27 de marzo de 2012

"Una sombra en Pekín", de José Ángel Cilleruelo.

Siempre en las viejas fábulas seduce la virtud de encarar los asuntos más hondos del alma desde la sencillez de la vida de los animales. Una sombra en Pekín hereda aquella transparencia, la sorpresa y el candor de los antiguos fabulistas para hablar, ahora, de la gran ciudad, de la soledad y del paso del tiempo con personajes de carne y papel que tienen nombres de animal: la tortuga, cuya fortuna arruinó un tiburón, que ama a una rana y desama a una paloma. En la época indefinida donde ocurren los cuentos, en un país —China— tan lejano en los mapas como inmediato en los sentimientos, un anciano afinador de pianos describe con la caligrafía de su presente el vacío que ha sido su vida desde que salió de su pequeña ciudad para emigrar a la metrópoli. Una fábula que recurre a la ambientación más distante para dibujar con mayor exactitud el retrato de nuestro tiempo.

Contraportada | Ediciones Traspiés - Vagamundos | 1ª edición | 2011 | 94 pp.

El pasado mes de febrero, gracias a la editorial Traspiés, y en colaboración con los espacios literarios El universo de los libros, De todo un poco, Libros que voy leyendo y Cazando estrellas, La Caverna Literaria puso en marcha la lectura conjunta de Una sombra en Pekín, texto de José Ángel Cilleruelo y con ilustraciones de Juan Gonzalo Lerma. Durante este mes y hasta el próximo 10 de abril se irán publicando las reseñas de los participantes, con las que se podrá hacer la valoración general de esta iniciativa. Por mi parte, ha sido una grata experiencia, al encontrar en este breve relato una auténtica joya cargada de sentimientos y emociones con los que realizar un análisis de una sociedad que, continuamente en progreso, se resiste en ocasiones a situar el candor humano como uno de sus valores principales.

«Voy a hablar del joven Shā Yú sin rencor, aunque con la mano izquierda tenga que sostener el pañuelo apretado en mi frente para cortar la hemorragia. De vez en cuando, una gotita escapa; noto cómo se lanza por el tobogán del tabique nasal y se despeña contra el cuaderno en el que quiero hablar del inicio de todo cuanto ahora acaba, en este vertedero. Lo haré sin rabia, porque ni de la herida, ni del anciano en el que me he convertido puede tener la culpa alguien que ya ha muerto» (p. 9). Así da comienzo la narración, unas cuantas líneas que aúnan varios elementos esenciales para el desarrollo del relato, y cuyas claves encontrará el lector a medida que avance la historia, teniendo que esperar incluso hasta las últimas páginas para obtener la imagen completa del cuadro. El protagonista, encargado de contar su propia vida palabra tras palabra, divide sus experiencias en dos hilos temporales distintos: por un lado, el que da comienzo a la aventura, el presente que sólo le devuelve una vejez vacía entre despojos; por otro, sus vivencias desde la infancia, las ilusiones y los desengaños encontrados en el camino, hasta que el pasado confluye con el momento actual.

Entre unos recuerdos y otros, perfectamente complementados, el lector conoce la manera en que el narrador, desde muy joven, dedicó sus días a la afinación de pianos, un destino inesperado que acabó siendo posible gracias a la Casa Grande de Láng, regentada por el señor Xī Niú y responsable de la llegada al pueblo, por vez primera, de este instrumento. No obstante, el destino siempre se muestra caprichoso, y la ostentación de la familia acaba en la venta de la apreciada finca por las deudas de Xī Bei, hijo del propietario. Las sorpresas no tardan en hacer acto de presencia entre los vecinos de Láng, al descubrir que Shā Yú padre ha comprado la propiedad, pues la población al completo consideraba que nadie disponía del capital necesario para tal adquisición. Con este cambio, la prosperidad en los negocios de Shā Yú, y la aparición en la ciudad del primer piano electrónico —siempre afinado—, comienzan las desavenencias del protagonista.

La lectura de Una sombra en Pekín ofrece continuamente una magistral mezcla de luces y sombras, de ascensos inesperados y de caídas estrepitosas, de narraciones desgarradas y de evocaciones poéticas. El espíritu de la fábula clásica que sobrevuela durante el mágico relato hace que el lector identifique a los personajes con roles marcados, inconfundibles, logrando con esta técnica uno de los puntos enriquecedores de la obra. Además, siguiendo con la tradición del género, la enseñanza en unos casos, el mensaje moralizante en otros, también tienen su lugar en los párrafos finales, permitiendo así una valoración de conjunto del texto no sólo como obra literaria, sino como lección de vida. En otras palabras, un relato que no deja nada a la indiferencia, que se impregna de la suavidad del tono melódico de aquellas notas olvidadas, y que toca la sensibilidad con un dolor que se acaba sintiendo como propio. Las verdaderas joyas no precisan de excesos, y aquí queda demostrado.

«Cuánto me alegro ahora de que años más tarde, el día en el que decidí zanjar para siempre la inutilidad de un cuaderno con las hojas vacías dedicándolo a solucionar en él las cuentas cotidianas —el salario en la columna de la izquierda, los gastos, en la de la derecha— no conseguí encontrarlo, extraviado entre mis escasas pertenencias. En verdad, cómo iba a servir para cálculos si estaba destinado, desde que me lo entregó aquel artesano, a narrar dónde empezó todo a torcerse. Las páginas de este cuaderno habían sido anudadas para que en él se hablara del joven Shā Yú. Ya sin rencor» (p. 14)

Valoración: 10 / 10

[Reseña nº 4 del desafío «25 obras escritas en español»]


LISTA DE RESEÑAS UNA SOMBRA EN PEKÍN

31 comentarios:

  1. La verdad es que no soy muy fan de los relatos, pero la reseña me ha gustado mucho. Lo apuntaré en mi lista de pendientes :-)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu reseña. Me ha parecido tan poética como el libro reseñado. Felicidades Jesús!

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente reseña! La verdad es que desde que leí la reseña que le hicieron a este libro en otro blog que ando con ganas de leer la historia, sobre todo porque es una fábula moderna y, al parecer, predomina un lenguaje muy bueno.

    Saludos! ^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Estupenda (como siempre)! A mí me pasa como al lector indiscreto. Al principio he optado por no apuntarme al sorteo y respectiva lectura conjunta, porque la sinopsis no me llamó demasiado la atención, y además necesitaba un respiro de las iniciativas llevadas a cabo el mes de febrero. Ahora veo que probablemente he cometido un error. Todas y cada una de las opiniones que se han publicado son muy llamativas.

    ResponderEliminar
  5. ¡Fantástica reseña Jesús! Con la que tengo que estar completamente de acuerdo. Este relato me encantó, una auténtica joyita.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reseña!! =)
    Me apetece bastante leerlo, me estáis poniendo los dientes largos jejeje

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Qué bonita reseña, a mí también me ha gustado esta lectura mucho, a ver si consigo encontrar un hueco para publicar la reseña
    besos

    ResponderEliminar
  8. Me estoy arrepintiendo ahora de no haberme apuntado a la lectura conjunta. En fin, a ver si lo busco en mi biblioteca.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de que también lo hayas disfrutado, es una reseña preciosa!!!

    ResponderEliminar
  10. Madre mía, no sé qué voy a decir yo después de leer tu reseña. ¡Fantástica! A ver si la puedo publicar en unos días. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ya he leido otras reseñas de este libro y veo que a ti tambien te ha encantado, habrá que tenerlo en cuenta, besos
    Silvia

    ResponderEliminar
  12. Parece un buen libro, por lo que dices en la reseña, pero no me ha llamado mucho la atención. Tal vez leyéndolo me lleve una sorpresa, o me decepcione.

    ResponderEliminar
  13. Ya he visto varias reseñas de le lectura conjunta y viendo tu reseña y las demás, ya está requeteapuntado!
    Muy buena reseña por cierto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Un libro que merece mucho la pena, una deliciosa lectura de la que has hecho una estupenda reseña!
    Besos,

    ResponderEliminar
  15. He visto unas cuantas reseñas sobre este libro, todas buenas. Hay que leerlo, me ha gustado mucho la tuya. Muy personal.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me gusta tu reseña pero el libro no me ha gustado, no es de mi estilo, no sé ni que reseña hacer...

    ResponderEliminar
  17. Ya había leído alguna otra reseña pero en la tuya transmites una sensación mas honda, se nota que te ha emocionado su lectura y has despertado aún mas mi interés por él
    Apuntado queda a la espera de su momento.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Estaba esperando leer tu reseña, y veo que te ha gustado mucho. El libro se ve genial, y me gustaría leerlo pronto. Me salgo una semana de la blogosfera y ahora revisando las entradas de todos termino con una lista de libros anotados que llega a China, jejeje. La reseña perfecta, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¡Excelente reseña! me lo apunto (ayyyy esta lista infinita que además, parece que ya los que tengo en casa por leer se van volviendo también infinitos)
    un abrazo y gracias,
    Ale

    ResponderEliminar
  20. Guaaaauuuuu!! me alegra que te haya gustado tantoo!! un abrazo gigante!!

    ResponderEliminar
  21. Joven, cuando tenga usted un rato pásese por la taberna que le está esperando una sorpresa.

    ResponderEliminar
  22. Narayani, creo que a pesar de su brevedad podría gustarte. Un beso.

    Laky, ¡muchísimas gracias por tus palabras! He intentado plasmar en la reseña todas mis sensaciones con esta lectura. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  23. El lector indiscreto, gracias a ti también por tus palabras. Sin duda, el lenguaje y el estilo empleados son uno de los puntos fuertes de esta historia. ¡Un abrazo!

    Offuscatio, ¡gracias por tu comentario! Ojalá encuentres finalmente el momento para leer esta historia. Merece la pena. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Margari, ya vi que tú también disfrutaste de esta historia. ¡No es para menos! ¡Y gracias por tus palabras! Un beso.

    Shorby, ¡gracias por tu comentario! Como puedes imaginar, te animo a que lo leas. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Tatty, ¡gracias a ti también! He podido echarle un vistazo a tu reseña, y como siempre, ¡una gran entrada! Enhorabuena. ¡Un beso!

    Espe, espero que tengas la oportunidad de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  26. Meg, ¡muchísimas gracias! Un beso.

    Rebeca, ¡mil gracias por tu comentario! Como ya he podido comprobar, tu reseña salió adelante. ¡Buen análisis! Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Silvia, lo leí en un suspiro, ya no por su brevedad, sino por lo que cuenta y la manera de relatarlo. Una pequeña joya. Besos.

    Merlino, ojalá tengas oportunidad de leerlo, aunque sea para despejar esa duda que planteas en el comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Lesincele, ¡gracias por tus palabras! Me alegra leer que has tomado nota del título. ¡Un abrazo!

    Carmen, ¡y tanto que merece la pena! Mil gracias por tus palabras, y por ser una de las primeras en descubrirnos esta historia. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  29. Mientrasleo, espero que pronto puedas acercarte a sus páginas. ¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

    Cartafol, vaya, es una pena que no te haya convencido esta historia. Como ves, yo he disfrutado de principio a fin. Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Paloma, me ha encantado tu comentario, así que mi sincero agradecimiento por tus palabras. Además, me alegra saber que has tomado nota del título. Ojalá lo disfrutes tanto como yo. Un beso.

    Pablo, gracias a ti también por tus palabras. Como he comentado más arriba, para mí ha sido un gran descubrimiento. ¡Un abrazo!

    Ale, gracias por tus palabras. ¡Qué sería de nosotros sin esas listas interminables! No podemos vivir sin ellas. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Ismael, ¡otro abrazo enorme para ti! ¡Espero que ya estés plenamente recuperado!

    Espe, muchas gracias por el premio, de verdad. Un beso enorme.

    ResponderEliminar