8 de noviembre de 2013

"El 19 de marzo y el 2 de mayo", de Benito Pérez Galdós

El gran friso narrativo de los Episodios Nacionales sirvió de vehículo a Benito Pérez Galdós (1843–1920) para recrear en él, novelescamente engarzada, la totalidad de la compleja vida de los españoles —guerras, política, vida cotidiana, reacciones populares— a lo largo del agitado siglo XIX. En El 19 de marzo y el 2 de mayo, las intrigas cortesanas en que se ve envuelto Gabriel de Araceli trascienden del palacio a la calle y refuerzan el malestar popular y el odio al favorito Godoy, situación que culmina en el «motín de Aranjuez», del que Gabriel es testigo, así como en los inmediatos sucesos que provocan la invasión de España por Napoleón y el ardoroso levantamiento de los españoles. 

Contraportada | Alianza Editorial | 1ª edición | 2001 | 216 pp.

«Cobardón, calzonazos, corazón de albondiguilla. […] Con el aire que hago moviéndome, mato yo más franceses que tú con un cañón de a ocho». Estas cuantas palabras, puestas en boca de la Primorosa —uno de los personajes más activos en la contienda del pueblo contra el francés—, reflejan brevemente la esencia que impregna de principio a fin la tercera entrega de los Episodios Nacionales de Galdós, El 19 de marzo y el 2 de mayo. Tras haber asistido al enfrentamiento bélico de Trafalgar y a las intrigas palaciegas de La corte de Carlos IV, llega el momento de acompañar al aventurero Gabriel de Araceli en este nuevo viaje. Atrás quedan ahora las altas esferas para dar paso al conflicto a pie de calle, donde comienza a forjarse la verdadera revolución. Las divisiones del ejército napoleónico se encuentran estratégicamente situadas, la tensión y el desasosiego imperan en los mentideros, y el secretismo sobre las actuaciones de la cúpula monárquica hacen temer la peor de las tragedias. Es hora de coger las armas y demostrar la valentía de los verdaderos patriotas. ¡Adelante!

Gabriel de Araceli continúa el relato retrospectivo desde su voz octogenaria, recordando en el inicio de este episodio su trabajo como cajista en la imprenta del Diario de Madrid, en los primeros meses de 1808. Un empleo que no le reporta grandes beneficios, pero que le permite imaginar un futuro con Inesilla, a la que visita cada fin de semana en casa de su tío Celestino. El encuentro entre los adolescentes —a medio camino entre la capital y Aranjuez— pronto es amenazado ante la inminente llegada de Mauro Requejo, comerciante de telas y primo de la madre de la joven. La visita del empresario —que urde oscuros planes para la muchacha— marca el verdadero comienzo de la novela, tanto en la ficción narrativa como en el trasfondo histórico en pleno centro de Madrid, lugar al que se traslada el protagonista para seguir el rastro de Inés, ahora bajo el dominio avaricioso y usurero de Mauro y Restituta, hermanos inseparables.

Las referencias al contexto en el que se desarrolla El 19 de marzo y el 2 de mayo llegan desde su mismo título, en alusión a dos de los acontecimientos más destacables en los primeros años del siglo XIX: el conocido como «motín de Aranjuez», rebelión popular que dirigió su descontento hacia el favorito Manuel Godoy; y el levantamiento del 2 de mayo, que supuso el pistoletazo de salida para la contienda entre los ciudadanos madrileños y las tropas francesas. La integración de esta coyuntura histórica con la invención galdosiana se realiza sutilmente, sin que ninguna de las partes quede deslucida a favor de la otra; eso sí, a diferencia de los dos episodios anteriores, las vivencias personales de Gabriel tienen más peso en esta entrega, por lo que la ambientación histórica queda puesta en manos de los personajes ficticios, sin que falten las incursiones de figuras reales como el Príncipe de la Paz —en una recepción en la que don Celestino quiere hacerle entrega de un poema compuesto en honor del valido—, Eugenio de Palafox, conde de Montijo —alborotador disfrazado de labriego que agitaba a las masas en Aranjuez—, o Luis Daoíz y Torres —junto con Pedro Velarde, uno de los artífices de la lucha en el barrio de las Maravillas—. 

No obstante, como he señalado con anterioridad, El 19 de marzo y el 2 de mayo rehúye en esta ocasión de asuntos gubernamentales y monárquicos, recurriendo a ellos sólo en momentos puntuales en los que quedan justificados por su relevancia para la acción. Ahora es el momento de ceder completamente la voz a un pueblo que vivía a la expectativa de varios rumores sobre la partida de la familia real, la posible abdicación de Carlos IV en el Príncipe de Asturias, y el ardid que parecía estar trazando Napoleón para la conquista de España con la excusa del tratado de Fontainebleau —según el cual el ejército francés tenía permiso para cruzar territorio español con el único objetivo de alcanzar Portugal—. El episodio se aleja, por tanto, de todos esos hilos manejados desde las altas capas de la sociedad para narrar con detalle la entereza y el patriotismo de aquellos que lucharon para defender la nación de la tropelía napoleónica. Las escenas descritas por Pérez Galdós para ilustrar estos pasajes son impecables, no sólo por el detalle fidedigno de los distintos emplazamientos, sino por la recreación de unos diálogos y personajes secundarios que dan buena cuenta de lo vivido en las calles en la primera mitad de 1808. Entre unas revueltas y otras, la ficción no queda desamparada en ningún instante, por lo que el lector se acerca a cada evento sin perder de vista a Gabriel de Araceli, al desconsolado Celestino o a los impúdicos hermanos Requejo. 

Con todo lo reseñado hasta este punto es evidente la recomendación de la serie histórica galdosiana, en la que el autor, como en cada una de sus novelas —dentro y fuera de los Episodios Nacionales—, hace un manejo impecable del lenguaje y del estilo narrativo, adecuando ambos elementos a las circunstancias concretas de cada sección. Pero por encima de todo, considero necesario resaltar aquí el papel activo de la mujer, una imagen que don Benito ha sabido incluir con perfecta maestría, dándole la importancia que merece como parte de las primeras trifulcas. El perfil femenino del episodio no se queda únicamente en la joven Inés y la implacable Restituta, sino que se amplia a todo ese sector que salió a la calle con arrojo y euforia, haciendo un llamamiento a las armas como respuesta a la ofensiva. Bien recordada es Manuela Malasaña, víctima del ataque francés el día del levantamiento, cuyo apellido se mantendría en la memoria de los madrileños para denominar coloquialmente al barrio de las Maravillas, uno de los puntos neurálgicos durante el 2 de mayo. Para la novela Pérez Galdós ha querido introducir a la Primorosa, personaje inolvidable de esta entrega que refleja la entereza y el brío de otras tantas mujeres que combatieron en defensa de la libertad. En su voz quedan intervenciones únicas, como la que da comienzo a la presente reseña, así como el siguiente fragmento, con el que se dirige a los franceses sin pudor y llena de desparpajo:

Renacuajos, volved acá. Ea, otro paseíto. Sus mercedes quieren conquistarme a mí, ¿no verdá? Pues aquí me tenéis. Vengan acá: soy la reina, sí señores, soy la emperadora del Rastro, y yo acostumbro a fumar en este cigarro de bronce, porque no las gasto menos. ¿Quieren ustedes una chupadita? Pos allá va. Desapártense pa que no les salpique la saliva.

El 19 de marzo y el 2 de mayo, tercera entrega de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós, detalla las semanas previas al estallido de la guerra contra el francés, desde el amotinamiento frente al palacio de Manuel Godoy hasta la rebelión del pueblo por la presencia de destacamentos napoleónicos en las calles madrileñas. Gabriel de Araceli continúa narrando sus vivencias en la capital, donde no sólo intenta mantener el amor de la joven Inesilla, sino que será precisamente este vínculo el que implique al joven gaditano en las primeras contiendas. Con un desenlace que invita a continuar la serie, el escritor canario vuelve a deleitar a sus lectores con una lección narrativa e histórica que queda en el recuerdo tras las últimas páginas. No os descuidéis ni un solo minuto. Bonaparte ha movido sus fichas. Bailén, Dupont y Castaños ya esperan impacientes su turno.

Episodios Nacionales reseñados en el blog


Reseñas de la lectura conjunta

42 comentarios:

  1. Genial reseña, como siempre, Jesús.
    Ha sido un episodio muy emocionante y también me ha gustado cómo el autor resalta el papel del pueblo y, sobre todo, el de las mujeres. Lo he disfrutado de principio a fin.
    Me alegro de que al final pudieras unirte, porque además sé que también disfrutas muchísimo de Donbe ;)
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Isi! Y por supuesto, gracias también por haber organizado con tanto detalle una nueva lectura de Donbe —me ha encantado esta manera de nombrarle—. Ya sabes que mientras los compromisos me lo permitan, podrás contar conmigo. ¡Más besos!

      Eliminar
  2. Fantástica reseña Jesús! Porque ya tengo leídos los libros y mucho pendiente, que hasta me has dejado con ganas de leerlos.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Margari! Si en algún momento te apetece releer algún episodio, no dudes en unirte a esta iniciativa. ¡Muchos besos!

      Eliminar
  3. Yo he disfrutado mucho con este episodio y, por lo que leo, tu también. Espero que sigamos disfrutándolos todos los que nos quedan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Seguro que es así, Eva! Sin duda, esta entrega ha sido increíble. ¡A ver qué nos espera en Bailén! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Este es uno de los episodios que más me gustó de los que llevo leídos, tengo otros cuatro esperando en la estantería. La forma de escribir de Galdós es asombrosa, me lleva por la lectura de una forma tan amena que me hace sentir dentro de cada historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Si por algo gusta tanto Galdós, más allá de sus argumentos, es por la forma de narrar y de detenerse en los detalles. A ver si más adelante compartimos impresiones sobre los episodios que tienes pendientes. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Qué potente empezar la reseña con las frases de la Primorosa!!! La verdad es que es un personaje de armas tomar (nunca mejor dicho). Justo me estaba "quejando" que en este episodio no había mujeres con brío cuando apareció ella.
    Coincido contigo en que Galdós vuelve a dejarnos boquiabiertos con sus enérgicos retratos de los personajes, es uno de sus mucho dondes. Además, esta vez consigue algo más difícil todavía: el retrato de la masa en movimiento, las escenas de acción trepidante, de caos, de dramáticos enfrentamientos en puro desorden. Consigue trasmitir todo eso con tanta vivacidad que el lector se imagina perfectamente allí, en esas calles, en esas barricadas, en esa debacle.
    Muy buena reseña, Jesús, se nota que has disfrutado. Nos vemos en la próxima!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que tuve claro desde el principio, Mónica: mi reseña debía empezar con la Primorosa y alguna de sus intervenciones. Al final sus palabras me sirvieron para abrir y cerrar la entrada. Estoy de acuerdo contigo, el retrato del pueblo y de las trifulcas en las calles es increíble. ¡Muchas gracias por tus palabras! Por supuesto, contáis conmigo para la próxima. ¡Un beso!

      Eliminar
  6. Una reseña completísima. A mi también me ha gustado mucho este "pueblo español" tan luchador. Esa Primorosa que asuza a sus compañeros al combate y que no desfallece caiga quien caiga a su alrededor.
    Me ha gustado mucho que aparezcan tantos personajes distintos, pero todos tan importantes para relatar dos momentos tan importantes de nuestra historia.
    Ahora vamos a por el próximo Episodio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Mariuca! La variedad de personajes es esencial en este episodio, precisamente para detallar tanto la ficción como las revueltas históricas. El resultado no tiene tacha alguna. Por supuesto, iremos con ganas hasta Bailén. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Tengo los Episodios Nacionales pendientes. No debería hacerlos esperar, pero mi montaña de libros empieza a ser preocupante
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en cuanto quieras animarte, sólo tienes que unirte a esta iniciativa, así tendrás compañía durante la lectura. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Estupenda reseña que comparto punto a punto excepto quizá en el papel de la mujer que tú mencionas y que me parece muy escaso. La voz de Inés es, por ejemplo, apenas audible...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Carmen! Lo del papel de la mujer en este episodio creo que podría dar para un amplio e interesante debate. En cualquier caso, cuando resalto aquí el papel activo de la mujer en la novela, sólo me refiero a la labor que desempeñaron durante el levantamiento de mayo, sin ceñirme al desarrollo narrativo. De ahí que haya querido nombrar también a Manuela Malasaña. :) ¡Otro beso para ti!

      Eliminar
  9. Tengo que darle un repaso a buena parte de los coetáneos de Galdós. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá te animes pronto a emprender el viaje! Un beso.

      Eliminar
  10. Tengo que ponerme con los Episodios sí o sí!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Adelante! A ver si te animas pronto y puedes acompañarnos en alguna convocatoria. ¡Un beso!

      Eliminar
  11. Madre mía, casi me da vergüenza decirlo pero no he leído los episodios de don Benito... :-S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nada de vergüenza, Espe! Hasta que no pusieron en marcha esta iniciativa, yo tampoco había leído nada —exceptuando Cádiz, para un proyecto de investigación—. Siempre me había ceñido a las novelas fuera de los episodios, pensando que el peso histórico sería excesivo. Y para nada, son lecturas tan amenas como cualquiera de sus otros libros. ¡Anímate! Un beso.

      Eliminar
  12. Hay que ver lo que habéis disfrutado todos con este episodio
    Ahora a por el siguiente, ¿no?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya mismo estamos con él, Laky! La verdad es que la lectura de este episodio ha sido una auténtica delicia. ¡Un beso!

      Eliminar
  13. No he leído ninguno de los Episodios Nacionales de Galdós, pero mi hermano los tiene todos así que cualquier día me animo y le pido alguno prestado para estrenarme. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que lo tengas a manos, así podrás animarte a la lectura en el momento en el que lo desees. ¡Merece la pena! Un abrazo.

      Eliminar
  14. Enhorabuena Jesús, me ha gustado mucho tu reseña y me alegra mucho tu entusiasmo con este libro que a mí también me ha encantado.

    Realmente la Primorosa es un personaje inolvidable, una auténtica heroína del pueblo, como hubo tantas en ese día (qué importa si no se llamaron así).

    Yo también creo que el papel de la mujer en esta novela es muy destacado, aunque es verdad que Inés es, por lo menos de momento, un personaje algo pasivo.

    Pronto sabremos si continua así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras, Loque! La Primorosa se ha quedado grabada en mi mente, personaje inolvidable. Tengo curiosidad por saber si el personaje de Inés nos dará alguna sorpresa. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. ¡No tardes, amigo! Ya sabes que si necesitas recomendaciones para elegir tu primer título, cuentas con mi ayuda. ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Me pillé finalmente Trafalgar, ahora tengo que sacar el hueco para leerlo, pero en 2014 cae fijo!
      alguna recomendación especial???

      Eliminar
    3. ¡Genial, Ismael! Cualquier título de Galdós es bueno, aunque nunca recomiendo los Episodios Nacionales para los nuevos lectores. Te recomiendo "Tormento" —y si te gusta, lee a continuación "La de Bringas"—, "Fortunata y Jacinta" —extensa, pero merece la pena—, "La Fontana de Oro" —con tintes políticos, pero interesante en cualquier caso— o "Marianela". ¡Ya me irás contando! ¡Un abrazo, amigo!

      Eliminar
  16. Genial tu reseña, Jesús. Como siempre, por otro lado.
    Me lo he pasado genial en esta lectura conjunta, y estoy deseando ponerme con Bailén, porque vaya final...
    ¡NOs vemos en Navidad!
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Pi! La verdad es que don Benito ha sabido cómo hacer que nos interesemos por la siguiente entrega. Por supuesto, nos vemos en el encuentro navideño. ¡Más besos para ti!

      Eliminar
  17. Soberbia reseña ¡que bien ha sido recordar todos lo que sucede en este libro! ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias por tus palabras, Ale! Muchos besos.

      Eliminar
  18. Tenemos que fundar ya el club de fans de DonBe, eh, ya estamos tardando... ay qué ver lo que disfrutamos con su obra... jejeje.

    Estupenda reseña, como siempre ;)

    ¡Nos vemos en Bailén!

    Besines ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias también a ti por tu comentario! Oye, no es mala idea montar ese club. Luego lo aderezamos con tertulias, mentideros y alguna intriga, ¡y a pasarlo en grande! Más besos par ti.

      Eliminar
  19. Para conocer como se gestó esa España liberal del XIX, cimiento de la actual, es necesario leer a Pérez Galdós. Buena reseña.

    Antonio VP
    http://labitacoradeunlector.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Antonio. Un abrazo.

      Eliminar