25 de agosto de 2016

"La tumba maldita", de Christian Jacq

La Vasija de Osiris, el mayor de los tesoros del Antiguo Egipto, y que guarda el secreto de la vida y de la muerte, ha desaparecido. Setna, el hijo pequeño de Ramsés, un mago capaz de luchar contra las fuerzas del Mal, será el encargado de recuperarla. En la que será la misión más importante de su vida, deberá poner todos sus esfuerzos para preservar el Reino de la Luz y evitar que el Reino de la Oscuridad se haga con las riendas del poder. ¿Quién se esconde detrás del robo? ¿Quién quiere acabar con la vida del faraón y de todo el Imperio Egipcio?
Christian Jacq | Planeta | 1ª edición | 2015 | 272 pp.
Título original: La tombe maudite.
Traducción de Juan Camargo.

ISBN: 978-84-08-14583-7.
No siento especial predilección por las novelas ambientadas en el antiguo Egipto. La última que leí entre pirámides e imperios faraónicos fue El ladrón de tumbas, de Antonio Cabanas, y desde entonces han pasado más de diez años. Es la razón por la que, hasta hace pocos días, no conocía ningún texto de Christian Jacq, escritor francés y reconocido egiptólogo. Con motivo de la publicación de El libro prohibido —segunda entrega de la tetralogía Los misterios de Setna—, decidí que había llegado el momento de dar una oportunidad al autor de tantas y tantas novelas ubicadas en este entorno. Ahora comparto mis impresiones sobre La tumba maldita, comienzo de la serie que narra el robo de una vasija hechizada que pondrá en jaque el reinado de Ramsés II. Os cuento con detalle.

11 de agosto de 2016

"El Príncipe", de Salva Rubio

El agente del CNI Javier Morey recibe la misión de infiltrarse como inspector en la comisaría del barrio ceutí del Príncipe para investigar la posible colaboración de policías corruptos locales con los terroristas de la yihad islámica. Allí se verá obligado a enfrentarse y a trabajar con el subinspector Fran Peyón, el principal sospechoso, un hombre que reina en la zona con unos métodos poco ortodoxos, protegiendo a delincuentes y tratando de esconder su pasado trágico. Pero en el Príncipe Morey también encontrará el amor y su destino se unirá al de Fátima, una maestra local que se debatirá entre el respeto a las tradiciones de su familia, su matrimonio concertado, su hermano Faruq y la entrega a un amor prohibido que le ofrece la posibilidad de ser libre.
Salva Rubio | Suma de Letras | 1ª edición | 2014 | 479 pp.
ISBN: 978-84-8365-653-2.
Cada vez que comienza el curso las cúpulas televisivas preparan su artillería pesada para iniciar la temporada como líderes. Pocas son las apuestas que suelen calar entre una audiencia cada vez más exigente, por lo que los fracasos —especialmente en la ficción nacional— ya no sorprenden al espectador. Sin embargo, algunas veces se dan las coordenadas perfectas para que el éxito contente a crítica y público. Parece que fue lo que ocurrió con El Príncipe, proyecto que narra la difícil convivencia de culturas y religiones en uno de los barrios más conflictivos de Ceuta. La trama, protagonizada por Álex González, Hiba Abouk y Rubén Cortada, contó pronto con el respaldo de los audímetros; sin embargo, antes de que la serie fuese emitida, Salva Rubio —autor de Zíngara: buscando a Jim Morrison— ya trabajaba en la adaptación literaria a partir de los guiones originales. El resultado de su labor mantiene el nivel: una novela cargada de intrigas, sorpresas, decepciones y engaños, todo desde una narración libre de adornos que sólo persigue mantener la tensión en los lectores. Os cuento con detalle.

3 de agosto de 2016

"El sonido de los cuerpos", de Fernando J. López

El suicidio de Jorge, un director de cine en su mejor momento creativo, sume a Mario en un estado de perplejidad absoluta, donde se debate entre la desolación y la rabia. Incapaz de entender el porqué de la decisión de su pareja, intenta encontrar alguna respuesta en el cuaderno en el que Jorge había empezado a esbozar las escenas de su próxima película. Lo que Mario no puede imaginar es que esas páginas acabarán conduciéndolo hasta Alma, una periodista obsesionada por desvelar la identidad de un asesino que graba pentagramas en el cuerpo de sus víctimas. Juntos comenzarán un particular descenso a los infiernos donde, además de desentrañar las causas de las muertes que los rodean, habrán de enfrentarse a la verdad sobre sí mismos. Y sobre los nombres —y los cuerpos— que suenan en sus vidas. Con El sonido de los cuerpos, Fernando J. López firma una novela negra intimista y adictiva; una obra que se adentra en los enigmas de la pareja, la realidad que ignoramos de nosotros mismos y la atracción por la perversidad.
Fernando J. López | Dos Bigotes | 1ª edición | 2016 | 292 pp.
ISBN: 978-84-945170-5-1.
Cualquier lector de novela negra desea encontrar algunos ingredientes cuando se acerca a un libro publicado bajo este rótulo: un crimen truculento, una investigación que base sus pistas en un buena trama, algún que otro giro inesperado que haga la historia impredecible y, por encima de todo, un desenlace bien atado, sin flecos sueltos —y si algo queda, que esté bien justificado—. En esta época del año es fácil toparse con múltiples títulos en librerías y centros comerciales que responden a estas características, muchos de ellos vendidos como «thriller del año», con cientos de miles de copias vendidas en otros países. Luego la experiencia deja por el camino desengaños, decepciones y personajes completamente olvidables. Nada de esto ocurre con El sonido de los cuerpos, de Fernando J. López, una propuesta que cumple con las pautas mencionadas, pero en la que sobresale un ambiente oscuro e intimista que despliega sus alas para seducir al lector más exigente. Asesinatos, tráfico de influencias y un pentagrama grabado en las víctimas. Os cuento con detalle.

16 de julio de 2016

"Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café", de Isaac Pachón

Cuando busco la inspiración, pido o me preparo un café (siempre con leche), cojo mi bolígrafo de tinta azul o coloco mis manos sobre el teclado, según esté en alguna cafetería agradable o en el silencioso despacho de mi casa, y empiezo a escribir. Y escribo cosas, cosas que pasan, que son verdad, cosas que imagino, que ni suceden ni sucederán, cosas que te harán sonreír o llorar, cosas en las que seguirás pensando durante un tiempo o cosas que olvidarás justo al pasar de página. Y doy un pequeño sorbo a mi taza de café, todavía caliente. […] Me pierdo entre sus escenarios; los concurridos mercados de Marrakech, las estrechas y húmedas calles venecianas, un auténtico café de Nueva York, un hospital parisino, y cómo no, algún que otro rincón de mi querida Barcelona. Y cuando termino de pasear, de husmear, de soñar por sus callejuelas, encontrando el fin a estas historias, siempre sucede lo mismo y, la verdad, es un fastidio porque cuando echo mano a la taza, sin haber sido consciente, se me ha enfriado el café.
Isaac Pachón | Autoeditado | 1ª edición | 2015 | 200 pp.
ISBN: 978-84-606-6184-9.
Imagínate en la terraza de cualquier cafetería. O dentro de ella. Mantén la mirada sobre la puerta. Al instante las estampas comienzan a fluir. El abogado que cada tarde se pide un whisky con agua mientras habla incesantemente por el móvil. La chica que sale nerviosa a fumarse un cigarro mirando inquieta el reloj. Una señora que solo necesita que el camarero active la máquina de tabaco para conseguir su segunda cajetilla. O el estudiante erasmus que no puede pasar sin un cortado vespertino. Cada gesto, cada mirada, esconde una historia. O dos: la que ellos viven y la que nosotros proyectamos. Y vienen las ideas, y los relatos se multiplican. Algo así te espera en las páginas de Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café, compilación de pequeños cuentos bajo la firma del escritor badalonés Isaac Pachón. Un paseo literario que se antoja apasionado, a ratos quebradizo, con ligeros toques de magia, a veces con cierto regusto amargo, pero siempre con imágenes penetrantes hechas palabras. Como sucede con el café, cada uno tiene sus preferencias, por eso estoy convencido de que algunos de estos relatos harán que te olvides de la taza humeante. Os cuento con detalle.