30 de enero de 2011

"El señor de los Anillos: Las dos torres", de J. R. R. Tolkien.

La Compañía se ha disuelto y sus integrantes emprenden caminos separados. Frodo y Sam continúan solos su viaje a lo largo del gran río Anduin, perseguidos por la sombra misteriosa de un ser extraño que también ambiciona la posesión del Anillo. Mientras los hobbits deben enfrentarse al horror y tomar graves decisiones a las puertas del País Oscuro, hombres, elfos y enanos se preparan para la batalla final con las fuerzas del Señor del Mal.

Valoración: 4 / 5

Hace pocos días terminé la relectura de la primera entrega de El Señor de los Anillos, un nuevo encuentro con la Tierra Media que me hizo disfrutar muchísimo. En aquella ocasión, a pesar de la lentitud en la presentación de la historia y el planteamiento de todos los entresijos hasta la formación de la Comunidad en el Concilio de Elrond, otorgué la nota máxima a tan increíble comienzo, que igualmente habría sido una calificación merecida sólo por el hecho de que Tolkien nos regalara el increíble enfrentamiento entre Gandalf y el Balrog. Entonces, ¿por qué esta segunda entrega ha quedado por debajo?

19 de enero de 2011

"Tombuctú", de Paul Auster.

Míster Bones es un perro de raza indefinida, pero de una inteligencia muy precisa. No habla inglés —quizá porque se lo impide la forma de sus fauces—, pero tantos años escuchando el incesante torrente de su amo han hecho que lo comprenda a la perfección, y que pueda pensar e interpretar el mundo con una sensibilidad muy canina y una sintaxis muy humana. Porque Míster Bones tiene siete años y ha vivido desde que era un cachorro con William Gurevitch, más conocido como Willy Christmas desde que Santa Claus le habló desde el televisor, provocando en él una auténtica experiencia mística. Willy es un vagabundo, un poeta errante, un excéntrico superviviente de las revoluciones de los sesenta. En un principio, se asoció con Míster Bones en busca de protección, porque la vida en las calles es muy dura, una alianza que se convirtió en un amor sin condiciones. Juntos recorrieron América, sobrevivieron a duros inviernos en Brooklyn y ahora están en Baltimore, viviendo lo que quizá sea su última aventura en común. 

Valoración: 5 / 5

Desde hace algún tiempo, tenía interés por leer algún libro del escritor estadounidense Paul Auster. el problema estaba en que había leído opiniones y reseñas de lo más dispares, con opiniones bastante alejadas en muchos casos. Entonces, ¿por dónde empezar? Sin ningún tipo de duda, pregunté a mi amigo Fernando, gran experto en este autor. Su recomendación pasaba, principalmente, por dos títulos: Brooklyn Follies y Tombuctú. Al leer el argumento de cada uno de ellos, tuvo muy claro que me decantaría por el segundo, así que, aprovechando unas compras navideñas, lo incluí en la cesta de regalos.

18 de enero de 2011

"El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo", de J. R. R. Tolkien

En la adormecida e idílica Comarca, un joven hobbit recibe un encargo: custodiar el Anillo Único y emprender el viaje para su destrucción en la Grieta del Destino. Acompañado por magos, hombres, elfos y enanos, atravesará la Tierra Media y se internará en las sombras de Mordor, perseguido siempre por las huestes de Sauron, el Señor Oscuro, dispuesto a recuperar su creación para establecer el dominio definitivo del Mal.

Valoración: 5 / 5

No soy muy dado a la literatura fantástica, a pesar de que en muchas de mis lecturas aparecen elementos sobrenaturales, componentes mágicos o personajes procedentes de otras realidades o de mundos inexistentes. Sin embargo, desconozco esas novelas que se publican bajo la mencionada etiqueta, y que tanto apasionan a millones de lectores. No sé si mi última lectura de 2010 habrá tenido algo que ver (Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll), pero creció en mí un interés por adentrarme en esos parajes habitados por seres que se implican en una lucha maniquea entre el bien y el mal. Por suerte, siempre tengo a mi disposición, en mi pequeña biblioteca, novelas de diferentes temáticas. En este caso, también tenía de donde tirar, pero decidí adentrarme de nuevo en La Comarca, para  retomar las aventuras de Frodo Bolsón, que en su día quedaron a medias en mi estantería. Después de varios años de haber leído el primer volumen, he vuelto a sus páginas, con las que he disfrutado tanto como la  vez anterior.

17 de enero de 2011

Las lecturas de 2010



Siguiendo los pasos de mi buen amigo Fernando, tanto en Facebook como en su blog Espacios en blanco, he decidido repasar las lecturas que han llenado mi tiempo libre a lo largo de este año. Yendo al centro de la cuestión literaria, estos últimos meses han estado marcados en mi caso por el magnífico descubrimiento de aNobii, la compra compulsiva en Madrid y la amplia variedad en la temática de los libros que han pasado por mis manos. Gracias a la estantería de aNobii, os puedo decir rápidamente que mi 2010 ha tenido un total de 16 lecturas -tres más con respecto al año anterior-, con un total de 6953 páginas leídas -frente a las 4677 del 2009-. Esta increíble base de datos me hace recordar, con un simple vistazo, grandes títulos como La soledad de los números primos, El misterio de la casa Aranda o Shutter Island. En la compra casi desenfrenada de mi etapa madrileña entraron muchos de los libros que formarán parte de mis lecturas en los dos próximos años, como las continuaciones de Forastera de Diana Gabaldón, Apocalipsis de Stephen King, The Great Gastby de Francis Scott Fitzgerald o Todo lo que muere, de John Connolly. Finalmente, la variedad temática en mis lecturas de 2010 me ha permitido pasar por entornos tan atractivos como la novela detectivesca en el Madrid del siglo XIX, la fantasía, la literatura en el trasfondo de la Segunda Guerra Mundial o la psicosis de un pequeño pueblo de Maine por sus "cosas necesarias".

16 de enero de 2011

"Forastera", de Diana Gabaldón (1ª entrega saga Claire Randall)

Recién acabada la Segunda Guerra Mundial, una joven pareja se reúne por fin para pasar las vacaciones en Escocia. Una tarde, cuando pasea sola por la pradera, Claire se acerca a un círculo de piedras antiquísimas y cae de pronto en un extraño trance. Al volver en sí, se encuentra con un panorama desconcertante: el mundo moderno ha desaparecido. Ahora la rodea la Escocia de 1743, con sus clanes beligerantes y supersticiosos, hombres y mujeres rudos, a veces violentos, pero con una capacidad de vivir y de amar como Claire jamás había siquiera imaginado en su anterior vida. Acosada por los recuerdos, Claire tendrá que elegir entre la seguridad del futuro que ha dejado atrás y la apasionante incertidumbre del pasado que ahora habita.

En esta primera parte de la saga de Claire Randall, Diana Gabaldon ha escrito una historia de amor diferente, en la que los encuentros fortuitos y el juego equívoco del tiempo se conjugan con un intrigante final.

Increíble historia, sí señor. Ahora, una vez acabado el libro, y viendo cómo es todo, me alegra que haya seis entregas más por delante (y una gestándose en la cabeza de la autora). Ningún personaje tiene aquí desperdicio, y nada sucede por casualidad. En la parte de novela romántica, no es que sea muy experto, pero para mí entraría más en literatura erótica; sobre la parte histórica y de aventuras, pesa más lo segundo que lo primero (algo que agradezco, sinceramente). Y sobre el viaje en el tiempo que provoca toda esta historia, sólo encuentro una pega, y es cómo la totalidad de la novela se centra en esa vuelta en el pasado, sin que el lector sepa qué sigue ocurriendo en el mundo que ha dejado la protagonista. Quizás para los siguientes títulos.

15 de enero de 2011

"Historia de una escalera", de Antonio Buero Vallejo

Antonio Buero Vallejo (1916-2000) está considerado como el mejor dramaturgo español contemporáneo. En 1933 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, pero su vocación pictórica fue cortada por la guerra civil de 1936-1939. Dedicado a la soledad, al pensamiento y a la lectura durante muchos años, afloró su vena dramática para bien de las letras españolas. Introvertido y de poderosa inteligencia, Buero Vallejo era un magnífico lector, alerta y profundo, a cuya curiosidad nada era ajeno. Su tema y problema es el de la desvalida criatura humana en un tiempo crítico: el hombre en busca de la libertad por caminos de conocimiento y amor. Buero Vallejo ha sabido igualar vida y pensamiento, conducta y prédica. De su lucidez y de su ejemplaridad, de su trabajo ha surgido el teatro de más altura, tensión y trascendencia de la posguerra española. Con Historia de una escalera, hito en la recuperación teatral de España, ganó en 1949 el premio Lope de Vega. En 1972 ingresó en la Real Academia Española. En 1986 recibió el premio Cervantes y en 1996, el Nacional de las Letras, siendo la primera vez que este premio se concede a un autor exclusivamente dramático.


Historia de una escalera refleja una pequeña parcela de la sociedad posterior a la Guerra Civil, en el que las vicisitudes económicas, los enredos amorosos y las verdades aparentes suponen el eje central de un edificio en el que apenas se reflejará el paso del tiempo, salvo en el deterioro de sus vecinos. Así, personajes como Fernando, Carmina, Urbano, Trini o Rosa, dan forma a esta creación teatral del periodo de posguerra, un fiel retrato de los intentos fallidos de superación que suponen la crisis de un país tras las barreras dictatoriales.

14 de enero de 2011

"El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon.

A sus quince años, Cristopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes -el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos-, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

Es fácil definir este libro: diferente. Me lo compré en mi última visita a Madrid, y sabía que no tardaría en leerlo porque llevaba tiempo detrás de él. Así que como necesitaba una lectura ligera (tanto en contenido como en continente) para llevarme a Oviedo, me decidí por este título. Y ha sido una sorpresa bastante grata. Relatado en primera persona, el libro se presenta de una forma cercana al diario, donde Christopher recoge tanto sus pesquisas en la muerte de Wellington, así como sus problemas o divagaciones. Una actividad que comienza como una propuesta de su profesora de educación especial, Siobhan, persona que, posiblemente, sea la que mejor comprende la complejidad del mundo que ve y experimenta Christopher.

13 de enero de 2011

"Hamlet, príncipe de Dinamarca", de William Shakespeare.

Hamlet, la obra más conocida de Shakespeare, es en realidad una pieza llena de lagunas e indefiniciones. Una obra enigmática y misteriosa, en la que cada personaje es un artista de la simulación. El propio Hamlet es un ser en continua transformación. En él caben la ceremoniosidad, la cortesía y la reflexión, junto a la pasión, la burla, el enigma o la posibilidad de la locura. En el castillo de Elsenor, en un ambiente que emana corrupción y desconfianza, claustrofóbico y hostil, se alternan escenas solemnes y reveses irónicos, al tiempo que se agita una corte de personajes cuyo sentido último será llevar a Hamlet a vencer su tensión interna y cumplir la venganza por la muerte de su padre.

Leí esta tragedia a mediados de este verano, lo que supuso mi primer acercamiento al escritor inglés. Mi primer pensamiento (no sé si, a pesar de estar solo, llegué a verbalizarlo), fue: "¡Increíble!". Jugaba en su favor, desde el principio, el hecho de que siempre me ha encantado leer teatro y, por lo general, me atrapa rápidamente la historia. Aunque, en este caso, fue mucho más allá. Me cautivó desde los primeros diálogos, enmarcados en una tensión que no decae en ningún momento para ninguna de las intrigas. Fascinante. Y el final, digno del género, perfectamente logrado. Sinceramente, casi dan ganas de dar un caluroso aplauso como si acabara de bajar el telón en cualquier teatro.

11 de enero de 2011

"La emperatriz de los etéreos", de Laura Gallego García.

"Cuentan que, más allá de los Montes de Hielo, más allá de la Ciudad de Cristal, habita la Emperatriz en un deslumbrante palacio....".

Así comienza La Emperatriz de los Etéreos, la historia de un viaje y una búsqueda desesperada, que llevará a su protagonista mucho más lejos de lo que jamás había soñado.

Bipa no cree en los cuentos de hadas. No le interesa lo que pueda haber más allá de las Cuevas donde habita su gente. Pero cuando su amigo Aer, fascinado por la leyenda de la mítica Emperatriz, parte en un viaje hacia una muerte segura, Bipa irá a buscarlo, arriesgando su propia vida en un mundo de hielo bañado por la luz de la estrella azul, persiguiendo algo que puede no ser más que una quimera. ¿Existe de veras el Reino Etéreo? ¿Existe algo más allá de la confortable seguridad de las Cuevas? ¿O, por el contrario, no hay más que frío, muerte y oscuridad?

Como bien sabéis muchos, tenía muchas expectativas puestas en esta novela... Pero, sinceramente, no me ha dicho gran cosa la historia que he encontrado en La Emperatriz de los Étereos, el viaje de una niña que emprende una aventura en busca de un amor no admitido.

10 de enero de 2011

"Marina", de Carlos Ruiz Zafón.

Marina nos desvela el secreto del personaje Oscar Drai, que tras años de huir de su gran aventura de joven, decide volver a su ciudad natal Barcelona para contarnos una historia de amor que nunca dejará de atormentarle. La historia transcurre en un corto espacio de tiempo, para ser más exactos de finales de septiembre de 1979 hasta mayo de 1980, pero el personaje no decide contarnos su aventura hasta 15 años después, cuando se da cuenta que no puede huir de su pasado. Oscar Drai es un joven de 15 años que vive en un internado, que por casualidad o por sus ganas de explorar los alrededores, decide adentrarse en un viejo caserón de Sarriá abandonado. Allí conocerá a Marina y a su padre Germán Blau, un pintor viudo, muy apenado por la muerte de su esposa. Poco a poco el personaje se involucra en su vida y se adentra en una historia llena de misterio que puede costarle la vida o algo más. Pero en realidad es una historia de amor, envuelta de misterio y de terror. Luego irán apareciendo otros personajes que nos introducirán en la parte más misteriosa del argumento (Mijail Kolvenik, su esposa Eva Irinova, el doctor Shelley y su hija María, y como no el inspector Florián).

Un libro cargado de realidad, magia, amor, tristeza, fantasía, terror y, sobre todo, de personajes muy humanos. Todo ello, a través de las calles de Barcelona. Lectura obligada.

9 de enero de 2011

"Cádiz", de Benito Pérez Galdós.

Los «Episodios nacionales» de Benito Pérez Galdós constituyen un friso histórico que recrea la historia de España desde la batalla de Trafalgar (1805) hasta los primeros años de la Restauración. «Cádiz» es el octavo relato de la primera de las cinco series que integran los «Episodios». El tono moderadamente optimista de la primera serie responde al intento de vincular la constitución de la nueva clase burguesa, de marcado carácter progresista, con la creación ideológica del concepto de nación y patria en un sentido moderno. Pero en la escala valorativa de Galdós la novela está un punto por encima de la Historia y «Cádiz» marca un hito en esta línea continuada de evolución conceptual. Si bien la fidelidad del autor a las fuentes historiográficas es desigual a lo largo de los distintos momentos del relato, resulta, sin embargo, difícil imaginar cómo en un único episodio se podría ofrecer un panorama más sintético y exacto del proceso político vivido por la nación simultáneamente a la Guerra de la Independencia.
(Extraído de http://www.catedra.es/)

Hace unos días que puse fin a esta novela de Benito Pérez Galdós, la octava entrega de la primera serie de los Episodios Nacionales. Probablemente, lo que más rabia me ha dado de esta lectura haya sido el hecho de tener que sumergirme en las calles gaditanas sin haber leído los anteriores episodios, que hubiese sido lo ideal. Pero bueno, el trabajo manda, surgió el proyecto que ya todos conocéis y, por tanto, no quedaba otra. Junto a esto, se sitúa también en la parte negativa el hecho de haber tenido que tomar notas a medida que la historia avanzaba, lo que desluce el disfrute del argumento.

8 de enero de 2011

"El niño con el pijama de rayas", de John Boyne.

Estimado lector, estimada lectora:
Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.
No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una.
Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

Semana tras semana, El niño con el pijama de rayas aparece entre los cinco libros más vendidos en nuestro país (actualmente, en el puesto número 3, sólo superado por El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón, y El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza). Siempre surge la curiosidad por saber qué cuenta un libro que vende miles de ejemplares después de aparecer por primera vez en las estanterías (la primera edición es de febrero de 2007; en febrero de 2008 se puso a la venta la 16ª edición). Gracias al regalo de un amigo, llegó este libro a mis manos, y me ha durado prácticamente un día.

7 de enero de 2011

"El audaz", de Benito Pérez Galdós

El audaz (1871), segunda novela de Benito Pérez Galdós, relata la historia de Martín Muriel, personaje formado en las ideas revolucionarias procedentes de tierras francesas, que buscará incesantemente la venganza que no pudo realizar su padre ante las intrigas de las que fue víctima. Situada la acción en 1804, Martín también intentará localizar a su hermano, Pablillo, del que sólo sabe que fue acogido por el conde de Cerezuelo, una de las personas que persiguió el fin funesto de su padre. En este peregrinar, Martín Muriel se encontrará con multitud de personajes: Susana Cerezuelo, hija del conde, y con la que tendrá un acercamiento, previsiblemente por venganza; Lorenzo Segarra, mano derecha del conde, y verdadero causante de las penas del padre de Muriel; el tío Genillo, el único que veló por el bienestar de Pablillo en casa del conde; o Leandro, amigo de Martín y que intentará mantener un idilio con la hija de Doña Bernarda.

Bueno, qué puedo decir de Galdós sin sonar repetitivo... Segunda novela que publicó, y de nuevo impresionante. Al igual que ocurre con La fontana de oro, hay un porcentaje importante de contenido político (en este caso, todo gira alrededor de una conspiración contra Godoy). A partir de esa historia, surgen multitud de personajes: desde el loco que dice alguna verdad hasta el cuerdo que se vuelve loco, pasando por los instigadores de la revolución, los fernandistas, la aristócrata indecisa que se relaciona con el pueblo, el personaje llano que odia a las clases altas, los clérigos que quieren conservar (o aumentar) sus privilegios, los religiosos que quieren un cambio en favor de la nación...

6 de enero de 2011

"Cumbres borrascosas", de Emily Brontë.

Cumbres borrascosas, la épica historia de Catherine y Heathcliff, situada en los sombríos y desolados páramos de Yorkshire, constituye una asombrosa visión metafísica del destino, la obsesión, la pasión y la venganza. Publicada por primera vez en 1847, un año antes de morir su autora, esta obra rompía por completo con los cánones del ”decoro” que la Inglaterra victoriana exigía a toda novela -tanto en el tema escogido como en la descripción de los personajes- y con la conducción autor-lector impuesta por las obras serializadas. Diversas extrañas la calificaron de ”burda, desagradable y alarmante”, pero en ningún momento se dudó de la singularidad de su estructura narrativa y de la fuerza de su lenguaje. Son estos valores los que con posterioridad crearon escuela y convirtieron la novela de Emily Brönte en una de las obras maestras de la literatura universal.

Desde hace algunos años tenía este libro en mi estantería, pero nunca había llamado fervientemente mi atención. Si bien es verdad que soy muy dado a la literatura decimonónica, prefiero sumergirme en las páginas de autores españoles (como siempre, mi idolatrado Galdós). Además, a esto se añadían los típicos prejuicios sobre este tipo de novelas y el hecho de que se incluya en muchas ocasiones dentro de la novela romántica, a la que no soy muy dado. Sin embargo, hace algunos años leí Jane Eyre, de Charlotte Brönte, que me dejó muy buena impresión. Trasteando como siempre por mis estanterías, barajé varias posibilidades para mi siguiente lectura, y el comienzo de Cumbres borrascosas me sedujo desde el principio, por lo llamativo de sus personajes. Ahora finalizado, mi impresión es bastante buena. Desde aquí, os animo a su lectura. Eso sí, me sigo quedando con mis escritores del XIX español.


5 de enero de 2011

"La muerte lenta de Luciana B.", de Guillermo Martínez.

¿Podría un asesino simular cuidadosamente el azar, concebir una geometría encarnizada de muertes y quedar impune? ¿Cuál es la proporción justa del castigo para el que nos ha despojado de todo y nos ha causado el máximo dolor?

De esta manera se plantea el argumento de La muerte lenta de Luciana B., del escritor argentino Guillermo Martínez, y autor también de la novela Los crímenes de Oxford, llevada recientemente a la gran pantalla. El planteamiento argumental de La muerte de Luciana B. es bien sencillo: una chica trabaja como mecanógrafa para un escritor de éxito. En un viaje de éste, ella es contratada por otro escritor (la voz narradora de la historia). Tras ese trabajo no vuelve a verla, hasta pasados 10 años, en los que ella busca al segundo de los escritores acusando al primero de una cruenta venganza.

4 de enero de 2011

"Clara y la penumbra", de José Carlos Somoza.

En los circuitos internacionales del arte está en auge la llamada pintura hiperdramática, que consiste en la utilización de modelos humanos como lienzos. El asesinato de Annek, una chica de catorce años que trabajaba como cuadro en la obra "Desfloración", en Viena, pone en guardia a la policía y al Ministerio de Interior austriaco, que son presionados por la poderosa Fundación van Tysch para que no hagan público el crimen, ya que la noticia desencadenaría el pánico entre sus modelos y la desconfianza entre los compradores de pintura hiperdramática. Y mientras tanto, Clara Reyes, que trabaja como lienzo en una galería de Madrid, recibe la visita de dos hombres extranjeros que le proponen participar en una obra de carácter "duro y arriesgado"; el reto empieza en el mismo momento de la oferta, ya que la modelo debe ser esculpida también psicológicamente. De esta forma, Clara entra en una espiral de miedo y fascinación, que envuelve también al lector y lo enfrenta a un debate crucial sobre el valor del arte y el de la propia vida humana.

José Carlos Somoza, a través de este original argumento, retrata una sociedad donde los valores éticos y morales se encuentran en tela de juicio.
 

3 de enero de 2011

"La niebla", de Stephen King.

(Resumen contraportada de la edición de Debolsillo, abril 2008)

El maestro se supera a sí mismo... en aterrar. He aquí una serie de historias -unas, horripilantes en su extravagancia; otras, tan terroríficas que disparan el corazón- que son el producto más acabado de una de las más poderosas imaginaciones de nuestro tiempo.
En "La niebla", la novela corta que da título al volumen, un supermercado se convierte en último bastión de la humanidad. Hacía calor, era un día perfecto para comer al aire libre... hasta que aparecieron aquellas extrañas nubes de tormenta. Al día siguiente, un enemigo inimaginable se ha adueñado de la Tierra.
En los dos relatos siguientes, sabremos por qué en los desvanes hay cosas que conviene dejar tranquilas, cosas como "El mono", y veremos cómo la más soberbia conductora del mundo le ofrece a un hombre "El atajo de la señora Todd", para llegar antes al paraíso.
En fin, todo un ramillete de emociones y escalofríos, cuyas flores se abren por la noche...

Aquél que se haya molestado en leer el breve resumen anterior, se ha encontrado con palabras tales como "aterrar", "horripilantes", "terroríficas", "escalofríos"... Con esto sólo se busca captar la atención del lector para la compra de un ejemplar, porque nada de horripilante o de terrorífico se encuentra en los tres relatos que conforman el libro, al menos desde mi punto de vista. Quizás pueda describirse muy superficialmente con estos vocablos la primera historia, "La niebla", sin duda la mejor de las tres. Probablemente, mi nivel de asombro sea vea también reducido al estar acostumbrado a la lectura de este tipo de novelas, además de haber tenido ocasión de ver la adaptación cinematográfica. Aun así, considero que nada de lo que en esas casi 200 páginas se cuenta, tiene algo que se pueda considerar como estremecedor. Otra cosa sería el componente fantástico, la situación asfixiante, la locura y el fanatismo consecuencia del encierro... Esos ingredientes los encontrará el lector sin problemas.