31 de diciembre de 2012

"PervertiDos", de Varios Autores.

El Marqués de Sade enumera en su obra toda clase de perversas formas de someter al otro para satisfacer nuestro placer, formas que, probablemente, hoy no contarían con el beneplácito de sus pobres e indefensas víctimas. Obviando la doble moral imperante que nos impide mostrar públicamente nuestras inquietudes privadas, PervertiDos propone, a través de una serie de transgresores relatos, nuevas formas para enriquecer nuestras relaciones. Ahondando en ese espacio común de juegos y deseos, este libro nos ofrece un variopinto catálogo de propuestas lúbricas como la enterolagnia, el troulesismo o la anortografofilia, para descubrir el atractivo de las colonoscopias, las mentiras o las faltas de ortografía. Más de setenta autores, entre escritores e ilustradores, aportan su imaginación, y seguramente alguno sus propias e inconfesables experiencias. En este nuevo volumen de parafilias ilustradas […] invitan al lector a compartir una colección de relatos e ilustraciones en la que, al contrario de lo que sucedía en la obra del Marqués, la obsesión ya no se ejerce contra sino con el otro; donde a veces el daño se provoca para compartir el goce y en la que no se tiende tanto a usar al otro como a buscar a medias el placer.

Contraportada | Ediciones Traspiés | 1ª edición | 2012 | 94 pp.

Hace ya varios meses, poco antes de la llegada del verano, os hablé de una de las publicaciones más conocidas del sello Vagamundos, Perversiones, o lo que es lo mismo, una compilación de pequeños relatos que aportaban una nueva visión sobre las parafilias más ocultas del ser humano [reseña]. Por aquel entonces, acababa de publicarse PervertiDos, segunda entrega de estas «desviaciones» —entrecomillado, pues ya sabéis el amplio debate al que se presta el término—. De nuevo, como ya apunté en aquella entrada, el lector se enfrenta a textos que se leen sin respiro, deseoso de seguir sorprendiéndose, bien por la originalidad depositada en pocas líneas, bien por los insospechados límites que cobran vida en cada una de las prácticas sexuales, a veces ilustradas para hacer más cercana la experiencia. Sin duda, otro acierto para la editorial.

Sergi Bellver, en el prólogo titulado «De la muerte, el otro y los delfines», resume la esencia de esta nueva publicación, destacando lo distintivo con respecto a su predecesora: «[…] en la segunda convocatoria de este catálogo de parafilias ilustradas, hemos movido el foco desde las Perversiones hacia los Pervertidos, es decir, hemos intentado ahondar en todos esos espacios comunes de juego y deseo entre dos o más individuos y desde su punto de vista, en vez de limitarnos a hacer un nuevo recuento de conductas y costumbres sexuales que no serían precisamente motivo de charla en la sobremesa familiar» (p. 7). Más adelante señala: «El perfil de los “pervertidos” es diverso y, si bien la búsqueda de determinada escenografía y de cierta sensación de riesgo o de control suele estar presente, los hay atormentados o neuróticos, pero también satisfechos o refinados. Y esa es la senda que en este libro nos ha apetecido seguir, la de los Pervertidos encantados de haberse conocido y, sobre todo, de conocer a otros con los que poder jugar al deseo con sus propias reglas» (p. 8).

En estas pocas palabras se recogen el sentido y la finalidad de cada una de las narraciones, donde hombres y mujeres se muestran ansiosos por satisfacer sus instintos. La brevedad de los relatos no es un impedimento para detallar las parafilias, pues son capaces de contar, en no más de una página, historias completas que impactan y sorprenden al ávido lector. Aun así, la amplia variedad de «perversiones» que se alejan de lo convencional, aporta a su vez un vasto abanico de perspectivas inimaginables de la sexualidad en múltiples niveles, cumpliendo de esta manera el objetivo marcado en los prolegómenos de la obra. En este marco, insistiendo en mis reflexiones para el primer catálogo, «cualquier lector [...] debe llegar a ellas siendo plenamente consciente de que va a encontrar un producto novedoso, a ratos inquietante, donde el pudor queda completamente aniquilado».

¿Es posible obtener placer por el simple hecho de volar? ¿Perseguir el estímulo sexual por medio de la limpieza y la higiene? ¿Sentir atracción por visualizar el interior de los intestinos en una colonoscopia? ¿O alcanzar el clímax haciendo uso de la mentira? PervertiDos, en poco menos de cien páginas, confirma cada una de estas cuestiones, así como otros tantos límites rebasados. Quizás la mejor manera de ilustrar la senda que siguen estas creaciones se encuentre en anotar algunos apuntes sobre aquellos textos que han captado mi atención en una primera lectura: «Cocina de autor», de Victoria R. Gil, donde se funden la poesía y la antropofilia («Corazón de frutos rojos, lecho de nalgas, muslos en carpaccio», p. 13); «Una gran oportunidad», de Manuel Astur, pasiones que sobreviven tras un cataclismo; «Lección de anatomía», de Luis Morales, tareas inacabadas más allá de la muerte; «Simbiosis», de Javier Serrano, cuando los caracoles y las hormigas también tienen algo que decir; «Deseo lítico», de Teresa Hernández, canon escultural y belleza del instante detenido; «Las visitadoras», de Martín Gardella, muñecas inanimadas que buscan satisfacer su lujuria; «Lágrimas», de Paula Lapido, o el llanto como estímulo. Además de los mencionados, quiero destacar el titulado «Vicio lector», de Fuensanta Niñirola, por su capacidad de engarzar personajes literarios conocidos con la óptica sexual que planea en cada fragmento. Reproduzco, para finalizar, un breve fragmento de este relato, una pequeña joya que muestra la originalidad de PervertiDos, y que seguro consigue captar a todos los amantes —en cualquier sentido, desviado o no— de las letras:
Decidí pasar cien años disfrutando con la familia Buendía, ¡allí pasó de todo! Conocí a Pedro Páramo y a la tía Julia de mi amigo Mario. Me di una vuelta por Yoknapatawpha, para saber de los Sutpen. Después de pasar cuatro tomos en Alejandría gozando con Justine, el tartamudo Claudio me presentó a toda su familia romana. ¡Menudas piezas! Años después contacté con la gente de Smiley, repitiendo placer; disfruté con un amigo americano, Ripley. […] Me consoló un tal Bilbo, sumergiéndome durante tres volúmenes en la Tierra Media, donde el atractivo Aragorn me hizo pasar veladas inolvidables. No sigo, pero hay más […]. (p. 70)


          [Reseña nº 25 del desafío «25 obras escritas en español»]          

34 comentarios:

  1. Juas, miedo me daría sumergirme en algunas de esas oscuras aventuras, pero el párrafo final sí invita a una sonrisa ;o)
    Gracias por la visita y feliz fin de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babel, creo que si todos leyésemos esta colección de relatos, estoy convencido de que la gran mayoría de los lectores elegirían "Vicio lector" como su favorito. ¡Gracias a ti por tu comentario! ¡Feliz año!

      Eliminar
  2. Hola Jesús. Yo, desde luego, me reservo las lecturas para mañana; así que mi visita de hoy se presenta más como una forma de desearte un feliz año de 2013 lleno de sueños cumplidos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscatio, ¡feliz año también para ti! Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Intestinos en una colonoscopia? Desde luego, originalidad no le falta a los libros de esta colección. Lo tengo pendiente todavía, a ver si el 2013 me trae energías renovadas y leo todo lo que tengo pendiente. ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca de Winter, precisamente originalidad es lo que sobra en estas páginas. Seguro que encuentras el momento para esta publicación. ¡Feliz año también para ti! Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Feliz Año Jesús! El último párrafo me ha encantado, describe una trayectoria similar a la mía de este año, con Faulkner incluido, un cúmulo de satisfacciones. Que tengas un año genial y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi Barzilai, ¡feliz año también para ti! El relato del que he extraído ese párrafo es magnífico. Antes de esas líneas hay otras referencias literarias. También he evitado las que siguen al fragmento, para no desvelar la sorpresa final. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Una reseña tremenda que desde luego invita a la lectura de este libro. Que tengas un feliz año Jesús!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ¡mil gracias por tus palabras! Y por supuesto, ¡feliz año también para ti!

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu reseña, Jesús. la verdad que este libro tiene buena pinta por raro, estravagante y distinto.
    Lo apunto.
    ¡Feliz año!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, muchísimas gracias por tus palabras. PervertiDos tiene en sus páginas muchas rarezas y extravagancias, sin dudas, de ahí su innegable originalidad. ¡Feliz año!

      Eliminar
  7. Has despertado mi curiosidad, sobre todo ese último párrafo dedicado a los amantes obsesos de los libros y las letras.
    ¡¡Feliz año nuevo, Jesús!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jara, como le he comentado a Yossi, el relato es más largo, pero no he querido desvelar la esencia del mismo. Eso sí, sabía que las líneas que he reproducido más arriba llamarían la atención de muchos lectores. ¡Feliz 2013!

      Eliminar
  8. Una lectura curiosa que habrá que tener en cuenta.
    Feliz año 2013
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enzo, ¡feliz año también para ti! Un abrazo.

      Eliminar
  9. La verdad es que por ciertas preguntas más que una "guía de perversiones" más parece un libro un tanto cómico, aunque no puedo dejar de sentir interés por su introducción en el Señor de los Anillos. ¡Quién iba a decir que se les podía incluir dentro de las perversiones!
    Verdaderamente interesante.
    Feliz entrada de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, llevas razón, algunas cuestiones pueden conducir a ese pensamiento. Sin embargo, la lectura de estas perversiones hacen que en muchos casos la comicidad quede completamente anulada. ¡Si es que hay mucha originalidad en este catálogo! ¡Feliz año!

      Eliminar
  10. Un libro que me espera en la estantería y que necesita encontrar su momento adecuado para ser leído... Feliz Año Nuevo! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, ya nos contarás sobre tus impresiones. Estaré atento. ¡Feliz 2013!

      Eliminar
  11. Lo tengo pendiente de llegar para leer, así que ya te iré contando.
    Feliz Año Nuevo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientrasleo, sabes que me encantan tus reseñas, así que quedo a la espera de que nos cuentes. ¡Feliz año!

      Eliminar
  12. La verdad es que es, cuando menos, curioso. Ay, ya me gustaría a mí pasar veladas inolvidables con Aragorn, jajajaja. ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe, ¡en muchos casos, excesivamente curiosos! Si es que Aragorn traía de cabeza a Gondor, Rivendel y a gran parte de la Tierra Media, jajajaja. ¡Feliz año!

      Eliminar
  13. No me llama, estoy buscando un libro de relatos pero este no será. Feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fesaro, ya nos contarás qué relatos seleccionas finalmente. ¡Feliz 2013!

      Eliminar
  14. Buena reseña!!
    Me llama la atención, tiene pinta de ser una lectura bastante curiosa =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, ¡gracias por tus palabras! Una lectura excesivamente curiosa, sin duda. ¡Besos!

      Eliminar
  15. OHHH! se ve curiosiismo este libro! si que lo leeria vamos!
    feliz 2013 ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liz, ojalá tengas oportunidad de leerlo. ¡Feliz año!

      Eliminar
  16. Si no fuera por tu reseña no me habría interesado...la verdad es que se ve curioso y diferente jejeje
    Un beso y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lesincele, ¡gracias por tu comentario! ¡Y feliz 2013!

      Eliminar
  17. Parece interesante pero no me llama lo suficiente ^^

    Feliz año!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi rincón de los sueños, no pasa nada, a buscar otras lecturas que te llenes. ¡Feliz año también para ti!

      Eliminar