15 de enero de 2011

"Historia de una escalera", de Antonio Buero Vallejo

Antonio Buero Vallejo (1916-2000) está considerado como el mejor dramaturgo español contemporáneo. En 1933 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, pero su vocación pictórica fue cortada por la guerra civil de 1936-1939. Dedicado a la soledad, al pensamiento y a la lectura durante muchos años, afloró su vena dramática para bien de las letras españolas. Introvertido y de poderosa inteligencia, Buero Vallejo era un magnífico lector, alerta y profundo, a cuya curiosidad nada era ajeno. Su tema y problema es el de la desvalida criatura humana en un tiempo crítico: el hombre en busca de la libertad por caminos de conocimiento y amor. Buero Vallejo ha sabido igualar vida y pensamiento, conducta y prédica. De su lucidez y de su ejemplaridad, de su trabajo ha surgido el teatro de más altura, tensión y trascendencia de la posguerra española. Con Historia de una escalera, hito en la recuperación teatral de España, ganó en 1949 el premio Lope de Vega. En 1972 ingresó en la Real Academia Española. En 1986 recibió el premio Cervantes y en 1996, el Nacional de las Letras, siendo la primera vez que este premio se concede a un autor exclusivamente dramático.


Historia de una escalera refleja una pequeña parcela de la sociedad posterior a la Guerra Civil, en el que las vicisitudes económicas, los enredos amorosos y las verdades aparentes suponen el eje central de un edificio en el que apenas se reflejará el paso del tiempo, salvo en el deterioro de sus vecinos. Así, personajes como Fernando, Carmina, Urbano, Trini o Rosa, dan forma a esta creación teatral del periodo de posguerra, un fiel retrato de los intentos fallidos de superación que suponen la crisis de un país tras las barreras dictatoriales.

Una obra teatral que se lee muy rápido, y cuya única dificultad es el alto número de personajes y las relaciones que se establecen entre ellos. A ratos puede resultar monótona, pero es un efecto adecuado para las ideas y las sensaciones que Buero Vallejo quería transmitir con este drama. Los enredos amorosos de Fernando, Carmina, Urbano y Elvira van a ser el sustento principal de la obra (más que sus relaciones, las decisiones equivocadas, que marcarán sus vidas). Una obra en la que se refleja en cada detalle un entorno inmerso en la pobreza, y cuyo avance es casi imposible.

Merece la pena leer esta obra, a pesar de que en muchas ocasiones la trama apenas avance (salvo por las enormes elipsis temporales que tienen lugar entre cada acto). El final recoge muy bien el ambiente tenso y de decadencia que el lector (o espectador) viene experimentando a lo largo de todo el argumento. En definitiva, tres generaciones marcadas por una guerra y por sus consecuencias.

4 comentarios:

  1. Ya me lo había apuntado por una reseña del bibliófilo enmascarado, y ya lo he comprado. Me has recordado por qué quería leerlo ¡gracias! Ahora sólo falta que lo lea (sólo...jajaja)
    Saludos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  2. @bibliobulimica, ¡seguro que lo disfrutas! A pesar de haber hecho filología, esta historia la leí tres años después de acabar la carrera. Tenía a mi cargo un grupo de alumnos americanos, y tenía que ponerles una lectura obligatoria. Sin conocer la historia, me arriesgué con esta obra de teatro, y fue todo un acierto: yo quedé encantado, y los alumnos disfrutaron de la trama.

    ResponderEliminar
  3. Leí esta obra en 8º de EGB, y desde entonces se convirtió en mi obra de teatro favorita.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Saramaga, me alegra que sea tu obra favorita. Me encanta leer teatro (y ya ni te cuento ver las representaciones). Esta obra se la mandé leer a unos alumnos americanos, arriesgándome mucho, pues lo hice sin haberla leído yo. Al final fue todo un descubrimiento para mí, y ellos quedaron encantados.

    ¡Otro abrazo para ti! ;)

    ResponderEliminar