18 de enero de 2011

"El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo", de J. R. R. Tolkien

En la adormecida e idílica Comarca, un joven hobbit recibe un encargo: custodiar el Anillo Único y emprender el viaje para su destrucción en la Grieta del Destino. Acompañado por magos, hombres, elfos y enanos, atravesará la Tierra Media y se internará en las sombras de Mordor, perseguido siempre por las huestes de Sauron, el Señor Oscuro, dispuesto a recuperar su creación para establecer el dominio definitivo del Mal.

Valoración: 5 / 5

No soy muy dado a la literatura fantástica, a pesar de que en muchas de mis lecturas aparecen elementos sobrenaturales, componentes mágicos o personajes procedentes de otras realidades o de mundos inexistentes. Sin embargo, desconozco esas novelas que se publican bajo la mencionada etiqueta, y que tanto apasionan a millones de lectores. No sé si mi última lectura de 2010 habrá tenido algo que ver (Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll), pero creció en mí un interés por adentrarme en esos parajes habitados por seres que se implican en una lucha maniquea entre el bien y el mal. Por suerte, siempre tengo a mi disposición, en mi pequeña biblioteca, novelas de diferentes temáticas. En este caso, también tenía de donde tirar, pero decidí adentrarme de nuevo en La Comarca, para  retomar las aventuras de Frodo Bolsón, que en su día quedaron a medias en mi estantería. Después de varios años de haber leído el primer volumen, he vuelto a sus páginas, con las que he disfrutado tanto como la  vez anterior.

No hay mucho que decir sobre el argumento, pues pocos son los que no conocen las aventuras de Frodo, Sam, Pippin, Merry, Aragorn, Legolas, Gandalf, Gimli y Boromir, los miembros originales que formaron la Compañía del Anillo, y teniendo como única finalidad la erradicación del poder de Sauron por medio de la destrucción de tan problemática joya en tierras de Mordor. Desde Hobbiton, pasando por Rivendel, los Túmulos, Caradhras, Moria y Lothlorien, los personajes comienzan a vivir sus primeras aventuras en un largo viaje plagado de enemigos, y donde las cosas no siempre son lo que parecen.

Quien pase por este libro tras haber visto la adaptación cinematográfica (bastante buena desde mi punto de vista, aunque sigo sin perdonar a Peter Jackson la eliminación de Tom Bombadil), no podrá evitar ponerle a cada componente de la Comunidad los rasgos tan característicos que durante más de dos años poblaron las salas de cines, y que hoy siguen apareciendo en continuas reediciones de las novelas. Esto es lo que me ocurrió a mí, y lo que hace que mire a determinados personajes con ciertos prejuicios, como es el caso de Frodo, al que acabé odiando por la adaptación de Jackson, y que quizás no hubiese sido así de no tener presente la interpretación de Elijah Wood.

En definitiva, lo que importa de mi nuevo acercamiento a la literatura fantástica es que ha vuelto a ser por todo lo alto, sin importar que se trate de una relectura. Al contrario, el reencuentro con frases como "¡Corred, insensatos!" pronunciada por Gandalf, las primeras riñas entre Gimli o Legolas, o la fidelidad de Sam hacia su amo, ha sido todo un placer. Ahora sólo queda por delante avanzar en los siguientes volúmenes, a los que en su día no les di una oportunidad, con la mera excusa de querer ver primero las películas (¡nunca mais!).

Para acabar, unas palabras que Gandalf (mi personaje favorito) dedica a Frodo: 
Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.

3 comentarios:

  1. una lectura muy disfrutable, que también hice después de ver la película.
    Saludos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer ese libro, incluso es uno de mis desafíos para el próximo año (entrada pendiente) Espero hacerlo, ya te contaré mis impresiones más adelante.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Bibliobulimica, sin duda, es una lectura ideal para pasar un buen rato y evadirse en una nueva realidad. ¡Saludos!

    Pablo, ¡me alegra saber que te lo has marcado como reto para el próximo año! A mí me queda por leer la última entrega, así que todavía me quedan cosas por decir de Tolkien y de sus personajes. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar