7 de marzo de 2011

"La dama azul", de Javier Sierra.

Hay secretos que la Providencia no puede mantener ocultos por más tiempo. Sólo así se explica que un proyecto científico del Vaticano destinado a captar imágenes y sonidos del pasado remoto sea interceptado por el Departamento de Defensa norteamericano y obligue a Jennifer Narody, una de sus mejores agentes, a enfrentarse a un don de la época de los grandes misterios. Mientras tanto, en España, el Destino -¿qué si no?- aboca a un joven periodista a investigar la vida de una religiosa del Siglo de Oro que, sin haber abandonado jamás su clausura en Soria, predicó milagrosamente en Nuevo México, a diez mil kilómetros de distancia. Su técnica, cuidadosamente silenciada, esconde una revelación estremecedora.
Nunca una obra de ficción ha desvelado tantas verdades ocultas. Con ella, Javier Sierra nos descubre el apasionante género de las "novelas de investigación".

Llevaba mucho tiempo sintiendo curiosidad por la obra de Javier Sierra, por descubrir esos misterios e intrigas que tan famoso lo han hecho tanto aquí como más allá de nuestras fronteras; además, casi siempre que visitaba una librería o algún centro comercial y echaba un vistazo a las diversas secciones  aparecía ante mí varias de sus novelas. Así que la semana pasada, aprovechando una nueva visita a uno de estos puntos, me paré a revisar las publicaciones en formato bolsillo con la firme idea de llevarme a casa algún título del escritor turolense. Sinceramente, mi idea era haber conseguido La cena secreta, novela de la que he leído numerosas opiniones (bastante dispares entre sí), pero el destino (¿providencia? ¿casualidad? ¿sincronicidad?, términos empleados por el autor en este libro) quiso que el único disponible fuera La dama azul. Y como mi idea ya estaba fijada, lo compré e inmediatamente comencé su lectura. Ahora creo que quizás debería haber esperado a que La cena secreta se cruzara en mi camino.

La dama azul, traducida a veintitrés idiomas y premiada como la Mejor Novela Histórica publicada en Estados unidos en 2008 por los Latino Brook Awards, utiliza los primeros capítulos para situar al lector dentro de la intriga, estructurada en diferentes espacios y en dos momentos temporales distintos: sobre los primeros, la trama queda repartida entre España (Madrid, Ágreda, Bilbao), Estados Unidos (Los Ángeles), Italia (Venecia, Roma) y Nuevo México; sobre los segundos, la gran parte de la historia queda contextualizada en los años noventa del siglo XX, aunque el origen de la misma se encuentra en la primera mitad del XVII. Con este planteamiento, y los continuos saltos de un lado a otro, el lector puede verse, en un principio, un tanto desconcertado, teniendo que relacionar cada personaje con un espacio geográfico y temporal; a esto hay que añadir el hecho de que, inicialmente, cada elemento parece independiente (la relación entre cada foco de interés tarda en establecerse), por lo que el arranque, desde mi perspectiva, no es fácil.

Aun así, una vez se han calentado los motores, el tema propuesto por Sierra es bastante atractivo: la bilocación (el mismo autor recoge al comienzo de su novela la definición propuesta por el Diccionario de la Lengua Española, donde "bilocarse" es, "según ciertas creencias, hallarse alguien en dos lugares distintos a la vez". Esta habilidad, sin entrar en discusiones sobre la posibilidad o no de tal prodigio, es la seña de identidad de una monja, sor María Jesús de Ágreda, sobre la que acabará girando prácticamente la totalidad de la novela. Al tema central hay que añadir otros que, a veces, suenan a tópicos, caso del robo de manuscritos con información que puede cambiar la historia, el interés del Vaticano por ocultar detalles reveladores para los creyentes o la introducción de elementos fantásticos y/o sobrenaturales que intentan aportar más atractivo a la publicación. Tal diversidad en los asuntos tratados, junto con los componentes indicados con anterioridad, pueden llegar a dar la sensación de un desarrollo caótico, que se complica en algunos momento con las referencias históricas o la introducción de elementos secundarios.

Sobre los personajes, más allá de la monja de Ágreda, no hay gran cosa que decir: Jennifer Narody, afincada en Los Ángeles, cuenta con una pasado militar que va descubriéndose poco a poco a través de la intervención inicial de su psicóloga, y cuyos sueños van dando a conocer algunos detalles de la actividad evangelizadora realizada por españoles en Nuevo México a finales del siglo XVI y comienzo del XVII; Carlos Albert, periodista que investiga sobre temas que se escapan de la realidad, involucrado en la trama por una entrevista realizada en el pasado a un eclesiástico sobre la teoría de la "cronovisión"; Giuseppe Baldi, integrante de un grupo relacionado con el Vaticano, al que aportará sus conocimientos sobre la prepolifonía, y cuyo destino le deparará unos niveles de conocimiento insospechados al comienzo de la novela. A estos protagonistas se unen otros tantos (personajes secundarios o colectivos) que hacen avanzar a un ritmo adecuado la trama, como los nativos de Nuevo México, la psicóloga de Jennifer, los eclesiásticos, Albert Ferrell o el director de la Biblioteca Nacional de España. Por cierto, la inclusión de la Biblioteca Nacional en la trama desarrollada por Sierra ha sido, para mí, uno de los puntos más atractivos, pues conozco bien el recinto, y la descripción realizada por el autor, sin necesidad de dar excesivos detalles, evocan perfectamente la ubicación y disposición del centro.

Tras este pequeño análisis, tuve muchas dudas sobre mi nota final de esta novela, pues continuamente, a medida que avanzaba y las páginas iban pasando, mi puntuación oscilaba. Nunca pensé en darle la nota máxima, tampoco la mínima. Finalmente, la dejo en un aprobado, ya que el tema me parece sugerente, pero en algunos momentos el desarrollo me ha parecido algo desordenado, además de contar con un desenlace que, personalmente, no me ha convencido. Estoy seguro de que volveré a leer alguna novela más de Sierra, pero esta vez tendrá que ser ella la que llegue a mí, pues no saldré tan decidido a buscarla, como en este caso. Mis esperanzas con La cena secreta se mantienen, mientras tanto.

Valoración: 3 / 5


6 comentarios:

  1. No he leído ninguna obra de esta autor y esta que reseña aquí no creo que me vaya a gustar mucho. No sé si la última...
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. @Carmen, en primer lugar, gracias por unirte a mí rincón y por tus comentarios. Sobre la última novela de Javier Sierra, los comentarios también son muy dispares. Hasta el momento, de la que mejores opiniones he leído ha sido de "La cena secreta". ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Jesús, cómo me gustó esta novela! En mi caso la disfruté de principio a fin. Descubrí a este autor a través del programa de radio La Rosa de los Vientos, y me enamoró su forma de hablar y de contar una inmensa sabiduría en determinados temas.
    Para mi lo mejor de todo de esta novela fue el final, para mi redondo, ya ves cómo puede diferir de una a otra persona.
    Me alegro de que te gustase lo suficiente para el aprobado.

    ResponderEliminar
  4. Atram14, en primer lugar, ¡bienvenida! Y mil gracias por pasarte. Esta es la magia de los libros, cómo una historia puede maravillar a alguien y pasar casi desapercibida para otra. Como bien dices, me gustó lo suficiente para el aprobado, y también lo necesario para animarme más adelante de nuevo con este autor. Al menos, "La cena secreta" tengo leerlo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jesús, Buenas noches (al menos desde el lugar donde te escribo, desde Perú). Debo decirte para empezar que tu apreciación acerca de esta novela de Javier Sierra me ha parecido la más acertada que he encontrado en la red. Te comentaré que el libro de La Dama Azul llegó a mi entorno -no directamente a mí- hace unos 4 o 5 años aproximadamente. Una de mis hermanas menores, lo compró en la Feria del Libro, evento que se realiza anualmente aquí y creo también en otros países. Lo escogió simplemente porque sí. Nisiquiera confiesa ella ahora, tuvo la determinación de leer la breve reseña al reverso del libro ya que la muchedumbre y el calor, además del pánico eran notorios en ese momento. Lo cogió del mostrador y lo pagó. Ella, hasta el día de hoy, no lo ha leído. A mí sin embargo, me gustan mucho los libros, leer es de mis actividades favoritas y nunca le digo que no a un libro. Esta obra prima de Javier Sierra en particular me llamó mucho la atención, comenzando por la portada y decidí empezar su lectura hace 3 años, pero, cada que comenzaba había algo que se interponía -¿sincronicidad?, ¿casualidad? o ¿destino?- que no me permitía finalizar como es debido, o tal vez simplemente la historia no me llamaba la atención en lo más mínimo. Actualmente, sigo la carrera de pedagogía - tras no muchas peripecias- en una Universidad de mi país, Perú y he tropezado con mi trabajo final de Lenguaje & Comunicación IV: un informe o monografía sumamente detallado sobre una obra cualquiera de algún escritor latinoamericano o hispano contemporáneo. Estuve tentada a escoger una novela de García Márquez, Vargas Llosa o cualquier escritor conocido cuyos libros y por tanto, me apena decirlo, reseña encontrara fácil en internet para no tomarme tener que leer el libro por falta de tiempo. Enhorabuena decidí no hacerlo y leí de principio a fin en 1 semana La Dama Azul. La historia me parece interesante, me ha atrapado desde el comienzo y se pone más emocionante conforme se avanza. La mezcla de elementos históricos y el cambio de tiempo, de presente a pasado y todo eso me tiene alucinada, además del tema central que como tú bien dices es la bilocación. Me parece algo de no creer, simplemente increíble! El final no me decepcionó pero esperaba algo más elaborado tal vez. A pesar de todo, quería agradecerte porque tu reseña me ha servido demasiado para mi trabajo. Es bueno saber que puedes encontrar lugares como éste en el cual encontrar una orientación y aportes para lo que buscas. Definitivamente leeré alguna otra novela de Javier Sierra. Felicitaciones por el blog, lo he revisado muy superficialmente lamentablemente por mi falta de tiempo, pero me parece excelente el contenido que compartes. Llegar hasta aquí no fue fácil, en los resultados no figuraba tu blog y justo cuando estaba apunto de rendirme: Oh sorpresa! Apareces. Es el destino. Tal vez creas que soy una loca, pero creo mucho en el destino. Esta no será la última vez que me veas por aquí :) Suerte & Saludos fraternos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Lesly. Me alegra saber que mi reseña te ha ayudado para el trabajo de Lenguaje y Comunicación. ¡Espero que hayas tenido un buen resultado! Pásate por aquí cuando quieras. ¡Saludos!

      Eliminar