19 de marzo de 2011

"Amaneceres cautivos", de Nieves Hidalgo.

Corre el año de 1521, y las calles de Toledo son el epicentro de la revuelta de los Comuneros contra Carlos I. Días de azadas, puñales y pistolas oxidadas en mano, de gritos de revolución que claman por justicia, y que se mezclan con la lucha de España, al frente de los ejércitos de la Cristiandad, contra la perenne amenaza del Imperio otomano. Entre los adalides de la lucha contra el turco destaca con luz propia Carlos Arteche, conde de Osorno, convertido en corsario para saciar su inagotable sed de aventuras. Pendenciero y mujeriego, Arteche se cuenta entre quienes creen que las mujeres están para ser conquistadas, amadas, halagadas, y, por supuesto, abandonadas. Españolas, italianas, inglesas, francesas e incluso turcas... ninguna ha conseguido retener más allá de unos suspiros al conde, que mantiene impoluta así su fama de seductor.
Ninguna hasta que conoce a Marina Alonso y de la Vega, joven viuda de su mejor amigo, Juan de Aranda, fallecido en extrañas circunstancias. Marina es una mujer víctima de la desgracia, que a la pérdida de su esposo suma también las muertes recientes de su padre y de su hijo no nato, infortunios todos ellos que la han conducido al borde de la locura. Pero es también una luchadora nata, dispuesta a plantarle cara a la vida y a los obstáculos que ésta se atreva a ponerle de por medio. Su indómito carácter, junto a su belleza nada común serán capaces de obrar la proeza de llegar hasta donde ni las más fieras armas turcas han alcanzado: el alma del impenitente conde.

Mis incursiones en la novela histórica han sido mínimas, y mis lecturas de novelas románticas, inexistentes. Cuando hace algún tiempo vi esta novela en el catálogo del Círculo de Lectores, a un precio bastante atractivo (creo recordar que menos de 13 euros si se compraba junto a otro libro), pensé que quizás era una buena ocasión para ir supliendo ambas carencias, a pesar de que, en principio, no me atraía mucho. Me decidí, solicité el libro y se quedó en la estantería. Esta semana, a saber por qué motivo, llamó poderosamente mi atención. Al ser un libro relativamente corto (poco más de 300 páginas), no corría grandes riesgos si no me gustaba, así que comencé a leerlo. Ha sido entretenido, los datos históricos no ensombrecen la trama pero, desde mi punto de vista, me he encontrado tópicos con los que esperaba no chocarme.

Poco hay que decir sobre el argumento, pues la sinopsis que ofrece una de las solapas de la sobrecubierta, copiada más arriba, relata perfectamente los puntos claves de esta historia. El escenario se va a situar en el entorno toledano de 1521, año en el que se suceden las revueltas entre los comuneros y las tropas imperiales de Carlos I. De los acontecimientos sucedidos en este año, que tiene como punto culminante la Batalla de Villalar, Nieves Hidalgo rescata únicamente los elementos más destacados de la historia, dando mayor protagonismo a la ficción, algo que se agradece y que debería predominar en otras tantas novelas históricas. Algunas de los participantes de aquellas tramas interaccionan en las páginas de este título con las creaciones de la autora: María Pacheco, Juan Padilla, Francisco Maldonado, o la mismísima Juana I de Castilla, por todos tildada como "Juana la Loca".

Sobre este trasfondo, el lector encuentra a unos personajes que van a responder a una serie de patrones que se han repetido en muchos momentos de la literatura: Marina Alonso, desconsolada tras la muerte de su marido en un incendio que, al parecer, puede haber sido intencionado, además de cargar también con el fallecimiento de su padre y la pérdida del hijo que esperaba; la dama, atractiva a pesar de sus negras ropas, se enamorará de Carlos Arteche, la perfección personificada -así  lo hace saber la autora cada vez que tiene ocasión, en cada mechón o músculo mostrado-, libertino que acabó rebelándose contra la figura paterna y forjándose su propia vida, llena de conquistas amorosas, las cuales se frenarán en cuanto Marina se cruce en su camino. A partir de aquí comienza una nueva historia de amor, de desenfreno, de pasión, aderezada con otros personajes que ocuparán papeles relevantes para el desarrollo novelesco: Elena, inseparable de Marina, felizmente casada con Diego, animará continuamente a su amiga a lanzarse a los brazos de Arteche; Inés, la criada de la protagonista y, por tanto, cómplice en sus sentimientos; Bernardo, mozo que acompaña a Carlos y que lo apoya plenamente en cada movimiento de su amo; Luis y Consuelo, cuñados de Marina, el primero muestra un apoyo incondicional por ella, mientras que la segunda parece tener intereses ocultos.

Al escenario histórico y a todos estos personajes, hay que sumar cierta trama detectivesca que se queda en un mero intento, pues se resuelve sin encontrar grandes misterios, sin importantes indagaciones, y acaba siendo demasiado evidente para el lector desde las primeras páginas. Aun así, en muchos momentos se agradece que las descripciones de estos personajes, prácticamente caídos del Olimpo, y de sus apasionados encuentros, se queden relegadas a un segundo plano para dar prioridad a la búsqueda de los asesinos de don Tello, padre de Marina.

En conclusión, la parte histórica no sorprende, pues son hechos bastante conocidos; la trama amorosa, tampoco, ya que responde a unos patrones que se van cumpliendo irremediablemente uno tras otro; y, finalmente, la investigación del crimen acaba siendo tan evidente que en ningún momento crea sorpresa, además de tener un proceso y una resolución demasiado simples. En otras palabras, Amaneceres cautivos se presenta como una novela entretenida, con una trama que podría haber dado más juego, pero sin grandes pretensiones. Las normas se cumplen, las sorpresas son mínimas. No hay más.

Valoración: 3.5 / 5

16 comentarios:

  1. Lástima que las sorpresas sean mínimas, porque no tenía mala pinta a priori...

    ResponderEliminar
  2. Espe, ya sabes que lo de las sorpresas también puede ser relativo, quizás a otros lectores sí sorprenda. De cualquier forma, no deja de ser una historia entretenida. ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿Toledo en el siglo XVI? Me lo apunto, y es que tengo debilidad por la novela histórica, sobre todo cuando abarca la España de los Siglos de Oro.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. Margari, las referencias históricas se mezclan perfectamente con la trama, no queda relegadas sólo al contexto, así que creo que en ese sentido podría gustarte. ¡Ya me contarás si acabas leyéndolo! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Parecía un libro bastante atractivo -pese a la parte romántica que, por lo general, suele echarme bastante para atrás- pero si no sorprende y se ve venir los acontecimientos creo que lo dejo pasar.
    Musus.

    ResponderEliminar
  6. mafaldas, es lo que me ha pasado a mí (lo mismo a otro lector no le ocurre. Sobre lo que comentas, a mí también me pareció atractivo, lo cogí con muchas ganas, es más, he señalado que me parece entretenido. Pero confiaba en algo novedoso, no encontrarme con lo que ya tenía en mente. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. El título inicialmente ya me echa un poco para atrás y, después de leer tu reseña, lo tengo claro... lo dejo pasar, que no viene nada mal de vez en cuando, viendo la lista larguísima de pendientes.
    Besos, Jesús!

    ResponderEliminar
  8. Carmen, como comento, es entretenido, pero igual que digo eso, también digo que es prescindible, así que déjalo pasar. ¡Besos también para ti!

    ResponderEliminar
  9. Me atraía la combinación de novela histórica y romance pero por la reseña no es que me apetezca mucho leerlo, aunque siendo corto como tu dices no se corren muchos riesgos ni pérdida de tiempo. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Tatty, eso me atrajo también a mí al comienzo, y la combinación resulta siendo interesante. El problema para mí ha sido el que comento, que todo sucede como imaginaba desde el comienzo, y los personajes también son como los tenía en mente, y no quería encontrar eso. Pero como bien dices, siempre puedes leerlo para pasar unas horitas sin que suponga una gran dedicación. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Bueno, siempre nos suele pasar: un libro que llevaba en las estanterías la pila de tiempo y que no tenemos la oportunidad de coger. La verdad que es interesante si te atrae la novela histórica. Yo por el momento lo dejo pasar puesto que tengo muchísimo pendiente.
    Me ha gustado tu entrada ;-D
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  12. María, ¡cuánta razón llevas! Y gracias por tus palabras, me alegra que la entrada te haya gustado. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  13. Tengo un poco de lado la novela historica en estado puro, y si va aderezada con romance me echa para atras, debo tener la vena romantica algo atrofiada, porque es el genero que menos suelo leer... No creo que entre en mis planes de momento, tengo demasiado por leer

    ResponderEliminar
  14. Carmina, descarta esta novela para cuando quieras retomar la novela histórica pues, como digo, los elementos históricos son los justos y necesarios para contextualizar la trama, nada más.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Lo compré hace unos días de oferta, pues me apetecía leer algo de la autora. A ver qué opinión me merece cuando le llegue su turno.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Luisa, ¡espero tener pronto tu opinión! Como has podido leer, para mí fue entretenido, pero no me convenció mucho. Por eso tengo interés en contrastar opiniones. ;) ¡Saludos!

    ResponderEliminar