13 de agosto de 2011

"El señor de las moscas", de William Golding.

Fábula moral acerca de la condición humana, El señor de las moscas es además un prodigioso relato literario susceptible de lecturas diversas y aun opuestas. Si para unos la parábola que William Golding estructura en torno a una situación límite de una treintena de muchachos solos en una isla desierta representa la ilustración de la tesis que sitúa la agresividad criminal entre los instintos básicos del hombre, para otros constituye una requisitoria moral contra una educación represiva que no hace sino preparar futuras explosiones de barbarie cuando los controles se relajan.

(Contraportada. Alianza Editorial. 27ª reimpresión. 2000)

Como muchos de vosotros recordaréis, en la última encuesta realizada en el blog para que vosotros eligieseis una de mis próximas lecturas, tomé la determinación de leer los dos títulos que recibieron más votos entre los diez propuestos. Las novelas seleccionadas en aquel momento fueron Drácula de Bram Stoker, y El señor de las moscas de William Golding. Hace ya algún tiempo que terminé de leer esta última, pero no ha sido hasta ahora cuando he encontrado el hueco para publicar mi opinión. En líneas generales, comencé el libro con mucho entusiasmo (llevaba nueve años esperando en mi estantería), pero el interés fue desapareciendo a medida que avanzaba la historia, a pesar de no ser una obra muy extensa. La lentitud en ciertos momentos de la trama, el poco atractivo de algunos protagonistas o el acelerado desenlace son algunos de los puntos negativos que me han frenado en esta lectura. Entremos en detalles.

El hilo argumental es prácticamente conocido por todos: tras un accidente, un grupo de niños se ve obligado a convivir en una isla, estableciendo una serie de pautas y normas para lograr la supervivencia mientras no se produzca el rescate. Rápidamente se muestran los roles dominantes dentro de la jerarquía que se establece en la playa. En principio, todo parece quedar bien estructurado: Ralph, elegido como jefe, consigue fijar las prioridades para conseguir avanzar día tras día (preparación de refugios, formación de equipos de caza, creación del fuego…), a la vez que comienza a plantear posibles soluciones para ser avistados en caso de que algún barco o avión pase cerca de la isla. Para mantener el respeto y la cordialidad en las asambleas, se determina que dispondrá del turno de palabra aquel que tenga en sus manos la caracola, usada también para convocar las reuniones grupales., por lo que se convierte de esta forma en el principal símbolo de la novela. Sin embargo, Ralph tendrá que enfrentarse pronto a Jack, quien pretende también alzarse con el mando del grupo, aunque su poder esté basado en la fuerza, el miedo y la superstición.

A lo largo de los doce capítulos en los que se divide El señor de las moscas, la disposición grupal se disgrega a pasos agigantados hasta establecer un planteamiento maniqueo que responde a la idea de fábula moral: dos puntos contrapuestos, uno basado en la racionalidad y la coherencia, otro en el abuso de poder, de cuyo enfrentamiento surgirán consecuencias drásticas que afectará a la manera de concebir las relaciones entre los miembros de una misma sociedad, sacando así una enseñanza basada en los instintos más profundos del ser humano. Sin duda, un planteamiento muy interesante que se convierte en la principal baza de esta historia, una inocencia que se pierde página tras página, y que no es sino el reflejo de cualquier forma de gobierno en el mundo adulto.

Como ya he indicado al comienzo de esta reseña, han sido varios los puntos que han ensombrecido desde mi perspectiva personal este magnífico planteamiento realizado por William Golding. Principalmente, lo que más ha afectado a mi lectura ha sido un ritmo inconstante en la narración: varias escenas han llegado a ser, hasta cierto punto, tediosas, como es el caso de algunas de las convocatorias para debatir los asuntos de convivencia, o las diferentes exploraciones de la isla. Son, sin duda, componentes fundamentales para un desarrollo correcto de la trama, pero que han sido tratados con excesivos detalles. Por otro lado, hay un elemento que, curiosamente, es algo que también destaqué en la reseña de El resplandor: la capacidad de raciocinio de los niños, tanto en sus pensamientos como en sus exposiciones delante de los demás miembros. Si bien es cierto que en este caso los protagonistas principales son de mayor edad que el pequeño Danny Torrance, seguía sin resultarme creíble los planteamientos adultos realizados en algunos momentos de la historia. No obstante, no hay que perder de vista esa idea de “fábula moral acerca de la condición humana” que reza en la contraportada del libro, y que juega con la ingenuidad de la infancia, lo que hace que este contrapunto no sea tan evidente como en la obra de King. Por último, sólo destacar el acelerado cierre que Golding quiso conceder a su obra: tal y como quedan dispuestas las fichas sobre el tablero, la resolución no ofrece muchas alternativas posibles; sin embargo, ya puestos a analizar la conducta humana a través de la visión de unos niños, se podría haber jugado con otras relaciones entre los personajes, así como con diferentes tipos de organización, mostrando de esta manera la maleabilidad del poder.

Tras haber finalizado la lectura de El señor de las moscas, entiendo que esta obra de William Golding, escritor inglés ganador del Premio Nobel de Literatura en el año 1983, sea considerada una de las novelas fundamentales de la literatura universal. Aun así, mi visión general ha quedado empañada por todo lo comentado anteriormente, por lo que estos pequeños adultos quedarán en mi mente casi como un recuerdo anecdótico.

Valoración: 3,5 / 5

30 comentarios:

  1. Mmm es interesante y no dudo que sea un libro que haya que leer si lo que quieres es disfrutar de la literatura pero....no me llama la atención

    Un besoo

    ResponderEliminar
  2. Anda que te puedo decir hasta la fecha exacta en que me leí este libro. Hace siete años justos. Un viernes 13 de agosto iba en avión rumbo a China para ir por mi chiqui y me llevé este libro para el viaje. Y más o menos mis impresiones coinciden con las tuyas. Me gustó pero no terminó de llenarme. Había algunas partes como tú dices, tediosas y que llegaban a aburrir un poco.
    Me ha encantado tu reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. M., es un libro que hay que leer, pero no lo calificaría de imprescindible. ¡Un beso!

    Margari, ¡hoy es 13 de agosto, no me lo puedo creer! Ya es casualidad que yo publique la reseña de este libro en el aniversario justo de tu viaje, cuando leíste "El señor de las moscas". Me alegra ver que compartes mis impresiones (más que nada, porque pensé que todo el mundo tendría una visión mucho más positiva de esta obra). ¡Gracias por tus palabras! ¡Y felicidades por el aniversario de ese viaje, que sin duda te ha traído muchísimas alegrías! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya! Por lo que he leído y estudiado por ahí parecía que esta novela es de esas que hay que leer antes de morir... si algún día tropiezo con ella lo haré, porque yo leo hasta la etiqueta del champú, pero he de confesar que no creo que eso sea en un futuro inmediato.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Siempre que oigo hablar de esta novela, me recuerdo a mí misma que está en mi estanteria esperandome desde hace muchísimo tiempo. También me recuerda al famoso capítulo de Los Simpsons dedicado a la novela y a la película.

    El raciocinio que comentas de los niños puede sorprender pero en muchos casos puede ser realista. Es una situación que nunca han vivido y ahora son ellos los mayores y como tales, asemejandose en las conductas de sus padres (que ellos han absorbido como una esponja durante años) muestran toda su capacidad de razonamiento adulto, al igual que Danniel Torrance con la falta de figura paterna, al ser hijo único, muestra esa locuacidad adulta, tal vez. Pero en esto no hay que olvidar que el autor cuando lo escribió ya no era un niño, sino que era un hombre hecho y derecho y es posible que le resultara dificil ponerse en la piel de un infante.

    Sin más, te felicito por la reseña.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Antes de comentar nada, felicidades por la reseña. Es completísima y sincera. Me ha encantado.

    Debo decir que el libro no lo he leído, sin embargo ví la película hace un par o tres de semanas, así que más o menos ya conocía la trama. Me sorprendió la forma de razonar que tenían los pequeños, aunque debo decir que ciertas 'escenas', que supongo que también deben aparecer en el libro, me pusieron la piel de gallina.

    Algún día trataré de leerlo, aunque por el momento ando falta de tiempo ^^'

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. Gijón, sin en algún momento se cruza en tu camino, no dudes en leerla, pues a pesar de todo lo que comento, merece la pena descubrir esta historia. Sin duda, hace reflexionar. ¡Otro abrazo para ti!

    Metgaladriel, ¡muchas gracias por tus palabras y por tu amplio comentario! Sobre lo que comentas, probablemente estás en lo cierto: un niño es capaz de desarrollar conductas de actuación cuando siente la necesidad de cubrir una falta. De eso no hay duda. No obstante, lo que yo comento se ciñe sólo a la novela, digamos que es un punto que no me termina de convencer (en el caso de Danny Torrance, ya comenté que esta particularidad también podría verse subsanada por poseer el famoso "resplandor"). ¡De nuevo, muchas gracias! ¡Un saludo!

    May, ¡muchas gracias por la felicitación! No he visto ninguna de las adaptaciones cinematográficas que existen, pero en la novela aparecen escenas que, sin duda, no dejan indiferente al lector. Muy impactantes. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Este libro hace tiempo que lo tengo anotado, y recientemente le he echado el ojo en la biblioteca, así que puede que pronto lo lea. Me parece un buen análisis el que haces y es de agradecer la sinceridad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Entiendo que sea una novela destacada de la literatura, pero creo que debe leerse con menos de 20 años.

    Muy buena reseña, la comparto plenamente.

    Saludos
    Edu.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado tu reseña, como siempre, Jesús ^^
    A mi no me resultó tedioso en ningún momento, me mantuvo enganchada hasta la última página, pero a cada lector le hará sentir cosas diferentes, claro. Te recomiendo que veas la película :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Este libro lo lei hace bastantes años y la verdad es que recuerdo la historia pero después del tiempo la narración ya se me ha olvidado y tampoco recuerdo si en algún momento me aburrió, supongo que si me he olvidado será porque tampoco me entusiasmó, pero bueno, no me apetece especialmente releerlo. Siento que después de tantos años en tu estantería no te haya convencido
    un beso!

    ResponderEliminar
  12. Muy buena reseña, me ha encantado =)
    Este es uno de mis grandes pendientes, lo compré hace ya bastante de segunda mano y aún no me he decidido a leerlo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Edu, ¡gracias por tus palabras! No sé si mi percepción hubiese cambiado de haberla leído en el momento en que la compré (nueve años menos), pero sería interesante comprobar las posibles diferencias. ¡Un saludo, paisano!

    Galtzagorri, ¡me alegra que te haya gustado la reseña, gracias! Qué bien que disfrutaste de la novela sin ningún tipo de contratiempo. ¡En estas diferencias de pareceres está lo curioso de las percepciones personales! Por cierto, hay dos adaptaciones cinematográficas. ¿Cuál me recomiendas? ¡Un beso!

    Tatty, al menos te queda en mente el valor principal de esta obra, con el que tenemos que quedarnos todos. Como curiosidad te diré que este libro lo compré porque era lectura obligatoria en una asignatura de la carrera, junto con "El corazón de las tinieblas". Finalmente, el profesor decidió que leyéramos sólo este último, de ahí que "El señor de las moscas" se quedara esperando. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Shorby, te animo a que descubras de primera mano la impactante historia de estos locos bajitos. ¡Muchas gracias por tus palabras! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  15. Hace siglos que quiero leer esta novela pero de momento nunca me he animado con ella, y eso que ya sois muchos los que la recomendáis. A ver si un día de estos...

    ResponderEliminar
  16. Una reseña estupendísima, me ha encantado! A mi este libro me gustó muchísimo y la verdad es que me gustaría poder ver alguna de las adaptaciones cinematográficas porque sé que existen pero no he tenido ocasión de ninguna de ellas.

    Besos :*

    ResponderEliminar
  17. Yo sólo he visto la de 1990, y me pareció una buena adaptación :) ¡Espero que te guste!
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Pues yo que no lo he leído... no sé que opinar.
    Sé que sólo es tu opinión, pero pensé que sería un libro mejor.
    Siempre me ha llamado la atención, pero no lo suficiente como para tentarme a comprarlo o siquiera anotármelo...
    Sé que algún día tal vez termine leyéndolo y tal vez entonces pueda forjarme una opinión.
    De momento me quedo con tu reseña que me ha encantado y con un punto en el que coincido contigo (en general, por supuesto) y que ya te dije en la reseña de El resplandor: esa madurez que suelen darle a los pequeños que a veces no es tan creíble.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Espe, te animo a que descubras esta historia. Además, es una novela corta, se lee prácticamente en dos tardes. ¡Un beso!

    Sandra, ¡muchas gracias por tus palabras! Sobre las adaptaciones, hay una inglesa de 1963 que parece que es más fiel a la obra de Golding; luego, en 1990, se hizo otra adaptación de nacionalidad estadounidense, que es la más conocida. ¡Besos!

    Galtzagorri, ¡pues a ver si descubro pronto a estos personajes en su versión cinematográfica! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Kyra, ¡gracias a ti también por tus palabras en esta reseña! Como ya he dicho más arriba, a pesar de los puntos negativos que he anotado, es una obra que hay que descubrir, no tanto por cómo cuenta la historia, sino por lo que dice el mensaje que hay detrás de la trama. Ojalá te animes a su lectura más adelante. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena por esta reseña tan completa y tan bien argumentada. Siento que no te haya gustado tanto como esperabas. Yo lo leí en junio del año pasado después de años en los que me lo pusieron por las nubes. Me gustó pero también hice una reseña muy crítica. Estoy de acuerdo contigo en la falta de verosimilitud en el comportamiento de los niños. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Muy buena reseña, Jesús, me ha gustado mucho. Yo leí la novela hace como mil años (minuto arriba, minuto abajo), y no la recuerdo bien. Recuerdo la impronta que me dejó. Es más el fondo filosófico de la novela, el que habla de cómo se comporta el ser humano cuando no hay nadie que nos dicte las normas, cómo nos dividimos en los que quieren imponer normas a base de democracia y los que quieren pasar de las normas a no ser que sean ellos quienes las impongan a base de violencia. Es esa dicotomía del ser humano. Acerca de la madurez de los niños, o cómo está narrado ya no recuerdo nada.
    No sé, no creo que la relea, y menos después de tu reseña.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Goizeder, ¡mil gracias por tus palabras! A pesar de que no me haya disfrutado tanto como creí que lo haría en un principio, estoy encantado de haber leído por fin este clásico. Tengo que pasarme a leer tu reseña. ¡Otro abrazo para ti!

    Trescatorce, ¡muchas gracias a ti también por tu comentario! Mejor no has podido expresar la idea que he querido transmitir en mi reseña: con el paso del tiempo, recordaré la idea que hay tras la narración, sin duda, aunque los persoonajes y algunas situaciones se quedarán en el camino. ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  24. Creo que es muy diferente leerlo ahora que de adolescente. Yo lo leí con 13 años porque me la recomendaron mis padres y me quedé tan enganchada y me gustó tantísimo que me pasé dos días sin salir de casa. Después lo volví a leer a los 18 y me gustó exactamente igual y hace un par de años lo leí de nuevo y me siguió pareciendo magnífico. Supongo que tiene mucho que ver la primera impresión, impacto, diría yo, que fue brutal y me tuvo varias noches sin dormir. Leerla cuando tienes la misma edad que los protagonistas es lo ideal, porque de verdad te metes en la piel de los personajes. Y aunque ahora nos pueda parecer que la capacidad de raciocinio de los niños no es la correcta, sí hay adolescentes que pueden razonar prácticamente como adultos aunque sea solo durante esa etapa extraña entre los diez y los quince años. Espero que el próximo te guste más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Jesús, este libro lo leí yo en el instituto.
    Mi recuerdo para el es curioso porque sé que lo empecé a leer pero me pareció un tostó tan grande que me leí el último capítulo solo y con el hice el examen en el que saque un notable.
    Curioso porque como te digo no leí el libro xDD
    Sé de que va por encimita pero de verdad a mi esta lectura no me aportaba nada (como tantas otras obligatorios del intituto)y decidí prescindir de ella.

    Tras tu reseña me quedo con la sensación que no me he perdido nada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Dorothy, me ha encantado tu reflexión. Creo que estás en lo cierto, que la edad con la que se lee esta novela influye en la manera de percibirla. Quizás con una edad más adulta se valore más el trasfondo que la narración en sí. ¡Un beso!

    Dácil, ¡muy buena tu anécdota con este libro! Como he dicho más arriba, yo lo tuve de lectura obligatoria en la carrera, pero antes de empezar a leerlo, el profesor lo quitó del programa, así que se quedó esperando. Tras su lectura, poco me ha aportado. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  27. Muy interesante reseña, el libro también llevará por casa unos nueve años o más (yo creo que más...) y no sé por qué pero lo retraso y lo retraso y lo retraso... y te diría que lo voy a leer pronto, pero sé que no es verdad y que otros se le "colarán", jejeje, así que por el momento no puedo decirte si estoy de acuerdo contigo o no... Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  28. Ismael, ¡cómo te entiendo! Sinceramente, si no llega a ser por la encuesta que organicé en el blog, todavía seguiría esperando. ¡Ya sabes, si al final te animas, compartiremos impresiones! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Muy buena reseña. La verdad es que por un lado me apetece leerlo pero por otro tengo me he desanimado un poco con todos los comentarios y la reseña . Un abrazo!

    ResponderEliminar
  30. Perkins, ¡gracias por tus palabras! Como he dicho en otros comentarios, a pesar de mi opinión final, creo que merece la pena leerlo para reflexionar sobre el planteamiento moral e ideológico que se esconde tras los pequeños. Además, es un libro relativamente corto, te quitará poco tiempo. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar