3 de febrero de 2011

"La carretera", de Cormac McCarthy

En un mundo apocalíptico donde llueve ceniza, sin animales ni plantas, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio norteamericano en dirección al sur. El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas. Las bandas de caníbales asolan el país, si es que así se puede llamar a este lugar yermo donde solo la barbarie ha echado raíces. El amor de un padre por su hijo, sin embargo, es la única luz de un mundo que ha perdido a sus dioses. Quizá el fuego de la civilización no se haya apagado para siempre.

Creo que todo aquel que decida acercarse a esta novela, debe hacerlo con una mentalidad abierta, libre de imágenes estereotipadas y de situaciones repetitivas que aparecen como constantes en novelas y producciones cinematográficas que evocan el fin del mundo. Aquí, el apocalipsis sólo aparece como trasfondo, ni siquiera importa qué ha provocado esa situación, porque el absoluto protagonismo lo tiene la relación entre un hombre y su hijo, de nombres desconocidos, y de la que se da cuenta al lector a medida que ambos personajes avanzan hacia el sur por una carretera. Sobra decir que las peripecias de la pareja, junto con las escenas que marcan los momentos de tensión, constituyen el eje de la obra de McCarthy.

Me permito utilizar las palabras que emplea mi amigo Fernando en su blog para describir esta breve pero inquietante novela: "La carretera es un libro duro, directo y sin concesiones, como un puñetazo en el estómago. El mundo se ha convertido en jirones de ceniza, es un mundo gris, oscuro, amenazante, sacado de una pesadilla infernal. Y en ese mundo inhóspito y terrible dos personajes, el hombre y su hijo, deambulan hacia el sur, sobreviviendo, buscando un hilo de esperanza al que agarrarse. Hay escenas angustiosas, de terror puro, mucha tensión. Un libro sobre la soledad, sobre los recuerdos, sobre un mundo que ha perdido su significado y se deshace violentamente". (Enlace)

Este libro puede ser tachado por muchos como una obra sin grandes alicientes, donde toda la emoción se concentra en los encuentros importantes del hombre y el niño con los demás supervivientes de la historia. Quizás por eso he realizado también mi advertencia inicial, la necesidad de enfrentarse a esta novela con una mentalidad libre y abierta, sin ideas preconcebidas. Aun así, los vínculos personales y afectivos serán, de principio a fin, el sustento de la trama, hasta el punto de poder provocar cierta emoción en aquellos lectores con una sensibilidad más acentuada.

Todo esto, el hecho de dedicar casi la totalidad del texto a desarrollar la relación entre los personajes, con pequeñas paradas para detallar escenas que quedarán para siempre en la retina del lector, hace que no pueda pararme en ninguno de los puntos claves, pues supondría revelar las partes más interesantes de este particular viaje. No obstante, quiero destacar el final de la obra. Sin comentar nada, para evitar el destripe (expresión adecuada para cierta imagen excesivamente gráfica), la resolución de la trama da pie a que el lector realice interpretaciones varias sobre qué está pasando realmente. Creo que la novela precisaba de un desenlace de este calibre. Desde ya digo que aquellos que os animéis luego a ver la película, protagonizada por Viggo Mortensen, sí vais a encontrar un final mucho más definido que el del texto de McCarthy. Poco más puedo decir. Desde mi humilde opinión, creo que la adaptación cinematográfica no debería de haberse decantado por una resolución concreta, aunque reconozco que es difícil plasmar un final abierto como se hace en La carretera. Ahora es vuestro turno de descubrirlo.

Muy recomendable.

Valoración: 5 / 5

¿En qué difiere el nunca será de lo que nunca fue?
 

6 comentarios:

  1. Es una pasada de libro, austero y con fragmentos que te ponen la carne de gallina. Me gustó la película y aún sabiendo qué ocurría, hubo escenas donde casi no podía mirar a la pantalla. Si alguna vez se desencadena el fin del mundo, creo que se parecería a lo que se narra en La carretera...

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Fernando. Yo también me imagino que sucedería algo similar. La película, igualmente maravillosa. El momento del sótano fue impactante para mí. Como bien dices, sabía lo que iba a pasar, pero quizás por eso me costó más mantener la mirada.

    Pero qué gran libro... Gracias de nuevo por recomendármelo.

    ResponderEliminar
  3. No ví ni la peli ni leí el libro, pero gracias a esta reseña ahora voy a hacer las dos cosas.

    Te mando un saludo!

    ResponderEliminar
  4. @SeñorBerns, ¡me alegro de tu decisión! Espero tener pronto tus impresiones. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reseña! Me han dado ganas de leer el libro y ver la peli. He checado en las librerías de mi país y si lo tienen (además, está muy barato!), así que probablemente me lo compre, porque pinta muy bien.
    Me gusta tu blog, muy organizado. Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. Kyra, ¡muchas gracias por tus palabras sobre la reseña y el blog! En cuanto a "La carretera", me alegra saber que te he animado a leerlo. Si finalmente le das una oportunidad, esperaré encantado tus opiniones. ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar