11 de febrero de 2012

"La sombra del águila", de Arturo Pérez-Reverte.

La sombra del águila narra una historia de ficción basada en un hecho real: durante la campaña de Rusia de 1812, en un combate adverso para las tropas napoleónicas, un batallón de Infantería de Línea, formado por antiguos prisioneros españoles enrolados a la fuerza en el ejército francés, intenta desertar, pasándose a los rusos. Pero cuando están a punto de consumar la deserción, el Emperador, interpretando erróneamente su firme avance en el campo de batalla, lo toma por un acto de heroísmo y ordena una carga de caballería que tendrá imprevisibles consecuencias. Arturo Pérez-Reverte desvela, en un tono desgarrado, lúcido, divertido y trágico a un tiempo, una descarnada y mordaz visión de la guerra y la condición humana.

Contraportada | RBA Coleccionables - Alfaguara | 1999 | 154 pp.


El pasado mes de septiembre publiqué en La Caverna Literaria una encuesta para que todos los seguidores tuviesen la oportunidad de votar por la que sería mi próxima relectura. Novelas con grandes historias y títulos con recuerdos no muy favorables formaron la lista final, de la que salieron seleccionados Caperucita en Manhattan de Carmen Martín Gaite (59,65%), y La sombra del águila, de Arturo Pérez-Reverte (14,04%). A lo largo del mes de enero he vuelto a las páginas de ambos libros, y ahora llega el momento de transmitir mis impresiones. He decidido comenzar con la novela de Pérez-Reverte, cuya primera lectura realicé hace seis o siete años. Mis valoración en aquel momento fue bastante negativa, y aunque con la relectura no se situará entre las mejores historias del 2012, he conseguido dejar atrás la decepción que en esos días supuso para mí esta afrenta del ejército napoleónico.

Para mí, hay un hecho fundamente que se sitúa en la base del cambio en mi perspectiva sobre esta novela: cuando la leí por primera vez, casi nada sabía acerca de las Guerras Napoleónicas; a día de hoy, por azares del destino y decisiones que fui tomando sobre mi futuro, llevo varios años dedicándome al estudio de la literatura hispánica entre 1808 y 1814, periodo en el que se desarrolló lo que se conoce como Guerra de la Independencia española, y donde se firmó el nacimiento de las libertades con la Constitución de 1812 —de la que se cumplirán 200 años el próximo 19 de marzo—. Si bien el argumento de La sombra del águila está centrado en la campaña rusa de Bonaparte, ha sido más fácil colocar cada elemento de la historia en su sitio correspondiente, con la consecuente mejoría en mis impresiones.

No hay mucho que contar más allá de los datos aportados en la sinopsis. Arturo Pérez-Reverte construye su relato sobre una historia real en la que se vieron implicados miembros de las tropas españolas, rusas y francesas. Parte de estos frentes coinciden en Sbodonovo, reducto donde tendrá lugar la confusión que da pie al relato: el intento de deserción del Segundo Batallón del 326 Regimiento de Infantería de Línea del ejército español es interpretado por Napoleón Bonaparte como una afrenta heroica para combatir a los soldados rusos. A partir de aquí comienza el equívoco, creando situaciones muy curiosas en la convivencia de los diferentes bandos tras la contienda.

Tres son los méritos que destaco de esta novela corta: primero, la capacidad de Pérez-Reverte para dotar al relato de un toque humorístico para una anécdota desarrollada en un escenario bélico, algo que consigue tanto a través de las reflexiones del narrador como con la configuración de algunos personajes, como es el caso de Bonaparte («Nosotros lo llamábamos de otra manera. El Maldito Enano, por ejemplo. O Le Petit Cabrón», p. 10); segundo, el estilo ágil y ameno de la narración, gracias al cual el lector siente estar escuchando la historia, más que leyéndola; por último, la capacidad para mezclar la veracidad histórica con los elementos de ficción. No obstante, La sombra del águila sigue sin aportarme grandes alicientes, a pesar de que ahora, con el paso del tiempo, reconozco el mérito que se esconde tras el conflicto de Sbodonovo forjado en la imaginación de Pérez-Reverte.

La sombra del águila se presenta al lector como una novela corta en la que las adversidades de la guerra se mezclan magistralmente con la comicidad, puesta al servicio de unos personajes muy característicos, con los que es inevitable esbozar una sonrisa en muchos momentos de la trama. Aun así, no deja de ser una mera anécdota dentro de la literatura española, sin más aliciente que descubrir el desenlace del batallón tras el enfrentamiento. Por tanto, habrá que leer Un día de cólera o El asedio para seguir descubriendo la valentía —o la cobardía— de franceses y españoles, eso sí, ahora en tierras de Fernando VII.

Valoración: 3 / 5

[Reseña nº 1 del desafío «25 obras escritas en español»]

59 comentarios:

  1. Por lo que veo, a mí me gustó bastante más que a ti. Creo que le habría dado algún puntillo más de valoración. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espe, he disfrutado con la lectura, a pesar de que no me ha llenado, de ahí que haya tenido que reflejarlo en la nota de alguna manera. ¡Un beso!

      Eliminar
  2. De Pérez-Reverte sólo he leído la primera entrega de las aventuras de Alatriste y me encantó. Tengo ganas de volver a leerle, ya sea continuando con la saga o dando una oportunidad a alguna novela individual. Ya veré qué hago al final.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier, con esta son tres las novelas que he leído de Pérez-Reverte. Desde aquí te animo a la lectura de El club Dumas y La tabla de Flandes. Dos historias con las que disfruté muchísimo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. No me llama mucho este libro. También es que Pérez Reverte no me llama mucho, quitando sus Alatristes...Así que esta vez, este libro lo voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ya sabes que también tenemos que aprender a dejar pasar de vez en cuando algunos títulos. :) De todas formas, en caso de que algún día quieras leer a Pérez-Reverte, te recomiendo las dos novelas que menciono en el comentario superior. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Yo tampoco soy de Reverte, lo que si me gusta es la relectura. De vez en cuando cuando me canso de perseguir novedades, vuelvo a la estantería para recordar alguno de mis libros favoritos. He de decir que las segundas lecturas siempre me han aportado mas que la primera vez, aprecio mas los detalles.

    Un beso. Dolores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dolores, aunque no soy muy dado a las relecturas, siempre lega un momento en que me apetece volver a vivir la historia de un libro. Como bien comentas, las apreciaciones de los detalles suelen ser más enriquecedoras. Un beso.

      Eliminar
  5. Es curioso: en mis incursiones por distintos blogs estoy reviviendo algunas experiencias lectoras que hacen parte de mi pasado. Si a primera hora de la mañana, me he encontrado una reseña de Gabriel García Márquez, ahora aquí estás tú con la de Arturo Pérez-Reverte. De ambos autores he leído unicamente una obra: "Memorias de mis putas tristes" y "La reina del sur" respectivamente. La última me ha gustado bastante, pero creo que, tal como el libro que nos traes, sus novelas suelen abarcar algún período histórico que no me entusiasma demasiado. Respecto a la relectura, solo puedo decir que no es una actividad que lleve a cabo muy a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscatio, curioso que en el mismo día hayas podido rememorar lecturas pasadas a través de las visitas a los blogs. La reina del sur es un título que tengo en el punto de mira, pero tendrá que esperar, pues en casa tengo otras novelas de Pérez-Reverte esperando. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado muchísimo el enfoque de tu reseña. Verás, de Pérez-Reverte sólo he leído "El asedio", que veo que tienes pendiente y no te voy a quitar yo las ganas, pero a mí no me aportó nada, ni históricamente hablando ni como simple novela de entretenimiento, y maldije bastante la pasta que me gasté en el libro; no obstante son gustos personales y habrá a quien le guste. De manera que entre mi experiencia con el autor y lo que cuentas de esta novela, sinceramente la descarto, más por mi experiencia anterior que por tu reseña. Como una cosa no quita la otra, reconozco que Pérez-Reverte tiene un gran dominio de la palabra, pero para mí no es suficiente, la trama me tiene que convencer. De nuevo felicidades por tu reseña y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca, tengo que buscar aún el momento para leer El asedio. Es una historia que se desarrolla en la época que estudio, y en la zona en la que vivo, así que mi interés es máximo, sobre todo por saber cómo ha plasmado el autor los acontecimientos históricos. En mi caso, esperé a la edición de bolsillo, por ese miedo de no saber si me convencería. Ya os contaré cuando decida ponerme con esta aventura. ¡Muchas gracias por tus palabras! Un abrazo.

      Eliminar
  7. A mi no me da mas Perez Reverte, pero hablo con conocimiento de causa: a excepción de sus ultimas novedades me he leído casi todo, aunque me resulta muy pesado. Este en concreto no lo he leído, y me anima el hecho de que sea una novela corta. En fin, tal vez mas adelante, aunque vista tu puntuación no me hago demasiadas expectativas. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xula, si acudes al comentario de Espe (más arriba) o al de Isi (justo debajo de este), verás que hay lectores que sí han disfrutado mucho con esta novela. Yo también lo he hecho, aunque no tanto. Así que te animo a que la leas. Además, como bien dices, es corta, así que no perderás mucho tiempo en caso de que no te guste. ¡Un beso!

      Eliminar
  8. Ay qué pena qeu no te llegara a gustar tanto como a mí :) Yo es que me moría de la risa, bueno, solo al principio, claro!
    En todo caso, por lo menos te gustó más que la primera vez y es que claro, si conoces un poco la historia la cosa tiene otra perspectiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isi, las cosas como son, tiene momentos muy bueno. No olvidaré nunca a ese soldado enamorado de su superior. ¡Fantástico! O el tartamudeo de cierto personaje. Evidentemente, y a pesar de la nota final, he disfrutado mucho más en esta relectura. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Con libros de Pérez-Reverte tengo una relación de amor-odio, hay títulos con los que he disfrutado muchísimo y otros con los que no tanto. Éste es uno de los últimos, lo leí hace tiempo y, aunque me entretuvo, no me apasionó.
    Musus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafaldas, con este título, he leído tres novelas de Pérez-Reverte. A pesar de mi puntuación final, no me ha decepcionado, así que de momento no he tenido ningún fracaso con su narrativa. ¡Pero queda mucho por leer! Un beso.

      Eliminar
  10. No me atrae mucho este libro, aunque he leído varios de este autor que si me han gustado.
    Creo que este lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, como le he dicho a Margari más arriba, también tenemos que saber a dejar pasar algunos títulos de vez en cuando. :) Un beso.

      Eliminar
  11. Lo único que he leido de Reberte es La tabla de Flandes que no me desagradó. En cuanto a la relecturas me suele suceder lo mismo que a ti.Buena reseña, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, gracias por tus palabras. Para que veas lo que un mismo libro puede suponer en dos lectores diferentes: en mi caso, disfruté mucho con La tabla de Flandes. Sobre las relecturas, siempre aportan algo nuevo. Un beso.

      Eliminar
  12. Lo increíble es que hace años te atrevieras a juzgar y condenar el libro de Pèrez-Reverte según tu mismo confiesas, no por las limitaciones del libro, que ahora resultan no ser tales, sino por tus limitaciones de entonces. Lo que demuestra que, tanto en tu caso como en la crítica literaria profesional, no es raro que el criticador esté en cuanto a formación y lecturas muy por debajo del criticado. Buena lección de modestia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, me habría gustado dirigirme a ti por tu nombre, porque me ha gustado mucho el comentario. Siempre que escribo una reseña, intento plasmar mi subjetividad. Cuando hablo de méritos de la obra, o bien de fallos, siempre los presento desde mi perspectiva, con lo que es posible que para otros tantos lectores no sea así. Por eso, cuando el problema está en mí, también hay que reconocerlo. He descubierto una historia que, ahora sí, he podido disfrutar, a pesar de las valoraciones finales. Un saludo.

      Eliminar
  13. Tengo este libro en casa desde hace mucho, y no lo he leído, porque acabé un poco cansada de Pérez Reverte. De cualquier modo, ha escrito libros muy interesantes, así que en algún momento me lo leeré, porque además es cortito. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, yo también he tenido la ocasión de leer otras novelas de Pérez-Reverte que me han entusiasmado. Aunque no ha sido este el caso, también he disfrutado de la trama, con lo que seguiré acudiendo a la narrativa del autor. Te animo a que lo leas. Un abrazo.

      Eliminar
  14. A mí, la verdad, me encantó. No solo por la historia, sino por el humor que destila toda la novela. Me alegro de que, aunque no te haya gustado tanto como a mí, te haya gustado más que la primera vez.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorothy, como has visto, el humor ha sido uno de los elementos que he destacado de esta novela. Tiene grandes escenas, sin duda. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Jesús, esos dos libros los leí hace años. Casi recién publicados, porque mi hermano es un adicto a este escritor. Y no me gustaron mucho. Si es que cuando digo que no me gusta mucho Pérez Reverte lo hago por experiencia...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, pues sí, va a ser que no te gusta. XD Ya te digo, con esas novelas disfruté mucho. ¿Has leído La piel del tambor? Es que la tengo en casa pendiente de lectura. ¡Besos!

      Eliminar
  16. Has dicho una gran verdad: los libros, nuestra percepción de ellos, depende del momento. Lo que hoy te parece maravilloso, pasado el tiempo puede decepcionarte y al revés. Igual pasa cuando escribes.

    Este libro lo leí hace años y no recuerdo NADA de él. Supongo que no me marcó.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayte, ¡así es! Por eso muchas veces son tan interesantes las relecturas, especialmente cuando han pasado varios años. ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  17. He leído algunos libros de Pérez-Reverte a lo largo de unos cuantos años y aunque los primeros me entretuvieron, con el tiempo me he cansado de este autor y los últimos que he leído de él no me han dejado huella y la verdad es que creo que de momento no voy a animarme con ninguno mas de él. Debe ser que cada libro efectivamente tiene su momento y a mi se me ha pasado el tiempo de que Pérez-Reverte me entretenga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, es evidente que Pérez-Reverte (y cualquier escritor) no puede llegar a todo el mundo. Incluso en un mismo lector llega a producir sentimientos contradictorios. Por mi parte, todavía tengo que seguir leyendo al autor para tener una opinión más formada. De momento, todo marcha bien, pues el relato que aquí reseño podría considerarse como el escollo de lo que he leído de su narrativa, y aun así he disfrutado. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Uf, pues los otros al menos llegué hasta el final, pero con La piel del tambor me quedé a la mitad... Pero no te fíes de mí, que ya ves, es que este autor no me gusta. En cambio, a las aventuras de Alatriste estoy enganchada. Rarita que es una...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, tendremos que compartir impresiones más adelante, porque antes o después llegaré a "La piel del tambor". Y por las aventuras de Alatriste también tengo curiosidad (a pesar de que la película me aburrió soberanamente). ¡Besos!

      Eliminar
  19. Pues creo que ya te lo he comentado alguna vez, Jesús, que no me he leído nada de este autor. No sé si llegará el momento de que me plante y decida leer algo de él pero ese momento aún no ha llegado...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, pues con tranquilidad, acércate al autor cuando te apetezca. Ya sabes que en esto de la lectura lo peor que se puede hacer es forzar las cosas. ¡Un beso!

      Eliminar
  20. A mí es que este hombre me da un poco de pereza...
    No sé si me animaré con él (si no, nunca está de más tener alguno que descartar) =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, te digo lo mismo que a Carmen, acércate al autor si te apetece, porque si fuerzas la lectura, seguro que entonces no disfrutas. Un beso.

      Eliminar
  21. Nunca he leído este autor, pero me gustaría probarlo
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shanny, ¡pues adelante! Desde aquí te recomiendo "El club Dumas" y "La tabla de Flandes". Un beso.

      Eliminar
  22. Pues no he leído nada del autor, es que no me atrae especialmente, pero no está de más probar alguno de sus libros a ver qué tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, ya sabes, si te animas, te espero aquí para compartir opinión. ¡Saludos!

      Eliminar
  23. Tengo en casa esperando El Asedio, y no sé por qué me resisto aún a leerlo. Lo compré con muchas ganas... Me interesó bastante La sombra del áquila, y es que, como es corta, se podría leer de un tirón. Por ahora paso de Reverte...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, cuando te animes a leer "El asedio", te acercarás con esa historia a la ciudad en la que vive, sólo que doscientos años atrás. Tengo muchas ganas de leer este libro porque, si bien conozco al completo la parte histórica, siento curiosidad por saber cómo lo refleja Pérez-Reverte. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  24. A punto estuve de empezar este libro el otro día, pero al final mis manos agarraron a "Mrs. Dalloway"... De todas formas es posible que lo lea pronto (el libro es fino y los bolsos pesan mucho en el Metro, pero es que además me ha gustado tu reseña), y entonces ya opinaré. De momento acabo de publicar mi opinión sobre "El club Dumas", de este mismo autor... A mí me gusta mucho, en general...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gijón, tengo que ponerme al día con todos los blogs (espero que no pase de este fin de semana), así que pronto leeré tu reseña de "El club Dumas" (a mí me encantó). Ya me dirás si finalmente lees "La sombra del águila". Como bien dices, nos es muy extenso, así que en dos tardes lo tienes listo. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  25. Pánico me da este entorno bélico y la fama de que a veces se hace pesado, y encima dices que ahora te ha gstado más pero que la primera vez no tanto.
    Ya veremos, no sé, por tora parte me interesa la que sea una novela histórica bien trabajada. Ya veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Icíar, con tu comentario no sé si recomendártela o no, si animarte a que la descubras o que la dejes pasar... Las claves históricas son más un trasfondo que otra cosa. Una vez coloques a cada personaje en su sitio, las bombas no serán sino un lejano ruido, dando protagonismo al equívoco y a las relaciones que de ahí surgen. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  26. A mí es que Arturo Pérez Reverte me da mucha pereza en general... Por lo que leo en tu reseña, es una novela divertida y/o entretenida que no pasará a la historia... Por el momento la dejo pasar :-)
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, siempre digo lo mismo: tenemos que ser capaces de dejar pasar títulos en algunas ocasiones. Así que si lo que cuento no te dice gran cosa, a por otra novela. De todas formas, si algún día te animas, ya ves que es bastante corta, por lo que no te llevará mucho tiempo. ¡Muchos besos para ti también!

      Eliminar
  27. para mí, que sea una novela basada en hecho histórico ya me entusiasma...pero la fama de Pérez Reverte me detiene, la mera verdad.
    Me alegro que te gustara más esta vez que la anterior (porque hubiera sido terrible que te gustara menos si era relectura)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, era difícil que me gustara menos, porque mi primera lectura fue terrible, sinceramente. Esta vez sí la he disfrutado, a pesar de que no haya alcanzado una calificación elevado. Si te animas a leerla, estaré aquí para compartir impresiones. ¡BEsos!

      Eliminar
  28. Hce muuuucho que leí esta novela y además en la misma edición que tienes en la fotografía. Me gustó mucho y me divertí una barbaridad con él.

    ResponderEliminar
  29. No he leído esta novela, aunque me gusta el estilo de Pérez Reverte. Soy fan total de Alatriste. Aunque reconozco que al principio me costó cogerle el tranquillo. Tenía La tabla de Flandes y la empecé tres veces antes de leerla del tirón. Luego me encantó, y gracias a esa persistencia descubrí luego al capitán Alatriste. Tengo algunos títulos más en mi estantería de este autor, pero esta novela no se encuentra entre ellos.
    Me alegro de que tu opinión haya mejorado (un poquito) con la relectura.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. Eva, supongo que seremos muchos los lectores que habremos descubierto esta pequeña novela a través de la colección de RBA. Es una narración divertida, sin duda. ¡Saludos!

    Trescatorce, sólo he leído tres novela de Pérez-Reverte (la que reseño aquí, "La tabla de Flandes" y "El club Dumas"), así que no me aventuro todavía a decir si me gusta su estilo, a pesar de que hasta ahora no me ha defraudado. Entre los próximos títulos que quiero leer del autor se encuentran "Alatriste", "La reina del sur" y "La piel del tambor", así que iré trayendo más opiniones sobre sus novelas. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  31. Hay un grave problema con "La sombra del águila": falsea enteramente la verdadera historia de esos soldados. Supongo, Jesús, que te interesará saberlo si estás centrado en el estudio de la Literatura de ese período. Pérez-Reverte tiene una verdadera obsesión malsana con la Historia de España, como bien sabrás. Siempre es la Historia de un pueblo caínita, ignorante, bárbaro, etc...
    Y para que la realidad coincida con su muy personal impresión de nuestra Historia, Pérez-Reverte nunca ha tenido inconveniente en patear los hechos históricos de modo que entren en su estrecho molde intelectual.
    En el caso de los que describe "La sombra del águila" recordarás que el regreso de los supervivientes, según la novela, es el de unos pobres desgraciados llenos de mugre y derrota encima mirados de soslayo por los aduaneros españoles.
    La realidad no pudo ser más distinta. Por ese acto de valor el zar Alejandro los equiparó con su guardia personal y los devolvió a España a bordo de barcos rusos en 1814, cuando acabó la guerra. En España esos hombres, flamantemente vestidos como soldados de la guardia personal de Alejandro, fueron recibidos con todos los honores...
    El problema es el de siempre: editoriales y crítica crean ídolos con pies de barro a los que parece ser sólo se les pide que mantengan el habitual complejo de inferioridad del español medio -será para seguir siendo los reyes tuertos en el país de los ciegos, digo yo- y que se conviertan en superventas. Lo cual no es difícil porque van a lo fácil haciendo hablar como macarras de barrio a personajes del 1800.
    ¿Hay remedio? Bueno, os recomiendo daros un paseo por "La novela antihistórica" a ver qué os parecen las grandes oportunidades alternativas que nos ofreced Internet y de las que tanto se habla y que han surgido para ofrecer calidad en lugar de lavado de cerebro a mayor gloria de la cuenta de resultados de algunos trust editoriales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu detallada explicación, siempre viene bien tener otra perspectiva. De todas formas, en mis investigaciones he trabajado directamente con textos originales de la época y fuentes bibliográficas reconocidas. Está bien leer en ocasiones un acontecimiento histórico novelado, pero siempre hay que tener en cuenta las licencias que pueden aparecer. Un saludo.

      Eliminar