5 de enero de 2011

"La muerte lenta de Luciana B.", de Guillermo Martínez.

¿Podría un asesino simular cuidadosamente el azar, concebir una geometría encarnizada de muertes y quedar impune? ¿Cuál es la proporción justa del castigo para el que nos ha despojado de todo y nos ha causado el máximo dolor?

De esta manera se plantea el argumento de La muerte lenta de Luciana B., del escritor argentino Guillermo Martínez, y autor también de la novela Los crímenes de Oxford, llevada recientemente a la gran pantalla. El planteamiento argumental de La muerte de Luciana B. es bien sencillo: una chica trabaja como mecanógrafa para un escritor de éxito. En un viaje de éste, ella es contratada por otro escritor (la voz narradora de la historia). Tras ese trabajo no vuelve a verla, hasta pasados 10 años, en los que ella busca al segundo de los escritores acusando al primero de una cruenta venganza.

 Todo esto lleva al lector a encontrar una única historia (formada por numerosos acontecimientos) pero contada a través de dos visiones diferentes: la de Luciana y la de Kloster, el escritor de éxito. ¿Quién cuenta la verdad en esta historia? ¿Pueden ser ambas versiones igualmente válidas? ¿Existe la venganza cainita de la que habla Luciana? ¿O todo es fruto de la casualidad?

El final no deja indiferente, y hace reflexionar al lector (y dudar) del desenlace que se ofrece. El argumento es una duda continua para el narrador, que se muestra continuamente incrédulo. El lector, al acabar la novela, también dudará sobre qué creer.

Reproduzco un pasaje que me gustó especialmente: "Mire a su alrededor -me dijo y me hizo un gesto que abarcaba los campos de cruces y lápidas, la perspectiva vertiginosa de las tumbas en hilera-. Éste era el paisaje que visitaba todos los días. Todo verdor perecerá. Aquí es más fácil que en cualquier otro lado creerlo. Y sin embargo, si ha venido lo suficiente, sabe que aun debajo de las lápidas con el tiempo empieza a crecer el musgo. Ya ve, yo creía estar muerto, tan muerto como todos ellos, pero a pesar de todo también había para mí una esperanza".


Muy recomendable. (5/5)

1 comentario:

  1. muy buena! No conocía al autor. La recomiendo

    ResponderEliminar