2 de abril de 2011

"Miguel Will", de José Carlos Somoza.

La existencia más que probable de una obra de teatro de Shakespeare titulada Cardenio da pie a José Carlos Somoza para reflexionar sobre la relación creativa y espiritual que unió a dos contemporáneos y grandes genios de la literatura: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Merecedora del Premio Miguel de Cervantes 1997, en Miguel Will encontramos al gran William y a su grupo de actores enfrentándose a todos sus fantasmas para llevar a cabo la magna empresa de llevar el Quijote a escena.

(Contraportada. Debolsillo. 1ª edición. Abril 2006)

José Carlos Somoza se convirtió, hace algún tiempo, en uno de mis escritores favoritos, tras descubrir su inquietante novela Clara y la penumbra. La trama desarrollada bajo este título logró que me interesara en descubrir más historias de este escritor. El segundo libro que llegó a mis manos fue La caverna de las ideas, una de mis novelas favoritas de todos los tiempos (y la que me dio pie para elegir el título del blog). En ella, se relata la investigación de un caso en plena Antigüedad clásica. Sin duda, cuenta con uno de los desenlaces más originales que he leído. No tardaron en llegar a mis manos otras creaciones del autor, como Zigzag, La caja de marfil o La dama número trece, todas muy diferentes entre sí, con una configuración de los argumentos bastante sorprendente. No todos fueron buenos títulos, desde mi punto de vista, y es que, aunque no soporto dejar ningún libro a medias, tuve que hacerlo con una de las novelas más recientes del autor: La llave del abismo. De cualquier forma, me apetecía una lectura ligera antes de ponerme con algún título prioritario de la lista de pendientes, y recordé esta obra teatral, Miguel Will. Me apasiona leer teatro, así que era el elemento ideal para cubrir la transición entre una y otra novela. Lo que me he encontrado ha sido una grata experiencia, aunque también en mi mente se había forjado una idea. diferente Eso sí, la originalidad característica de Somoza vuelve a cobrar protagonismo en su máxima potencia.

La acción se sitúa en 1612, y se divide en seis cuadros, repartidos entre el Teatro de El Globo, de Londres, y el pueblo natal de William Shakespeare, Stratford-upon-Avon. En ese año, Thomas Shelton había traducido al inglés la primera parte del Quijote, cuatro años antes de la muerte tanto del autor de Enrique VIII como de Miguel de Cervantes. La trama se centra en el deseo de Shakespeare de llevar a escena la historia de Cardenio, una de las partes más conocidas de la obra del escritor alcalaíno. Los ensayos comienzan a desarrollarse sin ningún problema, hasta que aparece sobre el escenario Richard Burbage, uno de los actores principales de la compañía de Los Hombres del Rey. Es el encargado de representar el papel de Don Quijote, situándose aquí el germen del conflicto que se desarrolla durante todo el drama. Shakespeare plantea la necesidad de recoger en la interpretación del Caballero de la Triste Figura tanto la perspectiva noble del personaje como la visión bufonesca. Burbage pone el grito en el cielo, pues no tenía constancia del lado cómico (y ridículo) del Quijote. Tras la trifulca, Shakespeare se retira a su hogar, donde comenzará a dar muestras de locura, con actuaciones que llevan a la risa del lector-espectador y que desembocará en la creación de un nuevo personaje para la literatura: Miguel Will.

Esta obra de teatro ha sido toda una sorpresa, por diferentes motivos. En primer lugar, como ya he comentado, sólo conocía hasta este momento el lado narrativo de José Carlos Somoza, donde ha demostrado un excelente manejo de los recursos literarios, especialmente aquellos que llevan a la tensión y el sobrecogimiento del lector. Por tanto, encontrarme con una obra dramática de su puño y letra ha sido una sensación extraña, pero muy placentera. Además, cuenta con William Shakespeare como protagonista, uno de los máximos representantes de la literatura inglesa, el cual tendrá que sufrir también la visita de un "fantasmal" Miguel de Cervantes. La alternancia entre la casa del autor de Hamlet y el Teatro de El Globo es todo un acierto, pues el proceso creativo (y las consecuentes reflexiones sobre el mismo) queda separado de los ensayos y de la representación final, por lo que el lector, al llegar a cada cuadro, puede imaginar la dirección de la trama, aunque no por eso va a saber del desenlace de cada acto. Precisamente, el final de la representación es, para mí, uno de los puntos fuertes, pues pretende dar una explicación (siempre dentro de los límites de la creación ficticia) a la elaboración y posterior pérdida de una obra titulada Cardenio, salida del puño y letra de William Shakespeare.

A favor de Miguel Will juega también el toque humorístico, que no falta a lo largo de los diferentes cuadros. Como ejemplo, puede citarse la continua aparición de un bacín al que se le da los usos más variados, los momentos en que Shakespeare se mira al espejo y conversa con su propio reflejo, o las confusiones entre uno de los actores de la compañía y su criada (que le lleva a tocar su anatomía para cerciorarse de la realidad). Quizás, como contrapunto, sólo anotaré que en el momento en que la obra recoge la representación de Cardenio, me resultó un poco más densa y aburrida, quizás porque me interesaba más todo el proceso creativo entre bambalinas.

En otras palabras, una obra de teatro actual, con un hecho histórico como pie para la ficción, que vuelve a introducir, como tantas otras obras, el teatro dentro del teatro. Muy recomendable, especialmente para los apasionados de este género literario.

Valoración: 4 / 5

SHAKESPEARE: En un lugar de Inglaterra de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un escritor de los de obras teatrales, ingenio rápido, pluma aguda y gran celebridad. Frisaba la edad de nuestro escritor con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quienes le conocían le llamaban William, o Will [...]. Llenósele la fantasía de todo aquello que había en sus obras, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles. [...] Y en el año de 1612, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio dramaturgo en el mundo.

19 comentarios:

  1. Tengo a Somoza apuntado y algún día leeré algo de él, pero por lo pronto tengo otros libros pendientes. Pero lo que cuentas de sus libros me llama la atención.

    bsos!

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de este autor, pero no soy muy aficionada a leer obras de teatro por lo que esta no me la apunto, si algún día me animo con este autor prefiero novela. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Rosalía, Tatty, si algún día os animáis con José Carlos Somoza, os recomiendo tres títulos, por orden de preferencia: "La caverna de las ideas", "Clara y la penumbra" y "Zigzag". Todas sus novelas están en formato bolsillo. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. De Somoza sólo he leído Clara y la penumbra, y me encantó ese libro. Pero, no sé muy bien por qué, no he vuelto a leer nada más de este autor, a ver si pronto le pongo remedio. Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  5. Goizeder, ese fue el que me enganchó a Somoza, una historia muy original, y llena de tensión. "La llave del abismo" me alejó un poco del autor, pero el reencuentro con "Miguel Will" ha sido fantástico. ¡Ojalá vuelvas a leer pronto algo del autor! ¡Más besos para ti!

    ResponderEliminar
  6. De Somoza leí hace años Dafne desvanecida, y he de reconocer que me aburrió. No he vuelto a probar con el autor. Si encuentro esta obra en mi biblioteca a lo mejor le doy una oportunidad, que tu reseña me ha gustado mucho. Además me apunto los que has citado en los anteriores comentarios, por si acaso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada de Somoza pero me ha llamado la atención 'Clara y la penumbra'. Me lo apunto y ya te diré si me engancha y me convence.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  8. Creo que no me voy a animar con esta obra, pero con tu reseña (estupenda, por cierto) me has hecho recordar que tengo en casa "La dama número trece" sin leer...
    Besines,

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de este autor pero tengo pendiente La dama número trece, así que empezaré por ese el día que le llegue su turno.
    Musus.

    ResponderEliminar
  10. Con este autor tengo una relación un poco rara, lo descubri con Clara y la penumbra, fue un regalo de mi ex cuñado y a mi la verdad es que no me gustó mucho no me lo llegué a creer. Despues cayó en mis manos Zig, Zag y me enamoré de él, y cometí el error de regalarle a mi madre La llave del abismo, libro que ni ella ni yo hemos podido terminar y que me planteo regalar, vender, dios sabe que me planteo hacer con él, desde entonces tengo un miedo atroz a aventurarme con algo suyo, sobre todo si tengo que pagar dinero por ello... en fín que no se si me animaré con este titulo

    ResponderEliminar
  11. Margari, ¡gracias por tus palabras sobre mi reseña! "Dafne desvanecida" no es de sus mejores novelas, desde mi punto de vista, pero todas las que he mencionado me encantaron. Tienes en el blog una reseña breve de "Clara y la penumbra". ¡Besos!

    María, como he comentado, "Clara y la penumbra" fue la primera que leí, y me enganchó irremediablemente. ¡Ojalá acabes contándome que te sucedió lo mismo! ¡Besos!

    Carmen, gracias por tus buenas palabras sobre mi reseña. "La dama número trece" también es buena opción para conocer por dónde van los tiros con este autor. ¡Muchos besos!

    Mafaldas, te digo lo mismo que a Carmen, "La dama número trece" es buena opción para introducirse en el mundo de Somoza. ¡Besos!

    Carmina, ¡cuánto te entiendo! "Zigzag" es increíble, "Clara y la penumbra" también, pero "La llave del abismo" tuve que dejarlo a medias, no tenía ni pies ni cabezas. Pero bueno, puedes buscar más adelante alguna de sus otras novelas en bibliotecas, o dejarte llevar por recomendaciones. Como sabes, todas están en bolsillo. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Hola!!!!
    Pues no soy muy fanática de leer teatro, pero me ha encantado tu reseña. Ya que recomiendas tanto a este autor, preferiría leer alguna de sus novelas.
    Lamentablemente en México no está disponible ninguna de las que comentas : (, encuentro: "Silencio de Blanca", "Tragedias griegas" y "La caja de marfil". Sólo éste último me llama la atención, además está muy económico ^^, tal vez me anime.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Kyra, me alegra que te haya gustado mi reseña. :) "La caja de marfil" también podría ser una buena opción para comenzar. Los demás no los he leído. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Leí Zig Zag y la verdad es que me gustó pero luego repetí con otros libros y no e gustaron tanto aunque esta reseñaaa tuya es tan suculenta!!

    Besos

    ResponderEliminar
  15. M., "Zigzag" es, para mí, de los mejores. No sé cuáles serán esos otros títulos que has leído, pero tanto en la reseña como en los comentarios recomiendo más novelas del autor. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  16. No he leído de momento nada de este autor, y aunque las lecturas teatrales las tengo un poco abandonadas, quizá me anime con esta. Me has picado la curiosidad con tu reseña. :-)

    ResponderEliminar
  17. Espe, creo que podría ser una buena obra para retomar las lecturas de géneros románticos. Como digo, me encanta también leer teatro, y pasar por "Miguel Will" ha hecho que ya esté pensando en otras.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  18. No he leído nada de este autor y el teatro no es lo mío, pero me apunto las otras que recomiendas para empezar a conocer su obra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Luisa, ya nos contarás si finalmente te animas a descubrir a Somoza. ¡Saludos!

    ResponderEliminar