, y empiezo a escribir. Y escribo cosas, cosas que pasan, que son verdad, cosas que imagino, que ni suceden ni sucederán, cosas que te harán sonreír o llorar, cosas en las que seguirás pensando durante un tiempo o cosas que olvidarás justo al pasar de página. Y doy un pequeño sorbo a mi taza de café, todavía caliente. […] Me pierdo entre sus escenarios; los concurridos mercados de Marrakech, las estrechas y húmedas calles venecianas, un auténtico café de Nueva York, un hospital parisino, y cómo no, algún que otro rincón de mi querida Barcelona. Y cuando termino de pasear, de husmear, de soñar por sus callejuelas, encontrando el fin a estas historias, siempre sucede lo mismo y, la verdad, es un fastidio porque cuando echo mano a la taza, sin haber sido consciente, se me ha enfriado el café.
Isaac Pachón | Autoeditado | 1ª edición | 2015 | 200 pp.
ISBN: 978-84-606-6184-9.
Imagínate en la terraza de cualquier cafetería. O dentro de ella. Mantén la mirada sobre la puerta. Al instante las estampas comienzan a fluir. El abogado que cada tarde se pide un whisky con agua mientras habla incesantemente por el móvil. La chica que sale nerviosa a fumarse un cigarro mirando inquieta el reloj. Una señora que solo necesita que el camarero active la máquina de tabaco para conseguir su segunda cajetilla. O el estudiante erasmus que no puede pasar sin un cortado vespertino. Cada gesto, cada mirada, esconde una historia. O dos: la que ellos viven y la que nosotros proyectamos. Y vienen las ideas, y los relatos se multiplican. Algo así te espera en las páginas de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, compilación de pequeños cuentos bajo la firma del escritor badalonés Isaac Pachón. Un paseo literario que se antoja apasionado, a ratos quebradizo, con ligeros toques de magia, a veces con cierto regusto amargo, pero siempre con imágenes penetrantes hechas palabras. Como sucede con el café, cada uno tiene sus preferencias, por eso estoy convencido de que algunos de estos relatos harán que te olvides de la taza humeante. Os cuento con detalle.

Isaac Pachón no deja que el lector pruebe la bebida de golpe, sino que prefiere explicar con pausa los ingredientes de su receta. Así, el volumen principia con una «Introducción descafeinada, fuerte o algo intermedia», en la que se intuye una declaración de intenciones sobre las claves del proceso literario. Ya se avisa en este punto el estrecho vínculo entre el relato y el café, dos elementos que parecen hechos para adaptarse al ritmo acelerado de la rutina diaria, en la que el tiempo dedicado a nosotros mismos casi se desvanece en favor de las obligaciones del día a día. Por eso, unos pocos minutos son suficientes para descubrir pequeñas anécdotas que nos evadan de la realidad. Es lo que pretende el autor, regalar lecturas cortas que nos hagan seguir saboreando otras vidas, aunque sean inventadas. Es también esta introducción un lugar de agradecimiento tanto para el lector recién llegado como para la publicista Paula Campos, encargada de escribir «La media cucharada de azúcar moreno es el mejor prólogo de mi café», texto que precede al conjunto de relatos. Después de haber leído esta publicación, las palabras de Campos —en las que alude a la cotidianidad de las historias que conforman el libro— son todo un acierto: «aquí no vas a leer palabras, líneas o párrafos; vas a observar historias […], de esas en las que una fuerza superior te obliga a parar y a poner el oído mientras tu café pierde calor». 

La naturaleza breve de este género hace casi imposible hablar en profundidad de los distintos cuentos sin que queden seriamente mutilados. Es la razón por la que es preferible no desgranar la esencia de estos pequeños paseos. Eso sí, no puedo —ni debo— salir de esta reseña sin mencionar algunos de los relatos que, sin ser amante del café, habrían conseguido que me preparase uno bien caliente. «Caroline» representa todas esas miradas que se pierden en cualquier bar entre expresos y capuchinos, las emociones que no se cuentan y se disipan en el aire, el placer de una primera sonrisa. «Bellini» podría explicarse como una metáfora del sentimiento vehemente que nos lleva en ocasiones a querer estar en los pies de otra persona, sin valorar los contras que oculta la vida anhelada y los pros de la que sufrimos. «El niño imaginario» es, desde mi humilde opinión, uno de los textos mejor logrados del volumen; expresa el miedo ante lo nuevo, la paternidad, los cambios… todo llevado a un límite que acaba marcando la existencia del protagonista: un surrealismo que asusta, paradójicamente, por su realidad. «El Gran Loussini» cuenta con uno de los cierres más impactantes: ¿dónde queda la ilusión —y lo ilusorio— cuando muere un mago? Por último, «Los libros que nadie quiere», ficción que evoca un lugar mágico, encantador, casi misterioso, ese espacio donde los niños deberían crecer, donde la literatura nunca desaparece.

Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, de Isaac Pachón, recopila casi una treintena de relatos en los que se dan la mano el amor, la magia, la fantasía, la esperanza, la infidelidad… o lo que es lo mismo, la cotidianidad del ser humano; narraciones que a veces invitan a la reflexión, para en otras tantas apelar al simple deleite de los lectores. Y entre unos personajes y otros, el olor del café se cuela casi sin darnos cuenta, como hilo conductor de gran parte de las tramas. Aconsejaba el autor al principio de su obra: «Pasa y deja la puerta entornada, quizá nos quiera visitar alguien más». Si crees que puedes ser tú, adelante. La cafetera está ya en marcha.

Muchas gracias a Isaac Pachón por el ejemplar facilitado

Títulos de Isaac Pachón en La Caverna Literaria

40 comentarios:

  1. Interesante! lo tendré en cuenta!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. No soy nada de relatos así que esta vez lo dejo pasar. Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡En otra ocasión coincidiremos! Otro beso.

      Eliminar
  3. Me gustan mucho los relatos y estoy viendo que estos están gustando mucho. Los voy a tener muy en cuenta. Una estupenda reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Margari! Espero que te gusten si finalmente te animas a leerlos. ¡Besos!

      Eliminar
  4. No soy lectora de relatos así que este libro no me atrae demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima reseña será de una novela. ¡A ver si ahí tenemos más suerte! Un beso.

      Eliminar
  5. Hola!!! aunque no soy mucho de libros de relatos, este pinta bien.
    Fantástica reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Jaime. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. No soy muy fan de los relatos, pero me animaría =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Adelante! Ya sabes, si te animas estaré por aquí para que me cuentes. ¡Un beso!

      Eliminar
  7. Ay, me encantaron estos relatos y cuando me dijiste que los estabas leyendo pensé que a ti también te gustarían. Tenemos nuestros preferidos, por supuesto, pero este Isaac Pachón y sus cafés enfriándose han sido toda una sorpresa, ¿verdad? Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, Mónica. Creo que Isaac puede traernos en un futuro lecturas muy interesantes. ¡Un beso!

      Eliminar
  8. No suelo animarme con los relatos a no ser que la temática me guste, y estos no tienen mala pinta, les echaré un vistazo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Confío en que disfrutes con estas historias! Un beso.

      Eliminar
  9. Parece que estos relatos están teniendo muy buenas críticas, en su día el autor me los ofreció pero los descarté, habrá que replanteárselo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas veces ocurre eso, dejamos pasar lecturas que luego no hacen más que tocar en nuestra puerta. Seguro que vuelve a surgir la ocasión. ¡Saludos!

      Eliminar
  10. La verdad es que me cuesta animarme con los relatos aunque estoy viendo muy buenos comentarios de esta recopilación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en algún momentos te animas con el género, ya tienes aquí una propuesta. ¡Un beso!

      Eliminar
  11. Leído, coincidimos en algunos de los prefes como Bellini o El gran Loussini, la verdad es que son cafés muy apetecibles :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que coincidimos en algunos relatos. ¡De esos que invitan a que el café se enfríe! Un beso.

      Eliminar
  12. Me llama muchísimo este libro, lo he visto en varios blogs y creo que me gustaría. Espero tropezarme con él en algún momento y compartir café y lectura. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tengas en cuenta la recomendación. ¡Ojalá pronto huele en tu blog a café! Un beso.

      Eliminar
  13. No me van mucho los relatos porque siempre me saben a poco, así que lo dejo pasar. Estupenda reseña :D
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Marina! Un beso.

      Eliminar
  14. Me han gustado mucho la verdad. Por supuesto, algunos más que otros y veo que no coincidimos en gustos y eso me encanta porque en la variedad está la gracia de todo esto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que sí. ¡Viva la variedad! Va otro beso.

      Eliminar
  15. En principio no me atraen demasiado los libros de relatos o cuentos, pero por lo que nos cuentas, éste parece estar tan bien escrito que dan ganas de leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Marisa G. un comentario más arriba, en la variedad está el gusto, así que aunque no te suele apetecer este género, confío en que lo disfrutes cuando te acerques a él. ¡Besos!

      Eliminar
  16. Ya sabes que lo leí, y gracias a ti porque me enteré en tu IG de esto del BBT :) Y, como me dijiste, hemos coincidido en muchos de nuestros relatos preferidos. "Bellini" me gustó mucho también.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto me alegró saber que te unías al BBT gracias a mi foto en Instagram. ¡Y encima con resultados favorables! :) Un beso.

      Eliminar
  17. Leo relatos muy de cuando en cuando, pero estos me han llamado la atención con lo que has contado del libro. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estupendo, Espe! A ver si pronto los veos por tu taberna. ¡Un beso!

      Eliminar
  18. He ido leyendo las opiniones de este libro en algunos blogs y me han hecho tomar nota en mi lista de lecturas pendientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por valorar esta propuesta! Ojalá los disfrutes. Otro abrazo.

      Eliminar
  19. No suelo leer relatos, no sé el porqué, la verdad, pero cuando los veo todos juntos en un volumen se me hace la lectura cuesta arriba y eso que los puedes ir dosificnado como quiera. ¡Qué rara soy!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No pasa nada! Hay lectores que viven esa misma situación. ¡Seguro que coincidimos en alguna novela! Un beso.

      Eliminar
  20. ¡Hola Jesús!
    Hemos leído un par de reseñas más de este libro y la verdad es que todas positivas. No lo descartamos y además estamos participando en un sorteo en el que es uno de los premios. Si tuvieramos suerte quizás lo pudiéramos leer pronto.
    Nos gusta tu reseña. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por vuestras palabras sobre mi reseña! Ojalá tengáis suerte en ese sorteo para conocer pronto vuestra opinión. ¡Saludos!

      Eliminar