25 de agosto de 2011

"En llamas", de Suzanne Collins.

En esta ocasión, tengo que romper la estructura habitual de la reseña para evitar comenzar con la sinopsis de En llamas, al tratarse de la segunda parte de la trilogía firmada por Suzanne Collins, cuya primera entrega, Los juegos del hambre, ya ha sido comentada en el blog (puedes leer la entrada aquí). Para todo aquel que quiera consultar el argumento de la obra, sólo tiene que acceder a la ficha de la novela en este enlace. Igualmente, los detalles de la obra que revelen parte de la trama serán marcados en rojo, por lo que podréis leer datos informativos de este título sin necesidad de descubrir nada sobre el desarrollo, siempre y cuando se eviten las partes resaltadas en este color. Dicho esto, pasamos a analizar En llamas.

El planteamiento general que Suzanne Collins hace en esta novela consigue que el lector tenga sentimientos encontrados durante la lectura: por un lado, está la emoción de seguir avanzando en la historia de Los juegos del hambre para descubrir cómo han evolucionado los protagonistas que dan vida al mecanismo de Panem y a la macabra propuesta del Capitolio; por otro, sin embargo, está la continua sensación de haber creado una segunda entrega a partir de un refundido en el que se han dispuesto unas bases muy parecidas a las de la primera entrega, pero alterando algunos detalles para dar cierta originalidad a la obra. Este hecho, junto con un desenlace que es, desde mi punto de vista, demasiado precipitado y excesivamente abierto (en comparación con el final de la primera entrega), hace que En llamas sea el título más flojo de esta trilogía. Por tanto, puedo adelantar desde este momento que Sinsajo remontará esta decadencia, tanto en la innovación del desarrollo narrativo como en la situación extrema en la que estarán inmersos los tributos, escenificando de esta forma un interesante cierre. En llamas mantiene esencialmente a los mismos protagonistas; no obstante, Suzanne Collins, a través de la introducción de cierta novedad en la historia de Panem y de los Juegos del Hambre, consigue insertar nuevos caracteres que cobrarán su verdadero sentido en la tercera etapa de la trilogía. Todo ello, en un trasfondo muy similar al presentado en Los juegos del hambre, por lo que la autora deja la renovación del entorno para la última parte de la serie.

Desde mi perspectiva, la originalidad de
En llamas ha estado en la presentación del Vasallaje de los Veinticinco, una dinámica celebrada cada cuarto de siglo y que tiene su base en la mecánica de los Juegos del Hambre, pero con la modificación de algún aspecto. Suzanne Collins cuenta a lo largo de la novela cómo los habitantes de Panem tuvieron que elegir en cierta ocasión a los tributos que entregarían a la lucha, o cómo el número de combatientes se multiplicarían en una nueva convocatoria del Vasallaje. Con todo lo que he comentado hasta este punto, mezclado con esta novedad, el lector puede hacerse una idea de cuál va a ser el proceso que el Presidente Snow dictamine para los próximos Juegos (aunque, supuestamente, las novedades introducidas cada veinticinco años han sido fijadas años atrás por los creadores de dicha dinámica). Aun así, he de reconocer que la idea me gustó, aunque luego el desarrollo no terminó de convencerme.


La segunda gran novedad de En llamas se encuentra en el campo de acción de los 75º Juegos del Hambre: situaciones más extremas dentro de un entorno simbólico, cuyo significado se desvelará de forma paulatina a medida que los protagonistas vayan sintiendo la cercanía de la muerte. Éste es, en mi opinión, el punto fuerte de la segunda parte de la trilogía. Aun así, siguen fallando elementos: en primer lugar, la historia sucede a un ritmo inconstante en momentos inapropiados, por lo que en muchas ocasiones la aceleración de la trama o las escenas excesivamente ralentizadas no se insertan en los momentos adecuados; en segundo lugar, como ya he comentado anteriormente, un precipitado desenlace que da al lector la sensación de que se han quedado páginas por el camino, a pesar de tener constancia de la existencia de Sinsajo.


Dicho esto, y a pesar de todas las faltas y carencias apuntadas, En llamas consigue mantener la esencia planteada en Los Juegos del Hambre, dando una ligera vuelta de tuerca a todo lo que el lector había conocido en la primera entrega. Si bien no es la parte que más destaca, permite un mayor acercamiento a los protagonistas, además de ser el eslabón necesario para asistir a la traca final de la trilogía. En otras palabras, En llamas se presenta como puente entre las otras dos entregas, sin importantes estímulos, pero con algunas imágenes y escenas inolvidables.

Valoración: 4 / 5


22 comentarios:

  1. Tengo ganas de leer esta trilogía. No se por qué, pero suelo ser bastante común que las segundas partes sean las más flojas en las trilogías.

    Un beso!
    lourdes

    ResponderEliminar
  2. No leo mucho tu reseña, ya que no he leido la trilogía, pero le tengo muchas ganas, de tanto que se habla de ella por la blogosfera, a ver si pronto lo puedo leer.

    un besito

    ResponderEliminar
  3. Lourdes PS, es la primera trilogía que leo completa, así que aún no puedo valorar eso que dices. ¡Pero tiempo al tiempo! Estaré encantado de saber tu opinión si finalmente te animas a leerla. ¡Besos!

    Elena, ¡aquí estaré esperándote para compartir impresiones! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien considero que esta segunda parte es la mas floja, a mi me encanto el primero y el ultimo, pero este era necesario para poder llegar al desenlace final. En cuanto a esa regla generalizada... conozco trilogias cuya segunda parte no es la mas floja. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente no me llama mucho la atención así que, de momento y solo de momento, no me lo apunto.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  6. No me llama para nada la atención esta trilogia. Además, he visto alguna que otra reseña negativa que han hecho que tenga menos ganas aún de leerla, aunque nunca se sabe y algún dia puede que me anime, aunque de momento no.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Ya te comenté que la trilogía en principio no me llamaba nada aunque ahora se va despertando mi curiosidad, cuando tenga menos lecturas pendientes seguramente me animaré con el primero y en función del resultado seguiré
    un beso!

    ResponderEliminar
  8. He leido la primera parte y en breve me leeré En llamas. La verdad es que me mosquean las triologías y sobre todo que siempre la segunda parte es la más floja de todas. Ainsss.

    ResponderEliminar
  9. Xula, veo que compartimos impresiones generales en esta trilogía. Sobre esa regla que se ha comentado, como digo, no puedo opinar, porque ésta es la primera trilogía que leo al completo. ¡Un beso!

    M., ¡para otra ocasión será! ¡Besos!

    Kristineta, es curioso, yo todavía no me he encontrado con ninguna reseña que sea 100% negativa. Y créeme, ¡me encantaría leerla! Siempre me gusta comparar las diferencias entre los lectores. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Tatty, ¡pues ya sabes, aquí me tendrás esperando para saber tu opinión! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo contigo, este libro me ha parecido el más flojo de la trilogía. Y creo que se extiende demasiado en la parte prevasalleje y demasiado poco en el vasallaje. Pero bueno, aún así me gustó. Bueno, espero leer pronto tu reseña de Sinsajo. Muak

    ResponderEliminar
  12. Segunda reseña que leo hoy sobre este libro!!
    A mí fue el que menos me gustó de los tres (partiendo de la base de que me encantó la trilogía...), aunque eso sí, una vez pasada la mitad es un no parar!!

    A ver qué te parece el tercero, yo tengo la reseña pendiente de colgar hace como mil años jejejej

    Besotess

    ResponderEliminar
  13. Completamente de acuerdo contigo en los puntos flojos de este libro, así como que es un simple puente entre el primero y el tercero. Creo que mañana publicaré mi reseña, pero yo lo haré conjunta, porque prácticamente la he considerado un solo libro.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Alhana, me alegra saber que no soy el único que lo ha visto de esta manera. Curiosamente, diferimos en una cosa: en este libro disfruté más con todo el prevasallaje que con lo demás. ¡En breve, la última reseña de la trilogía! ¡Un beso!

    Shorby, desde ya puedo adelantarte que el tercero me encantó, a pesar de que me costó arrancar (creo que por influencia del segundo). Espero compartir pronto con vosotros mi opinión final. ¡Besos!

    Trescatorce, ¡ya he visto en FB que has publicado tu reseña de la trilogía! Así que luego me pasaré a leerla. ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  15. Realmente creo que cada libro es acertado en su planteamiento, cada uno cumple a la perfección su papel en la trilogía. Si bien En llamas, como dices, es algo más flojo si lo comparamos con el primero, no sólo plantea el desenlace sino que es la antesala del mismo. De hecho no se puede leer En llamas y quedarte tan pancho y no leer Sinsajo. En llamas es un buen anzuelo para tener al lector pegado a las páginas hasta el final de la historia.

    ResponderEliminar
  16. Laura S. B., sin duda, como dices, "En llamas" cumple su papel, dejando abierto el desenlace para la llegada de "Sinsajo", pero eso mismo se puede crear con un desarrollo mucho más original, sin duda. Es el puente necesario, pero es un puente conocido, muy parecido al mostrado en "Los juegos del hambre". ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Pues a mí En llamas me gustó mucho. Tuvimos opiniones un poco diferentes en el sentido que para mí el más flojito ha sido Sinsajo.
    A mí el tema del vasallaje me gustó mucho y la nueva arena me pareció genial y totalmente adecuada para estos chicos.
    En fin, lo que sí es que a mi me pareció que con el final tan precipitado de En llamas, los dos últimos libros, bien podrían ser uno sólo.
    Tal vez si que sea sólo un puente entre el primero y el tercero...
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  18. Kyra, me encanta que podamos comparar impresiones. Lo del vasallaje también me gustó muchísimo, sobre todo la configuración de la arena (es una imagen que tengo ganas de ver en el cine). Por lo que veo, coincidimos en lo precipitado del final. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  19. En verdad, leí el primero y me lo han descrito como uno de los mejores, en verdad... los he leido mucho mejores, no me ha llamado demasiado, pero bueno, seguiré con la trilogia solo para saber como acaba todo el jaleo planteado en el primer libro

    ResponderEliminar
  20. Anónimo, me alegra saber que, a pesar de haber esperado algo mejor, leerás la trilogía completa. Como he expresado en la reseña, esta entrega es para mí la menos interesante. "Sinsajo" remonta esta decadencia con un gran cierre. Ojalá lo disfrutes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Jesús, a mi tampoco me convenció del todo esta segunda parte y coincido contigo en todo. El Vasallaje de los veinticinco es el toque de originalidad, pero tenía todo el tiempo la sensación de que se repetía bastante con respecto al primero. Estoy a punto de comenzar el tercero y tengo ganas de saber si el desenlace me decepcionara o por el contrario habrá valido la pena. Porque, lo que es del todo cierto es que es un argumento adictivo.
    Me ha gustado el toque que le has dado a tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Marian, antes de nada, disculpa el retraso en mi respuesta. Muchas gracias por tus palabras sobre mi reseña. Parece que la sensación que hemos tenido nosotros con "En llamas" es habitual en otros lectores. No sé si ya habrás leído "Sinsajo", pero para mí fue un cierre perfecto. ¡Estoy deseando verlo en la gran pantalla! Besos.

    ResponderEliminar