16 de julio de 2011

"El tiempo entre costuras", de María Dueñas.

La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos al alzamiento, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso la traición y el abandono.

Escrita en una prosa espléndida, El tiempo entre costuras avanza con un ritmo imparable por los mapas, la memoria y la nostalgia, transportándonos hasta los legendarios enclaves coloniales del norte de África, al Madrid proalemán de la inmediata posguerra y a una Lisboa cosmopolita repleta de espías, oportunistas y refugiados sin rumbo

(Solapa interior. Temas de Hoy. 25ª edición. Septiembre 2010)

El tiempo entre costuras llegó a mis manos durante las pasadas fiestas navideñas, a pesar de que era un título que en principio no contemplaba en mi lista de próximas adquisiciones. Sin embargo, a pesar de las buenas críticas que había leído sobre esta novela (una de las más vendidas desde que viera la luz en junio de 2009), quedó olvidada en mi estantería, a la espera de encontrar un momento en el que me apeteciera adentrarme en una historia que parecía tener un contenido histórico relevante, lo que suele ser para mí un ligero obstáculo a la hora de decantarme por una lectura u otra. Sabía que me iba a costar lanzarme con la novela de María Dueñas, por eso no me lo pensé mucho cuando vi que María organizaba desde su blog una lectura conjunta en colaboración con Goizeder y Lady Boheme. Ahora, con El tiempo entre costuras finalizado, creo que fue una decisión acertada, pues probablemente habría seguido mucho tiempo sin animarme, y esta dinámica me ha permitido conocer de cerca las aventuras de Sira Quiroga, un periplo entre Madrid, Tetuán y Lisboa cargado de intrigas y apariencias. Una trama en la que los protagonistas no podrían decir que sus vidas son cosa de coser y cantar.

El tiempo entre costuras comienza con la sencilla vida de Sira Quiroga, una mujer joven afincada en Madrid con su madre Dolores, con la que trabaja en un taller de costura regentado por doña Manuela. En estos primeros pasos de la protagonista, encargada también de contar sus avatares en primera persona, ya aparece el que será el detonante que hará saltar por los aires el día a día madrileño de Sira: en su rutina, conoce a Ignacio, con el que iniciará una relación y la animará a preparar oposiciones. Este último punto, que no tiene en apariencia mucha importancia, lleva a la pareja a la adquisición de una máquina de escribir modelo Hispano-Olivetti; es esta compra la que comienza a desmontar la vida de Sira Quiroga, como ella misma recoge en sus palabras: “Visto desde hoy, desde el parapeto de los años transcurridos, cuesta creer que un simple objeto mecánico pudiera tener el potencial suficiente como para quebrar el rumbo de una vida y dinamitar en cuatro días todos los planes trazados para sostenerla” (p. 13). En la tienda donde se lleva a cabo la transacción, Sira conoce a Ramiro, provocando su aparición no sólo continuos vaivenes en los sentimientos de la modista, sino también el cambio radical de la vida que, hasta entonces, había conocido. Su enamoramiento, la percepción de algunas pertenencias valiosas por parte del padre de Sira y un ferviente deseo de lanzarse a la aventura, hacen que la pareja, dejando atrás a Ignacio y a Dolores en Madrid, lleguen a Marruecos, donde la vida de la protagonista experimentará los primeros reveses sobre los que se sustentará el resto de la trama.

Son muchos los personajes que coloca María Dueñas alrededor de Sira Quiroga, conformando una trama muy compleja aunque perfectamente trazada, donde ningún detalle cae en el olvido y cada nuevo paso puede presentarse como el fin de la nueva vida que Sira ha creado de la nada en la ciudad marroquí. Dentro de las cuatro partes en las que queda estructurada la novela, hay algunos personajes que destacan por su gran personalidad y atractivo para el lector: es el caso, por ejemplo, de la andaluza Candelaria, mujer que ha sabido abrirse camino gracias a los escasos ingresos que le proporciona una destartalada pensión en la que se citan numerosos personajes secundarios que otorgan en el comienzo de la trama algunos enfrentamientos interesantes; Félix, vecino de Sira cuando ésta cambia de domicilio, el cual va a suponer un pilar indispensable para los inicios de la costurera en Tetuán; Jamila, criada de Candelaria, acabará trabajando para Sira en su taller, ayudándola a salir de algún que otro apuro; o la que es, sin duda, el gran atractivo de la novela, Rosalinda Fox, una mujer acomodada que mantiene una relación con Juan Luis Beigbeder (Alto Comisario de España en Marruecos), y que encuentra en Sira una verdadera amistad basada en la sinceridad y en la confianza, pero que llegará a tensarse en varios momentos por las circunstancias políticas que se están viviendo en la escena europea.

A pesar de que el componente histórico está siempre presente en el desarrollo de la trama, no es un elemento que obstaculice la lectura; al contrario, María Dueñas ha sabido casar a la perfección la parte ficticia con el rigor histórico, estableciendo un complejo engranaje con el que consigue poner en marcha una maquinaria cuyo ritmo, bastante trepidante en algunos puntos de la historia, no decae en ningún momento, por lo que el lector se sumerge en la vida de Sira Quiroga casi sin darse cuenta, sintiendo la tensión, la cercanía del peligro y las continuas rupturas en los pensamientos de la protagonista.

Desde mi perspectiva, quizás el único punto negativo que he encontrado en El tiempo entre costuras ha sido el epílogo, en el que se resumen el desarrollo y el desenlace de las vidas de parte de los protagonistas más allá del punto y final de la trama. Personalmente, creo que es una anotación histórica que puede llegar a cubrir el interés del lector, pero que realmente no aporta nada novedoso al argumento. Además, el ritmo ágil que se mantiene durante toda la novela choca con esta decena de páginas con demasiados apuntes informativos. No obstante, es de agradecer la inclusión de estos datos para todos aquellos que puedan llegar a plantearse cuestiones varias sobre el devenir de los protagonistas. Junto a todo lo dicho, hay que hacer también hincapié en la relación bibliográfica incluida por María Dueñas al final de su obra.

Tras todo lo dicho, ahora puedo entender mucho mejor el que ha sido sin duda uno de los últimos fenómenos editoriales de las letras españolas. Ahora sólo queda esperar para ver si la escritora ciudadrealeña consigue mantener su éxito con próximas publicaciones. Mientras tanto, recomiendo fervientemente su ópera prima, El tiempo entre costuras.

36 comentarios:

  1. Me alegra ver que te ha gustado mucho y que has disfrutado de la lectura =)

    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues con esta reseña has terminado de animarme a leer la novela, que como bien sabes, tengo esperando en mi estantería desde hace semanas. Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo lei el verano pasado y me gustó mucho, aunque en mi caso la novela histórica es uno de los géneros que más me gusta. Es una novela muy entretenida y la ambientación es muy buena, qué ganas de visitar Tánger y Tetuán, es de lo que más me gustó. Me alegro de que hayas disfrutado de la lectura.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la reseña. Lo leí el año pasado y fue una novela que me gustó también mucho. Pero no llegó a ser perfecta. Le faltó algo que no sé definir para que llegara a calarme, para convertirla en esa obra indispensable. Pero es una obra muy buena, y comparto contigo tu opinión sobre el epílogo. Sobraba.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Sí, una buena novela, aunque le pesan algunos tópicos y algunos toques un poco 'peliculeros'. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien la he leido es una buena novela pero me gustó algo menos que a tí. para mi gusto la segunda parte decae un poco

    ResponderEliminar
  7. Os habéis puesto de acuerdo unos cuantos esta semana para publicar reseñas sobre esta novela!! jejejej

    No la he leído, pero tiene muy buena pinta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Yo aun no la he leído. Lo que dices del epilogo, a mi seguramente me gustaría porque en este tipo de novelas casi siempre me quedo con las ganas de saber que fue de los personajes años después

    ResponderEliminar
  9. Lo leí hace un tiempo y coincido contigo en todo, especialmente en lo atractivos que resultan algunos de los secundarios (soy fan de Candelaria) y en el final, que me pareció demasiado simple y que desmerecía la magnífica historia que lo precedía. Me alegro de que te animaras y, sobre todo, de que te gustara.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. No lo he leído, y la verdad es que no me llama mucho la atención. Tal vez saturada por haberlo visto tantísimo por la red. Quién sabe si se cruzará en mi camino ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  11. M., ¡muchas gracias! He disfrutado mucho más de lo que imaginé en un principio. ¡Besos!

    Cristina, ¡cuánto me alegra saber que mi reseña te ha dado ese empujón final para animarte a la lectura! Seguro que no te arrepientes. Y si al final no te gusta, ya sabes donde estoy para la hoja de reclamaciones. :P ¡Muchos besos!

    Tatty, la verdad es que entran ganas de conocer esos sitios. Curiosamente, tengo un amigo arqueólogo que cada cierto tiempo se traslada a trabajar a Tetuán, y me ha ofrecido ya en varias ocasiones visitarle. Así que a ver si me animo más adelante. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Margari, ¡gracias por tus palabras! Parece que lo del epílogo es algo que piensan muchos lectores. A mí, sinceramente, esas últimas páginas no me han aportado nada. Pero no importa, porque todo lo demás lo he disfrutado muchísimo. ¡Besos!

    José M. Martínez, es verdad que tiene algunos toques como los que comentas, pero creo que eso ha ayudado al triunfo editorial. Personalmente, me ha encantado encontrar giros argumentales y acciones inesperadas. Saludos

    Albanta, si tuviera que dividir la novela en dos partes, yo también me quedaría con la primera mitad, sin duda.

    ResponderEliminar
  13. Shorby, es lo que tiene la lectura conjunta, que todas las reseñas llegan prácticamente a la vez. ¡Seguro que antes o después te animas a descubrir esta novela! ¡Besos!

    Laky, por lo que dices, el epílogo te vendrá perfecto, porque resolverás dudas que puedan surgirte sobre el futuro de los personajes. ¡Saludos!

    Dorothy, me alegra saber que coincidimos en esos puntos. Para mí, esta novela, a pesar de los principales protagonistas, es una historia de grandes secundarios, sin duda alguna. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  14. Sonia, ¡ya somos dos! ¡Saludos!

    Rosalía, entiendo esa sensación que tiene, me ha pasado en muchas ocasiones. Por eso, cuando vi la lectura conjunta, no dudé en apuntarme, porque sabía que de no hacerlo, esta novela habría esperado mucho tiempo en mi estantería. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. También le has dado una notaza! Tienes razón respecto a los personajes ya que sin ellos esta historia no sería la misma. Veo que te ha encantado y te ha gustado tanto como a mí. Me alegro que esta lectura haya sido tan fructífera.
    Te enlazo!
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  16. María, ¡merecía una nota alta, sin duda! He disfrutado muchísimo con los contratiempos de Sira, viendo cómo se iba abriendo paso con cada traspiés. Sin embargo, como he dicho más arriba, he disfrutado más con los secundarios. ¡Por cierto! No he caído en la cuenta de enlazar a las otras reseñas, así que luego actualizo. ;) ¡Más besos para ti!

    ResponderEliminar
  17. Normalmente me dan pereza las novelas que veo que prácticamente todo el mundo va leyendo en el metro o el autobús, y por lo general suelo dejar que pase el tiempo para animarme con ellas. Este es uno de esos casos, aunque por lo que veo a ti te ha venido bien lo de la lectura conjunta para ponerte a ello. Lo mismo sigo tus pasos, aunque sin lectura conjunta de por medio.

    ResponderEliminar
  18. aún me falta decidirme a leer este libro, y no hago sino ver reseñas positivas sobre él...¡en cuanto me vaya de vacaciones me lo llevo en la maleta!
    un abrazo,
    Ale.

    ResponderEliminar
  19. A mí también m gustó, aunque fue de más a menos, lo reconozco. El personaje de Sira me gustó, y de los secundarios, me dio pena que la Candelaria y el vecino (me encantanban) cayeran un poco en el olvido en detrimento de Rosalinda o Beigbeder. Un abrazo!!

    Ps. Muchas gracias por anunciar el sorteo de Luz de Libertad!! y mucha suerteee!!

    ResponderEliminar
  20. Espe, te animo a que descubras esta novela, no te arrepentirás. Aun así, entiendo lo que dices en tu comentario, porque a mí me pasa exactamente lo mismo. De hecho, como ya he comentado, me uní a la lectura conjunta porque sabía que, de no ser así, tardaría mucho en leerlo. ¡Saludos!

    Bibliobulimica, quedo entonces a la espera de que compartas tus impresiones con nosotros. ¡Otro abrazo!

    Ismael, mi sensación fue la misma, que la historia, a pesar de mantenerse siempre interesante, iba decayendo. Los dos personajes que mencionas, Candelaria y Félix, me encandilaban cada vez que aparecían en escena. María Dueñas debería escribir una novela sobre la vida de los que se quedaron en Marruecos. ¡Y no tienes nada que agradecerme, encantado de promocionar el sorteo de tu novela! ¡Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Como le digo a los demás participantes de la lectura conjunta, prefiero leerla al acabar de redactar la mía...
    Besos,Jesús!

    ResponderEliminar
  22. Vaya, te ha gustado mucho!! Y sí, nos ha fallado lo mismo, el epílogo. Aunque a mí, más que el epílogo, me ha disgustado ese final precipitado... Pero en general es una lectura que se disfruta muchísimo y altamente recomendable.

    ¿No te gusta la novela histórica? A mí especialmente no, pero de vez en cuando algo cae... pese a no ser mi género predilecto. Eso sí, me da pereza.

    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
  23. Carmen, ¡haces bien! Espero con ganas tu opinión final. ¡Besos! ¡Y pásalo bien en tu viaje!

    Lady Boheme, creo que ya lo dije en tu blog cuando comenté tu reseña, que íbamos a coincidir bastante en las impresiones finales. Sobre lo de la novela histórica, no es que no me guste, sino que siempre que he leído alguna voy con el miedo de que la historia se imponga a la ficción, y es precisamente lo que no quiero. Pero vamos, que la leo cada vez que se presenta la oportunidad. ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  24. Que gran reseña! Me ha encantado. Y coincidimos en que es un gran libro, aunque a mi el final me encantó y no creo que sobrara para nada.
    Encantada de descubrir tu blog.
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Kristineta, ¡lo mismo digo, encantado de haber descubierto tu blog! Y gracias por tu comentario sobre la reseña. Sobre lo del final, no deja de ser algo anecdótico, pues lo que importa es que todos hemos disfrutado de "El tiempo entre costuras". ¡Besos!

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado mucho tu reseña, muy completa. No conocía tu blog, pero ahora mismo me hago seguidora!
    A mi también me gustó el libro, pero los cambios de ritmo no me terminaron de cuajar. Sin embargo, el epílogo sí que me gustó, tengo ese toque entre curioso y cotilla, que hace que quiera saber más sobre los personajes una vez terminada la novela... Con ese epílogo mi curiosidad se sació.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  27. Voy a hacer un poco de offtopic, para decirle a mi hermana (Trescatorce) que Jesús es un Kingiano, también... jeje!

    ResponderEliminar
  28. Trescatorce, ¡muchas gracias por tu comentario y por seguir el blog! Ya ves, no coincidimos mucho en los detalles que comentas de "El tiempo entre costuras": los cambios de ritmo me gustaron mucho, no así el epílogo. Pero vuelvo a insistir: lo fundamental es que todos lo hemos pasado en grande con esta lectura. ¡Besos!

    Lady Boheme, ahí, ahí, como debe ser, reafirmando mi Kingianismo. XD ¡Acabando "El resplandor"!

    ResponderEliminar
  29. Que bueno que te animases a leer este libro, y mejor aún que lo hayas disfrutado.
    Con estas novelas da gusto ver como hay mucha gente que se engancha a la lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Blanca, lo he disfrutado mucho. Sinceramente, si hubiese sido por iniciativa propia, habría tardado en animarme, por eso fue una magnífica decisión unirme a la lectura conjunta. ¡Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  31. se lo regale a mi madre no hace mucho,y me dice que esta gozando con el libro,y como tu dices el elemento historico no la esta para nada ir mas lento ni hacer que la lectura la aburra,yo cuando ella lo termine seguramente me lo pase a mi.:)

    ResponderEliminar
  32. Yo la leí el año pasado y la disfruté mucho. Coincido contigo en que es una novela muy recomendable.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  33. Soycazadoradesombrasyñibros, ¡ya me contarás cuando tengas ocasión de leerlo! Seguro que tú también lo disfrutas. :)

    Luisa, ¡me alegra que también la hayas disfrutado! Es una historia que no pasa desapercibida. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  34. Te he encontrado por anobii, ya que ésta va a ser mi próxima lectura. Si no te importa te sigo el blog.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  35. Lesincele, ¡bienvenida a La Caverna Literaria! Encantado de que sigas el blog (ya me he apuntado al tuyo). Disfruta de la lectura, quedo a la espera de tu reseña. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar