9 de marzo de 2016

"El último adiós", de Kate Morton

Junio, 1933. En Loeanneth, la residencia de verano de la familia Edevane, todo está listo para la fiesta de solsticio. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debe. Pero para cuando llegue la medianoche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar la mansión y Cornualles para siempre… Setenta años más tarde y después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow está de permiso forzoso en su trabajo: es investigadora en Scotland Yard. Refugiada en la casa de su abuelo de Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niño desaparecido sin dejar rastro…
Contraportada | Suma de Letras | 1ª edición | 2015 | 574 pp.
Título original: The Lake House.
Traducción de Máximo Sáez.
ISBN: 978-84-8365-546-7.
Kate Morton no debió de tener ninguna duda cuando bosquejaba los primeros trazos de El último adiós. ¿Por qué cambiar una fórmula que había triunfado entre cientos de miles de seguidores? Manteniendo una estructura y unos caracteres cercanos a los que dieron pie a otras de sus historias —son inevitables ciertas similitudes con El jardín olvidado—, la escritora australiana ha optado en su última novela por un nuevo secreto que acompaña al lector a través de varias generaciones de una misma familia. Una fiesta estival, un niño perdido y una casa abandonada se sitúan en la base de esta propuesta, en la que vuelven a destacar las presencias femeninas y el continuo vaivén entre pasado y presente. Quizá se repitan algunos guiños, quizá determinadas estampas apunten irremediablemente a otras novelas de Morton, pero nada de esto supone un obstáculo; todo lo contrario, El último adiós deleita una vez más a aquellos que, seducidos por la prosa de la autora, buscan sentir emociones e intrigas ya pretéritas.

Es fácil atrapar a cualquier curioso en esta aventura desde los primeros párrafos: tan sólo un par de páginas —las que conforman el capítulo inicial— es suficiente como gancho para querer avanzar en el viaje: una escena ambientada en Cornualles en el verano de 1933, un fondo lluvioso, un bosque en penumbra y un intento desesperado por enterrar varias pruebas incriminatorias. No es necesario nada más para que aflore un sinfín de interrogantes que desconciertan de inmediato al lector, que debe conformarse con pasar página tras página para rescatar milimétricamente cada una de las pesquisas. Como ya saben los incondicionales de Kate Morton, todo tiene respuesta antes de dar el cierre a la trama, pero para ello será necesario hacer uso de una depurada paciencia, compensada por una intensa crónica entre parajes ingleses.

El último adiós se mueve entre 1911 y principios del siglo XXI, con paradas esenciales en 1932 y 1933, años en los que se fragua el germen del relato. Es en este intervalo donde el lector conoce a Alice Edevan, joven de dieciséis años, vitalista e inquieta, que deposita sus sueños en la escritura. Alrededor de ella orbitan los demás personajes condenados a vivir una experiencia traumática: Anthony y Eleanor, padres de Alice; sus hermanas Deborah y Clemmie; y el pequeño de la casa, Theo. La desaparición de este último tras una fiesta en la residencia de Loeanneth cambia para siempre los vínculos que mantenían incólume la felicidad de los Edevan. Las intervenciones de Alice sirven como bisagra para unir esta época con el presente, desde donde Sadie Sparrow —policía apartada temporalmente del cuerpo— principia su camino para averiguar de una vez por todas qué ocurrió aquella fatídica noche de 1933. El encuentro accidental con la mansión del lago y las recurrentes preguntas sobre el suceso hilvanan los primeros jirones que recompondrán aquellas vidas marcadas durante décadas por el silencio.

Como se ha reseñado al inicio de esta entrada, El último adiós está plagado de reflejos que recuerdan el extraordinario periplo de El jardín olvidado. Cualquiera que pase por las páginas de esta última novela asentirá sin titubeos ante tal perspectiva, aunque poniendo en valor el impecable relato creado por Morton. De esta manera, si se recuperan algunas imágenes, las coincidencias surgen poco a poco: la importancia de la Primera Guerra Mundial para los protagonistas; un traumático secreto que sacude el pasado de los personajes; la búsqueda de la verdad años después de los acontecimientos; la incursión en plena naturaleza de un espacio abandonado; el complejo devenir de varias generaciones en un entorno familiar; los saltos temporales como técnica discursiva; y, sobre todo, el férreo protagonismo femenino sobre el que recae el peso de la obra. ¿Supone todo ello un inconveniente para dejarse embelesar por estas páginas? No. La escritora australiana sabe manejar sus cartas, conoce a sus potenciales destinatarios, y es capaz de erigir un nuevo edificio con una distribución innovadora, pero utilizando como punto de partida planos ya conocidos. La agilidad en el transcurso de los eventos, la conexión minuciosa de todas y cada una de las piezas, y la información proporcionada con cuentagotas, logran que el lector se deje enredar capítulo tras capítulo. El vacío que hiere tras el párrafo final es irreparable. Al fin y al cabo, el último adiós siempre es el más doloroso. 

Muchas gracias a Suma de Letras por el ejemplar facilitado

Novelas de Kate Morton en La Caverna Literaria

17 comentarios:

  1. Un libro que me apetece mucho. A ver cuándo me animo con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo leí hace unos meses y me gustó muchísimo
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Es la tercera novela que leo de Morton y poco a poco me iré haciendo con las que me faltan, porque es, en mi opinión, una de las mejores escritoras contemporáneas.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. A ver si me estreno con la autora, que tengo por aquí esperando su turno "La casa de Riverton" y aún no me he podido poner a ello.

    ResponderEliminar
  5. Lo leí en diciembre y me encantó. La verdad es que la autora siempre logra covnencerme.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo alabo su estilo y la fórmula que ha creado, que sigue funcionando. Pero sus historias no terminan de fascinarme como a otros muchos lectores y este me temo que no lo leeré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues mira, me pasa como a Mara, que no me gustan los libros de Kate Morton. Me admira cómo escribe, tiene una prosa maravillosa, correcta, elegante, rica, pero sus historias... no me acaban de gustar. Bss

    ResponderEliminar
  8. Como todos los de Morton, me ha gustado, pero no tanto como otros libros anteriores. Creo que la fórmula sigue funcionando, pero en este caso la historia no me conquistó, y el final no consiguió convencerme.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. Yo es que como era la primera vez que leía algo de ella, desconocía que siguiera la misma fórmula pero vamos que, he salido tan encantada con la lectura de El último adiós, que no me importaría leer otro de la autora. Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente, y además todavía no he leído nada de la autora.
    un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Todavía no he leído nada de esta mujer!

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Me gusta mucho el cambio de cara que le has dado el blog. Enhorabuena!

    De Kate Morton he leído todo y me encanta, es una de esas autoras que sabes que aunque todas sus novelas tengan la misma fórmula, nunca defraudan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Lo que es mi manía de no leer las sinopsis (por miedo a los spoilers que contienen muchas de ellas). Había pasando por alto este libro cuando salió en su versión original porque no sé por qué razón pensaba que era una novela similar a la pelícual "The Lake House", de Sandra Bullock. Veo que estaba muy equivocada y la historia de postguerra que comentas parece muy interesante, así que lo apunto ahora mismo en mi lista de pendientes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Yo solo he leído el primero que escribió y me he quedado con ganas de más, a ver cuándo puedo repetir.

    ResponderEliminar
  15. He leído un par de libros de esta autora y me gusta su estilo y forma. Así que en algún momento seguiré leyendo los otros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Buscando comentarios de este libro mira donde he acabado vaya sorpresón....llego para quedarme eh jijijiji?? un beso muy grande mi niño y felicidades por este pedazo de aniversario

    ResponderEliminar
  17. Nunca he leído nada de esta autora pero parece que éste será un buen libro para empezar. Gran reseña.

    ResponderEliminar