9 de marzo de 2011

"El misterio de la casa Aranda", de Jerónimo Tristante.

En el convulso Madrid de finales del siglo XIX, Víctor Ros, un joven de gran inteligencia y antiguo delincuente de poca monta convertido en subinspector de policía, debe enfrentarse a su primer caso. En la casa de los Aranda se ha producido una extraña serie de asesinatos: varias mujeres, en diferentes épocas, intentaron matar a sus maridos después de la lectura de La Divina Comedia, de Dante. Pero ¿qué contiene este clásico para provocar semejante efecto? ¿Está la Casa Aranda embrujada? Al mismo tiempo, una amiga prostituta, muy asustada, pide ayuda a Víctor ya que dos de sus compañeras han sido cruelmente asesinadas. El misterio de la casa Aranda es la primera novela de misterio de Jerónimo Tristante que cuanta con el protagonista Víctor Ros.

Mi interés por este autor comenzó a surgir allá por 2008, cuando varias amigas lectoras me habían hablado de El misterio de la casa Aranda, novela de un tal Jerónimo Tristante que contaba las peripecias de un viejo delincuente que acababa formando parte del cuerpo de policía, y cuya profesión le llevaba a implicarse en un par de casos truculentos -uno de ellos, aparentemente, con tintes sobrenaturales-; todo esto, contextualizado en el centro de Madrid a finales del siglo XIX. El mismo año en que se publicó esta novela, coincidiendo que la llegada a mis oídos de las primeras impresiones positivas sobre Tristante, mi amiga Clara, lectora empedernida, me la regaló durante mi visita anual a la capital madrileña. Pero, cosas del destino -o cosas mías, que fui dándole prioridad a otras lecturas-, se quedó aparcado en mi estantería. Víctor Ros, el protagonista de la trama, tuvo que esperar hasta octubre del año pasado para mostrarme los avatares de su historia. Nunca debí esperar tanto para conocer la resolución de tan impactantes asesinatos, pues la lectura de esta obra supuso uno de los grandes descubrimiento del 2010.

Fueron varios los factores que se unieron magistralmente en esta novela, y que suscitaron el interés en mí. Por ejemplo, la época en la que se desarrolla. Siempre he sido un apasionado del siglo XIX -hasta en el trabajo me dedico a ello-, he leído mucho de autores románticos -primera mitad de la centuria decimonónica- y de escritores realistas -segunda mitad de dicho siglo-, principalmente las novelas de Benito Pérez Galdós. Así que el contexto ya jugaba a favor para su posible lectura, a lo que hay que añadirle como aliciente el hecho de que la acción se situara en el centro de Madrid, en calles y espacios que, desde hace unos años, transito con cierta frecuencia, por lo que creaba en mí el deseo de leer y reconocer los sitios descritos por Tristante. Fijado el contexto, el principal atractivo de esta novela es el argumento detectivesco que se coloca en las manos de un policía con un pasado como delincuente; éste se encuentra con la misión de resolver, por un lado, los asesinatos que han tenido lugar, a lo largo de algunas décadas, en la misteriosa Casa Aranda; y, por otro, las muertes de algunas prostitutas en las calles madrileñas. El entramado se completa, finalmente, con la inclusión de elementos sobrenaturales y la referencia a una obra literaria: La Divina Comedia, de Dante Alighieri, epopeya alegórica donde se reúnen en tercetos encadenados los pasajes en el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

Analizando todos estos elementos, yo fui el primer sorprendido al ver el tiempo que había dejado transcurrir desde que Clara me hizo entrega del libro (31 de agosto de 2008) hasta que me puse con su lectura. Una vez inmerso en sus páginas, fue difícil dejar a un lado a Víctor Ros, así como al resto de sus acompañantes, por lo que aprovechaba cualquier momento para avanzar en las averiguaciones. El lector que decida conocer la obra de Tristante protagonizada por este subinspector de policía, quedará plenamente satisfecho, siempre y cuando busque una novela de misterio, con ciertos toques macabros, tramas sin explicación aparente y un desfile de personajes perfectamente conformado, donde nadie es quien parece ser... ¿o sí?
Si tuviese que resumir en pocas palabras la aportación que ha realizado Jerónimo Tristante con esta novela, diría que ha regalado a la literatura española un digno detective, que comienza sus aventuras con El misterio de la casa Aranda y que, de momento, han continuado en El caso de la viuda negra y El enigma de la Calle Calabria. Fuera de las peripecias de Víctor Ros, no hay que olvidar tampoco 1969, que transcurre durante los últimos años del franquismo en la región de Murcia. Volviendo al libro que ocupa esta entrada, El misterio de la casa Aranda ofrecerá al lector un amplio grupo de personajes que gira en torno a dos complejas tramas que mantienen continuamente el interés en cada avance de la investigación. Con un final de los que no se olvidan, Tristante ofrece una mezcla entre realidad y ficción donde nada es lo que parece, y donde Víctor Ros será el encargado de desnudar a los invitados de tan particular fiesta de disfraces.

¡Muy recomendable!

Valoración: 5 / 5

8 comentarios:

  1. No sera porque no me apetece este libro muchisimo, pero no se porque no lo encuentro en las bibliotecas que frecuento y no estoy como para comprarme muchos libros, asi que tendré que esperar o comprarlo en bolsillo, pero lo que pasa es que si es mio, pasa años en la estanteria, hay algunos que llevan como diez años y eso que me los compre porque realmente me apetecia leerlos, pero le doy prioridad a los que saco en prestamo y a los que me dejan, y a si me va... Me pasare más a menudo, veo que tienes reseñas de libros que me apetecen, ire poco a poco, que tiempo es precisamente lo que no me sobra

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar, Carmina, ¡muchas gracias por pasarte por mi pequeño rincón!

    Y sobre lo que comentas, te entiendo perfectamente. Como señalo en la entrada, este libro llegó a mí a través de un regalo, y aun así tardé dos años en ponerme con él. Y me gustó tanto, que al final acabé comprando "1969" y "El caso de la viuda negra" (en bolsillo, y todavía pendientes de leer). Seguro que cuando lo encuentres, o lo compres, o alguien te lo haga llegar, quedarás encantada con el autor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues me pasa como a Carmina, que entre falta de money y de estantería, suelo acudir más a la biblioteca y no encuentro este libro en la biblioteca, pero llevo tiempo detrás de él. Y con tu reseña me has dejado con más ganas de leerlo. Tendré que hacer una nueva visita por la biblio a ver si hay más suerte.
    Felicidades por tu blog. Más de una vez me pasaré por aquí.
    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchísimas gracias por tu felicitaciones, Margari! Y vuelvo a insistir: en cuanto tengáis ocasión de tener este libro delante, no dudéis en leerlo inmediatamente.

    ¡Un saludo, paisana!

    ResponderEliminar
  5. Pues lo conocía de oídas y me hs convencido. Será una de mis próximas adquisiciones. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Eva, ¡no creo que te arrepientas! ;)

    ResponderEliminar
  7. A mí también me gustó muchísimo. También recomiendo la segunda parte, "El caso de la viuda negra". Está en la misma línea y seguro gustará a los seguidores de la primera. :)

    ResponderEliminar
  8. Xavier, en primer lugar, bienvenido. Gracias por la recomendación. Tengo la novela en casa, así que en algún momento del próximo año traeré la reseña al blog. Por cierto, ya soy seguidor de tu espacio. ¡Saludos!

    ResponderEliminar