26 de abril de 2015

"Gente rara en situaciones comprometidas", de Juan Miguel Hernández Gascón.

Alex y Santos son escritores y, en cierto modo, se necesitan. Alex tiene éxito, está de moda, pero ansía la buena reputación y la seriedad que le atribuyen a Santos. Santos es considerado un maestro, pero sufre una crisis creativa que lo está arrastrando a un pozo profundo. Un encuentro fortuito hace que los dos se conozcan y que, de un modo poco ortodoxo, decidan escribir un guion cinematográfico juntos. «Gente rara en situaciones comprometidas», esa es la premisa desde la que los dos autores comienzan a construir su historia. Una historia en la que sus propias experiencias serán también trasunto del guion: Daniel, un joven de familia acomodada que busca su identidad; Estrella, una mujer prisionera de sus decisiones; Natalia, cuyo deseo es imposible de saciar; Díaz, un hombre oscuro que aprovecha su poder para influir en los destinos de los que le rodean. Pero el juego de ficciones comienza cuando uno de los personajes, Daniel, empieza a escribir a su vez una novela.

Contraportada | Suma de Letras | 1ª edición | 2015 | 450 pp.
ISBN: 978-84-8365-126-1.

Las expectativas que siempre depositamos en una novela antes de su lectura marcan un parte esencial en nuestra valoración tras la última página. Aparece la inesperada decepción cuando la historia se queda lejos de lo que esperábamos de ella, y no podemos evitar sentirnos entusiasmados cuando el objetivo se alcanza sobrepasando los límites iniciales. Sin embargo, todo cambia cuando el libro es abierto sin que existan unas exigencias mínimas por nuestra parte: la desilusión no es tanta si el resultado es insatisfactorio, pero la sensación de euforia se torna inevitable desde el momento en que percibimos que una propuesta sin tachas ha pasado por nuestras manos. Esta última ha sido mi experiencia tras finalizar Gente rara en situaciones comprometidas, de Juan Miguel Hernández Gascón. La sugerencia de Suma de Letras pasó inicialmente desapercibida para mí, aunque acabé aceptando el reto. Unos protagonistas bien definidos, una atrayente doble trama y, sobre todo, un juego metaliterario a lo largo de toda la novela, hacen del relato una interesante opción para desconectar por completo. ¡Es hora de conocer los detalles!

Alex Segura, escritor novel con un apabullante éxito tras la publicación de su ópera prima, mantiene una tensa conversación con el director de la editorial, Alberto Suárez. Como empresario intenta presionar al autor para que, sin perder tiempo, trabaje en el segundo libro, con el único fin de continuar sacando rendimiento económico de su triunfante debut. La reunión pronto es interrumpida por la abrupta llegada de Santos Guillén, escritor de larga trayectoria pero sin gran trascendencia en la actualidad. Las increpaciones de este último a su editor, presenciadas por Alex, perfilan el punto de partida para el cambio en la vida de ambos autores. Una inesperada visita, un proyecto cinematográfico y una persuasiva pistola conforman un arranque ligeramente surrealista, pero suficiente para que el lector prosiga en el descubrimiento de esta peculiar historia. 

El guion en el que trabajan Santos y Alex también tiene un hueco en la novela, por lo que los planos de la realidad y la ficción se entremezclan a medida que avanzan los capítulos. Así, el lector va un paso más allá en la dinámica narrativa para inmiscuirse en la truculenta historia de Daniel, chico joven y apuesto que se traslada a Barcelona para ejercer la prostitución. El fallecimiento de uno de sus contactos durante el servicio define una clara inflexión que permite la entrada de otros figurantes: Estrella Powell, esposa del finado e inesperada clienta de Daniel; Natalia, prostituta enamorada de su compañero; o Jesús Díaz, policía que aprovecha la implicación en el caso para intenciones poco lícitas.

Entre un hilo argumental y otro se bosquejan distintos hechos históricos que funcionan como contexto para el despliegue narrativo; es fácil hallar, por tanto, referencias a la dictadura franquista, el exilio republicano, los albores de la democracia, la primera victoria del socialismo, los atentados de la banda terrorista ETA, o la actual crisis económica. No es un aspecto que cobre relevancia en las diversas tramas, pero sirve en algunos casos para entender la forma de ser y el carácter de los protagonistas.

Probablemente, el punto más llamativo de Gente rara en situaciones comprometidas sea el continuo juego metaliterario que formula Hernández Gascón. Inicialmente las diferentes sendas de la ficción están definidas, sin que se planteen complicaciones para distinguir cada una de ellas. No obstante, la existencia de puntos en común entre las dos realidades termina por provocar irremediablemente el desconcierto del lector. En cualquier caso, se trata de una turbación agradable que forma parte del esparcimiento literario. Elementos de la escena, lugares reconocibles, frases, emociones… toda una serie de paralelismos que llega a convertir la novela en una pequeña matrioska ante la que se duda sobre qué relato está dentro del otro. Tal pensamiento persiste hasta las últimas páginas, que cuentan con un ritmo frenético y un sugerente desenlace para cada plano de la ficción. Como contrapunto sólo se podría mencionar el excesivo uso de las repeticiones ligadas al discurrir mental de los personajes. La técnica funciona, ayuda a reiterar determinadas ideas en las distintas digresiones, pero peca de una utilización demasiado frecuente. 

Gente rara en situaciones comprometidas, de Juan Miguel Hernández Gascón, traza un comienzo sencillo que podría corresponder al de cualquier novela, con el propósito de narrar dos historias entre las que fija una simulada relación jerárquica. Sin embargo, la manera en que están concebidas permite incorporar al lector dentro de un proceso lúdico en el que todo parece trocarse en mera apariencia. Ha llegado, pues, el entorno ideal para romper las normas. Traspasen los límites, saquen sus propias conclusiones, pero ante todo, disfruten de este original microcosmos.

Muchas gracias a Suma de Letras por el ejemplar facilitado

22 comentarios:

  1. Ya sabes que coincidimos en la opinión. Toda una sorpresa más que agradable. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sí, Goizeder, una excelente sorpresa! Más besos para ti.

      Eliminar
  2. Pues no me había fijado en él, pero me gustan mucho este tipo de libros de ls que no esperas nada y te sorprenden, así que no me cierro en banda y lo tendré en cuenta.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que lo tengas en cuenta! Estoy convencido de que no te decepcionará. ¡Abrazos!

      Eliminar
  3. Me llama la atención el libro, de hecho me acabo de apuntar en un sorteo, a ver si me toca y puedo leerlo! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Conseguiste el libro en el sorteo? En cualquier caso, espero que la novela acabe llegando a tus manos. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. No me había fijado en el, pero por lo que veo debería echarle un vistazo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Segunda reseña que leo de este libro hoy y las dos muy positivas. De no saber de este libro, pasa a formar parte de mi lista de pendientes. Y lo voy a subrayar, para que no se me pase.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Margari, bien subrayado y con flechas luminosas señalando hacia él. ¡Merece la pena! Un beso.

      Eliminar
  6. Tiene buena pinta... gracias por la reseña! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por tu comentario! Un saludo.

      Eliminar
  7. Acabo de ver este libro por otro blog, y me parece que empezaré a verlo por muchos otros. Lo que cuentas hace atractiva su lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Blanca. Espero que lo que has leído en mi reseña te anime para descubrir esta novela. Va otro abrazo.

      Eliminar
  8. Maravillosa reseña, me lo apunto para un futuro próximo.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Marina! Saludos.

      Eliminar
  9. Esto de las expectativas es peligroso la mayoría de las veces, así que casi mejor llegar a una lectura sin tener apenas referencias. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Espe. No hay nada como llegar a una novela sin esperar nada y que te sorprenda por todo lo alto. ¡Besos!

      Eliminar
  10. Parece una propuesta muy interesante y valiente.

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, interesante y adictiva es. ¡Creo que te gustaría! Va otro abrazo, amigo.

      Eliminar
  11. Voy a retomar su lectura pronto. Tuve que dejarle, no me estaba gustando. Quizá era el momento, que no me gustaban los personajes...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Llegaste a retomar la lectura, Carmen? ¡Muchos besos!

      Eliminar