14 de enero de 2011

"El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon.

A sus quince años, Cristopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes -el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos-, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

Es fácil definir este libro: diferente. Me lo compré en mi última visita a Madrid, y sabía que no tardaría en leerlo porque llevaba tiempo detrás de él. Así que como necesitaba una lectura ligera (tanto en contenido como en continente) para llevarme a Oviedo, me decidí por este título. Y ha sido una sorpresa bastante grata. Relatado en primera persona, el libro se presenta de una forma cercana al diario, donde Christopher recoge tanto sus pesquisas en la muerte de Wellington, así como sus problemas o divagaciones. Una actividad que comienza como una propuesta de su profesora de educación especial, Siobhan, persona que, posiblemente, sea la que mejor comprende la complejidad del mundo que ve y experimenta Christopher.


 Es difícil entender cómo viven y perciben el exterior los niños que precisan de atenciones concretas en situaciones de autismo o de sociabilidad (quizás sea imposible comprenderlo). Pero creo que, de ser de alguna manera, sería como Mark Haddon lo refleja en esta novela. Si debo ponerle alguna pega (por comentar algo), simplemente diría que, a partir de la segunda mitad me resultó algo monótono, con un ritmo más lento. Hay, desde mi punto de vista, una diferencia claramente marcada a partir del momento en el que nuestro protagonista decide emprender su particular viaje (los motivos os toca descubrirlos). Aun así, mi impresión general ha sido bastante buena, por lo que habrá que tener a este escritor en cuenta para próximas publicaciones.

Os dejo un ejemplo de lo que encontraréis en esta novela; un extracto en el que se aprecia el modo de razonar de Christopher.
A mí me parece que la gente cree en el cielo porque no le gusta la idea de morirse, porque quiere seguir viviendo, y no le gusta la idea de que otras personas se muden a su casa y echen sus cosas a la basura. (...)
Lo que de verdad pasa cuando te mueres es que tu cerebro deja de funcionar y el cuerpo se pudre, como el de Conejo cuando se murió y lo enterramos al fondo del jardín. Todas sus moléculas se descompusieron en otras moléculas y pasaron a la tierra y se las comieron los gusanos y pasaron a las plantas. Si vamos y cavamos en el mismo sitio al cabo de 10 años, no quedará nada excepto su esqueleto. Y al cabo de 1.000 años, hasta el esqueleto habrá desaparecido. Pero eso está bien, porque ahora forma parte de las flores y del manzano y del matorral de espino.
A veces, cuando las personas se mueren, las ponen en ataúdes, lo que significa que no se mezclan con la tierra durante muchísimo tiempo, hasta que la madera del ataúd se pudre.
Pero a Madre la incineraron. Eso quiere decir que la metieron en un ataúd y lo quemaron, y redujeron a cenizas, y a humo. Yo no sé qué se hace de las cenizas, no pude preguntarlo en el crematorio porque no fui al funeral. Pero el humo sale por la chimenea y se dispersa en el aire, y a veces levanto la vista al cielo y pienso en que allá arriba hay moléculas de Madre, o en las nubes sobre África o el Antártico, o en forma de lluvia en las selvas de Brasil, o de nieve en alguna parte.

7 comentarios:

  1. a mi este libro me encantó. Si tuviera que resumir mi opinión diría lo mismo que tú: diferente.
    Fue como tener calor y encontrarse con una refrescante brisa: la manera de contar la historia, el protagonista elegido....en fin, una deliciosa lectura.
    Un saludo,
    Ale.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho este libro, ponerse en la piel de una persona, ya sea niño o adulto, con ese problema, fue muy interesante.
    Después de leerlo, pensé como tú que tendría que tener en cuenta a éste autor y me decidí por su otra novela "Un pequeño inconveniente" y la verdad es que fue una decepción...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Saramaga, la verdad es que no he leído más de este autor, y no sé por qué. Quizás porque me encantó esta novela, quizás porque me preocupé por otros autores, pero me quedé ahí. A pesar de esa decepción que te has llevado, tendré en cuenta ese título para ver si a mí me sucede lo mismo. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía pero me interesa mucho la historia de este libro, espero que esté a la altura de la descripción jeje.
    voy a ver si lo consigo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. SeñorBerns, la historia atrapa, y mucho. Es maravilloso, a la vez que inquietante, descubrir la mente del niño que protagoniza el relato. Si acabas leyéndolo, esperaré tus opiniones. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!

    Este libro lo leí hace poco recomendado por una amiga. Me interesa mucho la temática ya que estudio una carrera muy relacionada con la educación especial, y me interesan mucho los casos de autismo y síndrome de Asperger. El año pasado estuve de prácticas con un chico autista y aunque era mucho más pequeño que Christopher, tenia una forma de reaccionar muy parecida en cuanto a la manera de relacionarse con otras personas.
    El autor fue profesor de educación especial, y eso ha hecho que capte muy bien los razonamientos del protagonista debido a su necesidad especial.
    Aunque, como tu dices, en la mitad se hace algo monótono, el libro merece la pena.

    Un saludito!! =D

    ResponderEliminar
  7. Sherezade, muchísimas gracias por traer hasta aquí esa información. Creo que cualquiera que lea este libro debe ir un poco más allá obtener más información sobre este tipo de casos. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar