6 de julio de 2012

"El misterioso caso de la peste negra", de Eduard Mira.

Génova, 1373. Corbino, un pícaro portuario, conoce a Godofredo Chaucer, a quien servirá como criado y será su confidente durante el resto de su vida. Ambos vivirán lances, con tintes de misterio y aventura, que les llevarán a conocer y desvelar los orígenes del gran enigma europeo del siglo XIV: el origen de la peste negra. La gran epidemia de peste recorre una Europa inmersa en la Guerra de los Cien Años, el Cisma de Occidente y las revueltas sociales. No se sabe cómo se transmite la enfermedad, pero los judíos son acusados de propagación, y sus barrios acaban siendo asaltados a sangre y a fuego. Chaucer recibe, en su casa junto al Támesis, mensajes cifrados de un antiguo colega, un converso de origen sefardita, que le revelan peligrosos secretos y descubrimientos hechos por él en el curso de un periplo, entre real y literario, por Londres y los estados de la Corona de Aragón, Cerdeña, Sicilia, Nápoles, el Báltico, Baviera, el Mar Negro e, incluso, Constantinopla y el Asía interior. Una novela apasionante que le permitirá alternar con marineros de rumbo incierto, frailes errantes, poetas y hasta el constructor del palacio de Westminster, en un entorno de misterio, secretos e intrigas políticas internacionales. 

Contraportada | Nowtilus | 1ª edición | Abril 2012 | 189 pp.

El pasado mes de febrero recibí un correo electrónico de la editorial Nowtilus, proyecto dedicado fundamentalmente a la divulgación histórica de nuestra cultura, pero que encuentra también dentro de su línea de publicaciones un espacio para difundir textos literarios. La propuesta que llegó hasta La Caverna Literaria estaba formada por dos títulos: una edición revisada y adaptada al castellano moderno del Amadís de Gaula, y la primera entrega de las Aventuras y desventuras de Godofredo Chaucer, titulada El misterioso caso de la peste negra, creada por Eduard Mira, doctor en Geografía e Historia y miembro de la Academia Valenciana de la Lengua. Es esta última novela la que os presento en esta entrada, un relato con un estilo poco habitual, en el que el contexto histórico eleva su protagonismo hasta engullir por momentos al discurso literario.Desde aquí, mi agradecimiento a la editorial.

El misterioso caso de la peste negra comienza con un proemio narrado en primera persona en el que Isabel de Loris presenta las primeras claves de la aventura: biznieta del pícaro Corbino —que aparecerá en la ficción como ayudante y compañero de Godofredo Chaucer— y de Argentina III, se prepara para contar un importante secreto que «ha ido transmitiéndose a modo de arcano y de madre a hija durante tres generaciones», el cual decide poner por escrito al no haber tenido una descendencia que garantice la herencia del clandestino mensaje. Aun así, necesita ampliar su justificación sobre la decisión tomada sobre el juramento familiar: «He preferido poner en boca de mi bisabuelo Corbino estas páginas, pues fue él quien las vivió […]. Como bien decía don Godofredo Chaucer, lo oído, lo visto, lo olido, lo gustado, lo palpado y lo leído se amalgaman en la mente para dar unas mixturas que acaso tengan poco en común con los simples que las constituyeron y que, una vez adobadas, son propiedad de su autor y del mundo; no pueden ser ya un secreto para nadie» (pp. 13-14). En sus palabras introductorias refleja también su erudición y su formación literaria, hecho que se evidencia en el cuidado lenguaje que se mantiene a lo largo de la narración.

Dejada atrás esta primera toma de contacto con la novela, el lector se inmiscuye de inmediato en la amistad entre Godofredo Chaucer y Corbino, verdaderos artífices de este episodio. El primero de ellos, conocido escritor y astrónomo inglés, aparece como mentor y guía del segundo, aportando continuamente sus conocimientos sobre materias varias como base para el desarrollo argumental. De hecho, no faltan las referencias en la novela a ambas facetas del poeta londinense a través de numerosas alusiones a los famosos Cuentos de Canterbury y al Tratado del astrolabio. El conjunto queda puesto a disposición del tema que da título a la publicación: averiguar el origen y la constante propagación de la mayor pandemia sufrida en el siglo XIV, que causó la muerte de millones de personas a lo largo de todo el territorio europeo. Para ello, el autor pone en juego vínculos epistolares, mensajes cifrados, conocimientos astronómicos, habladurías y acusaciones inquisitoriales, en una peculiar mezcla de realidad y ficción en la que no falta un interesante toque mágico. 

En este proceso, El misterioso caso de la peste negra consigue una mayor verosimilitud tanto por las mencionadas referencias extraliterarias como por el uso de un lenguaje arcaizante que, si bien puede resultar engorroso en un principio para determinados lectores, termina por no ser un problema para el seguimiento de la trama; de hecho, puede apuntarse como una de los logros más destacados del texto. No obstante, existen otros puntos que no terminan de favorecer a esta primera entrega de las Aventuras y desventuras de Godofredo Chaucer. Desde mi perspectiva, lo relatado aquí responde levemente al título dado a la colección, pues aunque no faltan lances e incidentes que lo justifiquen, existe cierto estatismo en los protagonistas, que suele romperse en beneficio de este lema cuando evocan hechos pretéritos o pasajes llegados por otras vías ajenas a los personajes. Aun así, teniendo en cuenta que el mencionado título abarcará a otras tantas publicaciones, es posible que quede bien recogido el conjunto, quedando esta primera parte como un exordio de lo que está por llegar, a pesar de contar con una investigación concreta. Esta última se presenta como El misterioso caso de la peste negra, y es donde encuentro el segundo obstáculo. Aunque sí es cierto que el lector va a encontrar el planteamiento y las respuestas necesarias sobre el asunto, surgen dos escollos que dificultan la intriga: por un lado, la introducción de las cuestiones relativas a la epidemia tardan en llegar, pudiendo dar la sensación de preámbulos excesivos; por otro, si existe una base mínima en los conocimientos del lector sobre esta parcela histórica, pocas sorpresas puede esperar hasta las últimas páginas, a pesar de que el análisis esté perfectamente engarzado con la ficción.

El misterioso caso de la peste negra, primera entrega de las Aventuras y desventuras de Godofredo Chaucer, se presenta como una propuesta interesante con la que Eduard Mira ha querido novelizar una de las etapas más oscuras de Europa, a través de las vicisitudes de uno de los escritores ingleses de mayor influencia en la literatura de siglos posteriores. En el camino, numerosos personajes reales y ficticios refuerzan el hilo argumental para ofrecer perspectivas verosímiles sobre la propagación de la «muerte negra»; no obstante, será el acompañante de Chaucer, Corbino, el que acabe convirtiéndose en muchos momentos en el gran atractivo del relato. Un estilo rebuscado, aunque acertado para la concepción de la obra, que se pone al servicio de una trama en la que se ha echado en falta otro giro de tuerca con el que sacar mayor partido a la ficción más allá del rigor histórico. 


[Reseña nº 10 del desafío «25 obras escritas en español»]

28 comentarios:

  1. ¡Me gusta! Va a la lista de libros por leer!
    Te sigo y me iré pasando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta novela aunque sospecho que esta obra no es para mí. Eso sí, muy buena tu reseña

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco la conocía, pero parece que habrá que ponerle remedio. Besillos

    ResponderEliminar
  4. Buenísima reseña, aunque esta vez no me llama mucho esta novela. No es el tipo de lectura que ahora mismo busco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola! No es exactamente el tipo de libros que estoy leyendo ahora, pero está bien conocerlo :D gracias por la reseña! Besos, nos leemos!

    ResponderEliminar
  6. Bueno Jesús, este sí que tiene muchos componentes históricos y además muy interesantes, a mí me gustaría leerlo, aparte la trama es muy interesante. Lo tengo en cuenta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta la tengo que buscar sí o sí. Estoy segura de que me encantará, el tema me apasiona.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el tema de la peste negra...y encima es histórica. Vamos que añado uno más a mi lista.
    Gracias por el descubrimiento.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el tema historico ;) ando leyendo a Defoe ;)
    besos!

    ResponderEliminar
  10. Pues no conocía el libro ni la editorial. Voy a echar un vistazo por su web a ver qué encuentro. Gracias por la info.

    ResponderEliminar
  11. Es una propuesta interesante, quizás más adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Huy, pues no me sonaban ni el título ni el autor; lástima que le haya faltado ese giro más de tuerca...

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu reseña, de verdad. El libro lo había visto y me tenía itrigada pero poco sabía de él hasta ahora.

    ResponderEliminar
  14. Me llama la atención, pero creo que lo dejo pasar. Tengo dos semanas libres por "vacaciones" de invierno, y ya están más que copadas con títulos, jejeje
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Me llamó la atención cuando lo vi en el catálogo de la editorial, si no hubiera tenido tanto por leer me habría animado, tendré que esperar a despejar un poco mis pendientes
    besos

    ResponderEliminar
  16. Una propuesta muy interesante. Las dos obras tienen una pinta estupenda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Buena reseña!
    Aunque no está entre mis pendientes, lo tendré en cuenta para futuras lecturas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado esta reseña, es bastante buena, aunque debo decir que el libro no me atrae mucho. Así pasa, hay reseñas mejores que los propios libros de que tratan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. No lo conocía, parece interesante! Saludos

    ResponderEliminar
  20. Trotalibros, muchas gracias por pasarte. Por cierto, ¿hay algún problema con tu blog? Me dice que ha sido borrado. ¡Espero que vuelva a la carga! Un saludo.

    Albanta, ¡muchas gracias por tus palabras! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Marilú Cuentalibros, ya nos contarás si finalmente te animas. Un beso.

    Margari, ¡gracias por tu comentario! Aunque ahora no sea el momento, a ver si más adelante te animas, me encantaría poder contrastar mis observaciones con alguien más. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  22. Hikari, ¡muchas gracias a ti por pararte a leer la reseña! Un saludo.

    Yossi Barzilai, si te gusta que haya bastante contenido histórico con un constante rigor, este es tu libro, sin duda. Si finalmente te animas, aquí estaré para leer tu opinión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Shaka Lectora, ¡pues adelante con él! Un beso.

    Lesincele, las gracias a ti por detenerte en la reseña. Esperaré con ganas tus impresiones sobre esta novela. Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Liz, ¡pues todavía no he leído nada de Defoe! Estaré atento a la reseña que hagas. Saludos.

    Locura de lectura, espero que la editorial sea de tu interés. Te apasionará sobre todo si te atrae la Historia. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Laky, ojalá te animes, tus reseñas son muy completas, así que me encantaría conocer tus impresiones. ¡Besos!

    Espe, yo tampoco tenía datos sobre ellos hasta que la editorial contactó conmigo. La verdad es que ha sido una pena esos contrapuntos que he encontrado, pues el planteamiento de la novela es impecable. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Rebeca de Winter, ¡muchísimas gracias por tus palabras! Me alegra saber que gracias a esta reseña ahora dispones de más información. ¡Besos!

    Pablo, pues entonces sólo me queda decirte... ¡felices vacaciones! Ya nos irás contando sobre las lecturas seleccionadas para este descanso. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  27. Tatty, estoy convencido de que antes o después acabarás leyéndolo, es una intuición. ¡Besos!

    Pakiko, ¡gracias por tus palabras! Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Shorby, ¡muchas gracias por tu comentario! Un abrazo.

    Leo y reseño, muchísimas gracias por tus palabras, pues comentarios como este hacen que todo esto cobre sentido. Gracias, de verdad. Un abrazo.

    Cartafol, si te animas, aquí estaré para conocer tu opinión. ¡Saludos!

    ResponderEliminar