15 de julio de 2013

"Tesis doctoral de un extraterrestre", de Tucho Balado.

¡Limpieza ética ya! Después de La verbena de San Judas, Tucho Balado vuelve con otra novela seria de humor. En ella expone una teoría nada descabellada sobre la evolución humana, que bien podría ser la explicación de nuestro absurdo proceder. Un confiado extraterrestre llega a Barcelona para rematar su tesis doctoral de fin de carrera y alucina conviviendo en nuestro caos entre personajes «sanjudianos». La falsa moral y la persistente utilización de la mentira como base de nuestra comunicación, le confirman que su viaje ha sido un acierto. La intervención es inevitable e inminente.

Contraportada | Ven y Te Lo Cuento Ediciones | 1ª edición | 2012 | 120 pp.

Cuando faltaban pocos días para la defensa de mi tesis doctoral recibí un correo electrónico de la editorial Ven y Te Lo Cuento, en el que me proponían la lectura de la última publicación del escritor barcelonés Tucho Balado. El curioso título que dio el autor a su texto me hizo pensar inevitablemente en el breve periodo que me separaba del tribunal que juzgaría mis investigaciones; pero no tardé en interpretar este ofrecimiento como una buena señal, así que acepté adentrarme en estas páginas. Sin grandes pretensiones, pero con el firme propósito de dar un toque de atención a la estulticia humana, Tesis doctoral de un extraterrestre llega hasta el lector como un relato fresco, diferente y algo surrealista, donde se combinan perfectamente humor y crítica, para llegar a unas conclusiones que invitan, tras las últimas líneas, a una enriquecedora reflexión.

La brevedad de esta obra obliga a que se desvelen pocos detalles sobre ella, para que aquellos que deseen descubrir al particular protagonista lo hagan libres de cualquier información que desluzca la travesía. Pero como todos tenemos que enfrentarnos al comienzo, nada se pierde por detallar lo que allí se cuenta, y que no es sino el fundamento sobre el que se sustenta la trama. Leo Fnac —nombre y apellido justificado en los primeros párrafos— es un extraterrestre que llega a la Tierra para realizar una serie de investigaciones con las que concluir su tesis doctoral; en ella intenta demostrar algunas averiguaciones sobre una antigua civilización, los memoos, afectada por cierta mutación genética que influyó directamente en sus costumbres. De alguna manera este hecho queda ligado a los humanos, motivo por el cual el protagonista justifica su presencia en tierras catalanas. Una llegada que no resulta fácil para el personaje, que tiene que lidiar en sus primeras horas con celebraciones culés, escenas orgiásticas e inesperadas huidas; todo ello para preparar una escenografía que acerque la historia a una realidad conocida —aunque recreada a través de anécdotas un tanto inverosímiles—, pero que a su vez fomente el contraste entre los hábitos de los humanos y los adquiridos desde su nacimiento por el extraterrestre.

No hay que perder de vista en todo este planteamiento la finalidad ensayística y crítica que se esconde tras la ficción, y que queda levemente disfrazada con situaciones absurdas que persiguen la risa de los lectores. Esa evolución desde la parcela humorística hasta las consideraciones y advertencias finales —que vienen a coincidir con el término de la tesis doctoral— se realiza de forma progresiva, de manera que en los primeros capítulos se hace mayor hincapié en la comicidad de la narración, para prescindir poco a poco de este elemento en pos de las distintas digresiones del extraterrestre. Cada uno de estos pasos se realiza por medio de episodios cortos que mantienen las expectativas sobres las indagaciones del personaje, y que se agrupan como parte de un extenso correo electrónico enviado a los humanos.

Tesis doctoral de un extraterrestre, de Tucho Balado, parte de un claro interrogante: «¿Y si fuese cierto que los humanos somos genéticamente imbéciles?». A partir de esta incógnita, y sin perder en ningún momento el estilo ágil y directo que caracteriza al relato, el autor intenta dar respuesta a muchas de las actitudes y comportamientos habituales de nuestra sociedad, cada vez más afianzados, y que terminan por acomodarse entre los habitantes de un planeta que comienza a tornarse conformista con tales actuaciones. No obstante, sigue existiendo una esperanza para el cambio de rumbo, y así lo hace saber el doctorando a su público. En pocas palabras, una mirada crítica sobre una comunidad global cada vez más corrupta y menos humanitaria, pero en la que se vislumbran pequeños brotes verdes como primeros síntomas para la salvación. Veredicto: cum laude por unanimidad.

34 comentarios:

  1. A mí no acaba de llamarme la atención, la verdad, a pesar de las buenas palabra que le has dedicado. De un tiempo a esta parte me enfrento a las lecturas para evadirme, no tanto para reflexionar acerca de cuestiones más profundas del ser humano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, Xavier, creo que a pesar del trasfondo que invita a la reflexión, este relato permite desconectar completamente de la realidad, gracias a esas cómicas situaciones vividas por el extraterrestre en su paso por la Tierra. Aun así, entiendo lo que comentas. Por tanto, si no ves en estas páginas una de tus próximas lecturas, ¡a por otros títulos! Hay mucho donde elegir. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me pasa como a Xavier, que no me llamaba la atención, pero después de leer tu reseña voy a darle una oportunidad (aunque no dudo de nuestra imbecilidad genética) :D

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que tengas tu propia conclusión sobre el tema de la imbecilidad genética antes de llegar al libro. :P Ahora sólo te queda descubrir si la perspectiva del autor coincide con la tuya. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Parece un libro con fondo pero también adecuado para reír, lo ideal para el calorcillo que nos acompaña.
    Me lo apunto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para esta época es ideal, una historia ágil, directa, sin muchas páginas y alguna que otra carcajada. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Me divertí leyendo este libro. Una lectura de lo más fresca y entretenida
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tuve tu reseña en mente cuando acepté la propuesta de la editorial! Gracias a tus impresiones me animé a leerla. Como has visto, finalmente fue un acierto. ¡Besos!

      Eliminar
  5. Me parece una lectura interesante que hace pensar y encima hace reir. Me la llevo anotada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si finalmente te acercas alas investigaciones de este protagonista tan peculiar. ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Leí otra reseña también positiva así que la tengo apuntada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te digo como a Enzo, ojalá puedas contarme pronto. ¡Besos!

      Eliminar
  7. He leído reseñas muy positivas para este libro y me alegra porque quizá lo hubiera dejado pasar de no ser por su recomendación. Gracias.

    Besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a mí me hubiese pasado igual, si no hubiese tenido algunas recomendaciones como la de Laky. ¡Feliz semana también para ti!

      Eliminar
  8. Este me lo tengo que leer sí o sí, que el humor disparatado y absurdo me gusta un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, Espe, me quedo desde ya con las ganas de conocer tus impresiones sobre esta obra. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. A mí sí que me llamaba la atención este libro, así que tu reseña sólo confirma que tengo que leerlo algún día! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! Me alegra que mi reseña te haya servido para reforzar tu intención de leerlo. ¡Besos!

      Eliminar
  10. Puf... a mi como que no me llama mucho. Lo dejo pasar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No pasa nada, en otra ocasión será! Un beso.

      Eliminar
  11. Se nota que lo has disfrutado. Pero no termina de llamarme, y con tanto por leer...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he disfrutado mucho, un libro sin grandes pretensiones pero que consigue a partes iguales la risa y la reflexión. ¡Besos!

      Eliminar
  12. Hola,
    la verdad es que no me llama.
    Te sigo y te invito a que visites
    mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sara. Me pasaré por tu blog. Un saludo.

      Eliminar
  13. Cuanto menos curioso... y más curioso aún que te lo propusieran antes de defender tu propia tesis ;)

    No me llama demasiado, pese a todo. Uno que dejo pasar.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue. Para ser exactos, la propuesta llegó cuando quedaban seis días para la defensa. Así que no podía dejar pasar esa señal llegada en forma de correo electrónico. Al final todo salió bien: la defensa y la lectura de este libros. ¡Muchos besos!

      Eliminar
  14. No me extraña que aceptaras, yo no creo en las casualidades.
    No se que decirte sobre el libro, parece diferente en muchos sentidos, es de los que digo que no... y acabo picando por curiosidad
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualidad o no, la propuesta no podía dejarla en el olvido. Al final, ambas tesis salieron adelante satisfactoriamente. ¡Un beso!

      Eliminar
  15. Tiene buena pinta, pero como lectura de verano no me llama mucho, quizás para más adelante. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para más adelante, entonces. Si finalmente te animas, estaré encantado de leer tu opinión. ¡Besos!

      Eliminar
  16. Un libro que te llegó en unos momentos clave, una buena señal, jaja. Leí la reseña de Laky y sentí curiosidad por esta historia crítica y de humor. Me recuerda a Sin noticias de Gurb.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "Sin noticias de Gurb", pero conozco el argumento y sí, puede recordar un poco a dicha trama. A ver si leo pronto la novela de Eduardo Mendoza y puedo comprobarlo en primera persona. ¡Un beso!

      Eliminar
  17. me quedo con la idea de que es un libro-medicina y como tal lo apunto.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado eso de "libro-medicina, nunca se me habría ocurrido ese término. ¡Besos!

      Eliminar