9 de enero de 2011

"Cádiz", de Benito Pérez Galdós.

Los «Episodios nacionales» de Benito Pérez Galdós constituyen un friso histórico que recrea la historia de España desde la batalla de Trafalgar (1805) hasta los primeros años de la Restauración. «Cádiz» es el octavo relato de la primera de las cinco series que integran los «Episodios». El tono moderadamente optimista de la primera serie responde al intento de vincular la constitución de la nueva clase burguesa, de marcado carácter progresista, con la creación ideológica del concepto de nación y patria en un sentido moderno. Pero en la escala valorativa de Galdós la novela está un punto por encima de la Historia y «Cádiz» marca un hito en esta línea continuada de evolución conceptual. Si bien la fidelidad del autor a las fuentes historiográficas es desigual a lo largo de los distintos momentos del relato, resulta, sin embargo, difícil imaginar cómo en un único episodio se podría ofrecer un panorama más sintético y exacto del proceso político vivido por la nación simultáneamente a la Guerra de la Independencia.
(Extraído de http://www.catedra.es/)

Hace unos días que puse fin a esta novela de Benito Pérez Galdós, la octava entrega de la primera serie de los Episodios Nacionales. Probablemente, lo que más rabia me ha dado de esta lectura haya sido el hecho de tener que sumergirme en las calles gaditanas sin haber leído los anteriores episodios, que hubiese sido lo ideal. Pero bueno, el trabajo manda, surgió el proyecto que ya todos conocéis y, por tanto, no quedaba otra. Junto a esto, se sitúa también en la parte negativa el hecho de haber tenido que tomar notas a medida que la historia avanzaba, lo que desluce el disfrute del argumento.

 No obstante, no deja de ser un texto salido de la mente del escritor canario, y ya sabéis todo lo que eso conlleva en mis comentarios, poca objetividad y mucha subjetividad elogiosa. Sin duda, me lo he pasado muy bien con cada una de las escenas que Gabriel Araceli protagoniza en este escenario, en un contexto en el que Cádiz se convierte en el centro neurálgico del país. Como gaditano, creo que es todo un placer poder callejear por los rincones de esta ciudad a la vez que reconoces cada sitio, cada barrio, cada emplazamiento. Gana mucho toda historia cuando conoces gran parte de lo que se te ofrece a la vista, más aún si te apasiona lo que te rodea.

A Gabriel Araceli hay que añadir otros personajes magníficos. Me refiero a los elementos puramente ficticios, sin entrar en los caracteres históricos. Así, el lector se topa con Inés, la eternamente amada por Araceli, y que pondrá en tensión a nuestro protagonista; Lord Gray, uno de los personajes más elaborados desde mi punto de vista, al unirse en él la locura, la seriedad y lo cómico casi a partes iguales; las hermanas Presentación y Asunción, cohibidas por la autoridad que ejercen sobre ellas María; o Amaranta, condesa que tendrá un papel crucial al final de este episodio.

En cuanto al contenido histórico, queda recogido de forma magistral los acontecimientos que ocurrieron en esta tierra en la época de las Cortes, aunque no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta el detallismo realista de Galdós y la referencia a grandes nombres como Adolfo de Castro o Alcalá Galiano. Si hay que criticar algo en este componente histórico, es el hecho de que historia y ficción quedan muy separadas, como si el rigor de la realidad apareciera en determinados momentos para justificar la escena, sin estar casado plenamente con el desarrollo creativo.

Aun así, ha sido una primera toma de contacto con los Episodios Nacionales muy gratificante, lo que me anima mucho más para el momento en el que decida leer Trafalgar, punto de partida de toda esta aventura. Hasta entonces, seguiré completando la colección y trabajando en las páginas de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario