25 de julio de 2013

"Los crímenes mudos", de Eugenio Prados.

Philip y Donald, dos buscavidas residentes en el peligroso distrito de Starkhell, sobreviven gracias a un sucio trabajo: ayudan a cometer crímenes. Durante años han logrado actuar sin ser descubiertos, pero de repente un hecho los asalta: antiguos clientes a los que ayudaron comienzan a aparecer muertos en una serie de extraños suicidios. ¿Casualidad? ¿Hay alguien detrás? Tendrán que descubrirlo antes de convertirse en las próximas víctimas. Entra en las calles de Starkhell y descubre sus misterios...

Amazon | Autoeditado | 1ª edición | 2013 | 169 pp.

Hace unos días Eugenio Prados contactó conmigo para proponerme la lectura de su libro Los crímenes mudos, una historia que parecía situarse a medio camino entre la novela negra y la de terror. Recibí en ese mismo correo electrónico una copia digital del relato, lo que me permitió comprobar al instante cómo se desenvolvía el argumento en las primeras páginas. Últimamente he abandonado las lecturas que quedan lejos del papel, por un firme propósito de dar salida a todos esos volúmenes que esperan aún sobre los estantes; sin embargo, esa primera toma de contacto con Los crímenes mudos me convenció, por lo que decidí darle una oportunidad, aprovechando que acababa de terminar otra novela. Eugenio Prados traslada al lector a un pequeño distrito en el que el crimen y el juego aparecen como principal sustento de sus habitantes, una ciudad en plena decadencia que parece tener los días contados; en sus calles comienza esta aventura, un ejercicio narrativo que evoluciona desde el crimen organizado hasta un desenlace que marca el camino hacia lo sobrenatural.

El prólogo con el que da comienzo la novela está concebido como un comunicado de William Ackroyd, alcalde de Starkheaven —el cielo— en el que se dirige a los ciudadanos de Starkhell —el infierno— para avisar del inminente derribo de esta fortaleza corrupta, construida algunas décadas atrás con el objetivo de albergar en su interior cualquier actividad que pudiese llegar a ser perniciosa para la vida cotidiana de los residentes. Los protagonistas de esta novela no tardan en aparecer tras las líneas iniciales: Philip y Donald, dos amigos afincados en Starkhell que han hecho de la delincuencia su medio de vida; pero, al contrario de otros desaprensivos, ellos llevan a cabo una práctica poco habitual: son los responsables de planificar la escena del crimen, pero sin dar muerte a la víctima, siendo esta última tarea encomendada a la persona que contrata los servicios de la pareja. De esta manera, su actividad no va más allá de la implicación en un delito, evitando así cualquier futura acusación de asesinato.

No obstante, a pesar de que el lector asiste al desarrollo de un nuevo caso —Dan Clutter, joyero en Starkheaven, impaciente por eliminar a su hermano del negocio familiar—, pronto se diluye esta parte de la trama para recuperar algunos procesos anteriores de Donald y Philip, que vuelven del pasado para complicar su existencia. Un par de suicidios acontecidos en Starkhell evidencia el vínculo entre los finados y los delincuentes, al descubrir que aquellos buscaron previamente los servicios de estos últimos. Es aquí donde realmente va a comenzar a fraguarse el planteamiento narrativo que dará pie al resto de la novela, y que a su vez precisa de otros tantos personajes con los que completar la escenografía. Probablemente por encima de todas las figuras que intervienen, destaque el matrimonio Blackwood, del que poco se puede decir más allá del entorno misterioso e inquietante que los envuelve, para así mantener la esencia de la intriga a los futuros lectores.

Los crímenes mudos evoluciona paulatinamente desde lo que podría considerarse como novela negra, hacia una historia donde el componente fantástico y sobrenatural terminan por cobrar protagonismo. No deja de ser una mezcla singular, pero que funciona sin problemas hasta el mismo cierre, siempre y cuando el lector se enfrente a ella sin ideas preconcebidas. Es difícil encontrar una etiqueta bajo la cual se pueda incluir la novela, por lo que la mejor opción es adentrarse en ella para desenmarañar los entresijos de esta original historia. Eugenio Prados emplea en su propuesta literaria un estilo sencillo en el que el diálogo aparece como punto fundamental para el progreso de la narración. Por medio de capítulos breves y de mínimos pasajes descriptivos, el autor consigue dar al relato un ritmo ágil, que a su vez implica la sucesión incesante de acontecimientos; todo ello aderezado con algunos giros argumentales que invitan a continuar la lectura hasta su resolución definitiva. Si alguna tacha se le puede poner a esta aventura es que se presenta como la primera parte de una futura serie, por lo que, a pesar de ofrecer un final que podría considerarse cerrado, algunas preguntas quedan en el aire una vez que el lector devora las últimas páginas. Una estrategia que puede funcionar de cara a la segunda entrega, anunciada por el propio escritor en un breve aviso que se incluye como punto y final de este título.

Los crímenes mudos. Distrito de Starkhell, de Eugenio Prados, intenta abrirse camino en el mundo editorial con una propuesta novedosa, en la que el crimen y la corrupción se sitúan en la base de la novela, pero que no es más que una excusa para desarrollar una intriga más compleja que mantiene al lector en alerta hasta el descubrimiento de las últimas claves. A pesar de que no se profundiza en el interior de los personajes, el perfil de cada uno de ellos posee los rasgos suficientes para hacer de este libro una lectura amena con la que desconectar en pleno hastío veraniego. Enciende el ventilador, ponte cómodo y olvídate de las preocupaciones. Philip y Donald velarán por tus inquietudes sin dejar huellas. Garantizado.

Muchas gracias a Eugenio Prados por el ejemplar facilitado

32 comentarios:

  1. ¡Menuda buena pinta! Novela negra, misterio y terror, todo lo que nos gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A ver si esta novela es finalmente de vuestro agrado! Espero que sí. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Tiene muy buena pinta, lo apunto. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tengas en cuenta esta publicación. Gracias a ti por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  3. bueno pues tiene cosas que me atraen y otras que no demasiado, no soy muy aficionada a fantasía y que evolucione hacía ahí no me entusiasma, aunque lo que menos me gusta es que forme parte de una serie
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo considero como fantasía, más bien un leve toque sobrenatural. Pero quién sabe, lo mismo tiene una justificación racional en próximas entregas. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Qué mezcla tiene este libro! Y parece que todo en buenas dosis. Apuntado me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mezcla muy curiosa. Me resultaba rara al principio, pero finalmente la he disfrutado. Si la lees, cuéntame tus impresiones. ¡Un beso!

      Eliminar
  5. No conocía el libro. Pero no me asusta el componente sobrenatural en los libros y menos en la novela negra o de intriga (al menos desde que descubría Connolly)
    Me lo apunto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, mi primera experiencia con Connolly no fue muy buena, pero tengo que volver a probar. ¡Un beso!

      Eliminar
  6. A mí ese aspecto sobrenatural si que me llama pero en la valoración general de la novela no sabría que decirte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes probar a leer las primeras páginas, a ver si te engancha. Desde Amazon puedes consultar un extracto gratuito. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Buenas esta si me la apunto, aunque no estoy mucho por la negra en general porque no me suele sorprender dado que está mezclado con terror y si es un género que me llama ha despertado mi curiosidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá esa curiosidad que ha suscitado en ti acabe en una lectura recomendable. ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Huy, me gusta eso de que te mantenga en alerta hasta el final. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si pasará con todos los lectores, pero conmigo lo ha logrado. ¡Un beso!

      Eliminar
  9. Me gustan este tipo de libros =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues adelante con él! Otro beso para ti.

      Eliminar
  10. No conocía el libro pero lo veo muy original y creo que me puede gustar mucho, me lo apunto ^^

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que has tomado nota de este título. ¡Ojalá nos cuentes pronto! Un beso.

      Eliminar
  11. Leí hace nada otra novela del autor y la disfruté un montón.
    Me la anoto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya vienes con opiniones favorables de otra novela, tal y como vi en tu blog, sólo te queda seguir el camino. ¡Un beso!

      Eliminar
  12. Me la apunto. Me parece una apuesta interesante, y parece quete ha gustado, así que me fío de tí, que ya tenemos algunas coincidencias.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, si finalmente no te convence, puedes venir a reclamarme. :P ¡Un beso!

      Eliminar
  13. Es una mezcla de géneros interesante y nunca la había visto así. Puede que me la apunte, pero tendría que aprovechar un rato de absoluta paz para leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenta encontrar ese momento, así tendrás oportunidad de descubrir de primera mano esta novela. ¡Saludos!

      Eliminar
  14. me alegro que la disfrutaras, y en realidad es pequeña (169 páginas). Yo no me la anoto porque estos géneros no son de mis preferidos.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Ale! Otro beso para ti.

      Eliminar
  15. No sé que decirte, me parece que no es mucho de mis gustos sobretodo por la parte más fantástica tirando a terror. Esta vez la dejo pasar pero me alegro que la disfrutaras. Yo también debería leer un montón de libros que llevan años en la estantería.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo lo mismo, Marga: vivimos siempre con una eterna lista de pendientes a nuestras espaldas, pero no sabríamos vivir sin ella. :) ¡Un beso!

      Eliminar
  16. La parte negra me atrae pero la sobrenatural me echa para atrás. Creo que la dejare pasar
    Besos

    ResponderEliminar